miércoles, 15 de julio de 2020

Internet

                                                                        Thanks to Markus Spiske for sharing their work on Unsplash.

Un impulso lo levantó del asiento mientras veía en la televisión un episodio de la serie CSI (Crime Scene Investigation). Al fin se había iluminado.

—¿Dónde vas? —le preguntó su mujer, sorprendida.

—Al despacho. Había olvidado que debía comprobar unos datos que necesito para la reunión de mañana.

La mujer, medio adormilada en el sillón, le recriminó lo enganchado que estaba al trabajo mientras Alejandro abandonaba la habitación.

Se sentó, abrió el ordenador, entró en el buscador de Google y escribió: «Tiendas de espías». Al instante, salieron cientos de enlaces. Entró en el primero que apareció: tiendadeespias.com. Boquiabierto repasó la cantidad de artilugios que ofrecían. Con curiosidad entró en algunos de ellos para ver qué eran capaces de realizar hasta que dio con el que buscaba. Ese aparato desmontaría lo que sospechaba desde hacia tiempo. Por tan solo 40,25€, oferta de lanzamiento, podía hacerse con un SemenSPY Deluxe. Según rezaba entre sus características era el mejor método para localizar o discriminar manchas sospechosas (de semen) que de otro modo podrían ser invisibles a simple vista.

Sin pensárselo, pulsó comprar y respiró hondo. Una sonrisa de satisfacción iluminó su rostro. «Por fin la voy a pillar», se dijo.

—Hola cariño, aprovecho que mi marido se ha ido al despacho para desearte buenas noches —dijo Mayte entre susurros—. Hoy lo he pasado muy bien contigo, ha sido maravilloso. ¿Sabes?, después de irte me quedé un rato en la cama, las sábanas olían a ti. 

—¡¡Ya he terminado!! —exclamó Alejandro muy ufano desde el pasillo mientras regresaba al salón.

Mayte, sorprendida de que regresara tan pronto, musitó un rápido:

—Te dejo Macarena, que ya viene. Un besito con lengua. Chao.

17 comentarios:

  1. La sorpresa se la va ha llevar el marido ajjaja...Sorprendente
    Una feliz noche

    ResponderEliminar
  2. Ay pobre¡¡¡ después de la inversión y no va a servirle de nada¡¡¡...
    Qué bueno¡
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Y todos felices cuando no encuentre nada.
    ¡Me encantó!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. jajaj, sí era infiel, pero lo del semen...no encontrará, seguro :-) y igual es lo que irá mejor para la pareja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Eso le pasa por curioso, se llevará la duda en lo que compro para buscar lo inexistente, jajajjaja

    Un abrazo María José:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podrá comprobar y seguirá con su duda o se calmará, espero jajaja

      Eliminar
  6. Jajajaja. Muy buen final. ¡Y el marido quedará muy contento con la ausencia de semen extraño!

    Gracias por anitrionarnos este jueves y besos

    ResponderEliminar
  7. Jajaja. Esa paranoia terminó facilitando algún clase de encuentro de su esposa, no con otro, sino con otra. Buen giro argumental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno, jajajaja, ya puede buscar hasta que se aburra que lo va a tener difícil jajaja.
    Me ha encantado la historia, es muy graciosa, un abrazo.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

FATAL EQUIVOCACIÓN

La batalla de las Navas de Tolosa. Horace Vernet (Siglo XIX)           La mañana del lunes 16 de julio de 1212 amanecía fr...