Este jueves un relato: En un lugar recóndito


 

Llevaban treinta años sin saber el uno del otro. Cuando rompieron su noviazgo, por culpa de la lucha infernal que mantenían sus dos familias, cada uno se fue por su lado.

El reencuentro tuvo lugar en el velatorio de la madre de Carmen, la última en morir. Fernando consideró que era una buena oportunidad para acercarse a ella y la aprovechó. Un matrimonio desecho, un hijo que se había puesto del lado de la madre y un trabajo inexistente lo envalentonaron lo suficiente para llevarlo a cabo.

Carmen se alegró mucho al verlo, aunque lo notó cambiado; pensó si será debido al paso de los años que estropea los cuerpos, llena de arrugas los rostros y encanece el pelo. 

Él le explicó las cuitas de su vida y ella le contó que se había quedado soltera y en casa para cuidar de sus padres.

 Copa tras copa sus lenguas se desataron rememorando una adolescencia idolatrada porque fue cercenada, impidiendo que su amor se desarrollara tal y como habían fantaseado. 

Carmen lo llevó hasta aquel recóndito lugar en el que se escondían de los demás. Aún estaban las sillas de plástico en las que se sentaban a imaginar cómo sería su futuro. El bosque se detuvo cuando los sintió allí. Nada se escuchaba, solo sus corazones acelerados a pesar de los años transcurridos.

-Carmen, quiero enseñarte algo.

Ella, expectante, lo vio sacar de la cartera el DNI. Se lo enseñó. 

-Pero, ¿qué es esto?, aquí pone Penélope Ruíz García.

-Esa soy yo ahora. No quería presentarme como “ella” en el funeral de tu madre pero sí que tú lo supieras. Por esto dejé a mi esposa y perdí a mi hijo. 

-Y qué quieres que haga yo. 

-Yo te amo. Nunca te he olvidado.

-Ni yo a ti, Fernando.

-¿Entonces?

-Esto es muy fuerte, complicado, tendríamos que huir. Aunque ahora ya no tengo nada que me ate aquí, nunca te aceptarían y... dime, te has operado. 

-Aún no. Quiero estar muy seguro antes, luego no se puede echar marcha atrás. No sé. Nuestro amor era verdadero, Carmen, fueron ellos los que no nos permitieron ser felices y no creo que importe qué sea yo ahora para que se nos devuelva el tiempo pasado.

-Son muchos años y qué quieres que te diga, Fernando, importa, claro qué importa, lo de llamarte Penélope lo veo difícil, pero si dices que aún no te has operado... 

Entrelazaron sus manos. Callados, miraban el bosque y reflexionaban. Fernando sobre su buena suerte de encontrar a  Carmen, estaba seguro de que lo apoyaría en todo, y Carmen sobre el modo de convencerlo para que no se operara. De ninguna manera quería una Penélope sino un pene, el suyo, el de Fernando, que tantos años había anhelado y por nada del mundo lo volvería a perder.

Más relatos en el blog de Inma 

Comentarios

  1. mmm... no sé. No lo veo muy seguro a ese Fernando! jajajaa
    Super original tu historia María José
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy original. Si ha de cambiar de sexo, lo deseable es que sea comprendido, y quién mejor que una amistad de juventud

    Un abrazo, y feliz jueves

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué situación! Me da que al tomarse el tiempo y con Carmen al lado, a lo máximo que llegará Fernando es a travesti.

    ¡Lo que dan de so esas sillas, por la variedad de relatos que de ellas surgieron!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, de momento me he llevado un palo con el cambio de scxo , pero bueno tal vez son esos casos que solo son hombres o mujeres con una determinada persona ...aunque es complicado . Un texto con una entrada que daría un juego tremendo en una novela. Gracias y un fuerte abrazo .

    ResponderEliminar
  5. Complicada y original historia. Supongo que la chica quedaria hecha de pasta de boniato, pero estaria tan desesperada, que hasta estaba dispuesta a aceptar, una aberración como la que él le propuso, Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Jolines, con razón lo veía extraño...vaya palo, pobre Carmen, ahora a ver si lo convence. Un relato más que original. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo les aconsejaría que disfrutaran del sexo y del momento, y después que vean que hacer con Penélope.
    jajjaja
    Me gustó.

    Un beso María José

    ResponderEliminar
  8. Original historia. Dejando el final abierto nos dejas entrar en el relato y que nosotros, el lector, le demos nuestro toque.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. no lo veo para pareja. ya dice que perdio a su mujer y a su hijo, que la mujer mira, pero el hijo. debe estar muy convencida la tal Penelope. de amogos del alma bien pero mas ... Ademas, Carmen tiene claro su objetivo y Penelope es lo que mas repudia de su cuerpo
    sorprendente giro. no me lo esperaba y buen final
    abrazos

    ResponderEliminar
  10. ¡Que bueno! Una historia muy recurrente ;)
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

Este jueves un relato: Internet