Ir al contenido principal

Contando 53 semana: Utopía



Hoy Sindel nos propone en su blog Palabras de Sindel:

SEMANA 3 DE 53
Esta semana es una palabra y es:
UTOPÍA


Foto de mi propiedad

Nada más que leer la propuesta se me vino a la mente este cuadro: La libertad guiando al pueblo de Delacroix y que he tenido el placer de contemplar en el Museo del Louvre de Paris. 
El cuadro, el más famoso del pintor, representa el 28 de julio de 1830 cuando los revolucionarios liberales franceses derrocaban al rey Carlos X y provocaron la coronación de Luis Felipe de Orleans, el llamado Rey Burgués. 
Una obra el alegórica en la que la mujer que representa a la Libertad aparece con el torso desnudo, portando en su mano derecha la bandera tricolor y en la izquierda un rifle. Le acompañan miembros de las diferentes clases sociales - un obrero con una espada, un burgués con sombrero de copa portando una escopeta, un adolescente con dos pistolas, etc. - para manifestar que en el proceso revolucionario ha existido amplia participación. A los pies de la Libertad, un moribundo la mira fijamente para señalar que ha merecido la pena luchar.

Comentarios

Sindel ha dicho que…
Una hermosura el cuadro, y tu explicación me sirvió para verlo de otra manera, mucho más optimista y poética.
A veces las utopías se vuelven realidad! Un beso!
Fanny Sinrima ha dicho que…
Buen aporte, Mª José. La Historia está llena de páginas sobre utopías que se hicieron realidad. ¿Por qué en nuestro tiempo no habrían de alcanzarse? Toda mujer debe sentir que forma parte de esa utopía de la igualdad por la que hoy se lucha y ya hemos conseguido una parte de ella.

Un abrazo.
Carmen Andújar ha dicho que…
Siempre me ha gustado ese cuadro, tiene mucho simbolismo, y demuestra que hay veces que las utopías se hacen realidad.
Un abrazo
Ester ha dicho que…
Has elegido un cuadro muy representativo, la libertad , esa utopía de entonces, ya se ha alcanzado. Un abrazo
Ester ha dicho que…
Me encanta poder comentar en tu blog, antes no lo hacía porque tenía que pasar por Google + y yo no lo utilizo. Otro abrazo
G a b y* ha dicho que…
Representativo aporte... la Libertad, ha sido una utopía para pueblos a lo largo de la historia y una necesidad a conquistar. Aún para muchos, de maneras personales y/o distintas, sigue siendo un propósito a alcanzar.
Besos!
Gaby*
Tracy ha dicho que…
Una aportación muy oportuna.
Ilesin ha dicho que…
Es una forma muy gráfica de ver las cosas utópicas que envuelven a veces el mundo.
Besos
Juan Carlos ha dicho que…
Una utopía que en este caso fue lograda y que dio lugar a que se creara un estatus y que por tanto nos planteáramos otra utopía.
Sigo con la frase de Galdeano que lo dice todo. Dicho a mi manera, la utopía no se alcanza nunca, pero ayuda a avanzar.
Besos.
Musa ha dicho que…
Muy oportuna y bella aportación de una utopía ganada.
Anónimo ha dicho que…
Tu explicación del cuadro, María José, me trae a la memoria el castizo refrán de a Dios rogando y con el mazo dando. No basta con soñar. La libertad, como tantos grandes ideales, todos utópicos, nunca serán realidad si para conseguirlos no empeñamos voluntad, esfuerzo, ganas de transformar las cosas. Muchas de las realidades actuales (algunas en franco retroceso), fueron en su día utopías y no hubieran sido posibles sin los ímprobos esfuerzos de las generaciones que nos precedieron.
Un fuerte abrazo.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …