Ir al contenido principal

Aquello que fuimos







AQUELLO QUE FUIMOS
Hay momentos en la vida en la que nos toca vivir situaciones desagradables, lamentables, de esas que leemos en los periódicos, vemos en la televisión o nos susurran al oído por miedo a comentarlas en viva voz. En definitiva, esas de las que nunca hubiéramos deseado ser la protagonista. Ante semejante situación, las personas nos solemos defender de tres maneras posibles. En un extremo tendríamos la más sana, desde una perspectiva psicológica, que sería encarar el problema, cargar con las consecuencias y buscar soluciones para seguir adelante, para sobrevivir. Por desgracia, esta no es la más frecuente, pero sí las que se sitúan en el otro extremo. Una de estas es la represión, es decir, el olvido. Se trata de esconder en lo más profundo de nuestro cerebro ese hecho traumático para que no se nos represente a diario y podamos seguir con nuestra vida más o menos normal; en este caso se trataría de una huida psíquica. La otra sería huyendo físicamente, en el sentido literal del término: «Alejarse deprisa, por miedo o por otro motivo, de personas, animales o cosas, para evitar un daño, disgusto o molestia».  Estas dos últimas son las que más utilizamos porque en un principio, y digo en un principio, son las que menos desgaste personal nos producen. Lo malo, viene con el paso del tiempo, en el que los fantasmas se agrandan, lo reprimido se escapa de su escondrijo y la culpa lo inunda todo para llenar de desasosiego a la persona. Entonces es cuando nos planteamos el error que hemos cometido y la manera en que podemos subsanarlo. 

Y de todo esto y más trata la nueva novela de la escritora cordobesa, Pilar Muñoz. Sí. La novela nos plasma la vida de dos mujeres, de dos mundos diferentes, de dos épocas diferentes, de cómo afrontan hechos vitales traumáticos y de cuáles son las consecuencias de sus actuaciones. 

Blanca es una joven de nuestro tiempo a la que la sacude, como un relámpago en una noche estrellada, un hecho que la va a marcar para siempre y que le hace huir de su entorno, alejarse del problema con la vana idea de empezar una nueva vida en otro lado. 

Fuensanta es una mujer que en nombre del amor ha sufrido lo indecible sin atreverse a plantarle cara al terror del maltrato y penando y pagando las banalidades de un hombre, que hace recaer sobre ella todas las culpas y consecuencias de su mala vida. Una madre que sufre por sus hijos, que sabe lo fácil que es desviarse del camino recto; sobre todo, con un padre que los alienta y hasta los instruye en las malas artes. 

Dos vidas separadas en el tiempo pero que confluyen en un determinado momento con un protagonista masculino, Victor. 

Como antes decíamos las decisiones pesan y al final, si no son las correctas carcomen la conciencia y nos obligan a aceptar de pleno aquello que antes no queríamos ni ver. Sobre esa base, se va desarrollando esta novela de corte intimista, de pequeños detalles, que la autora nos va dejando entre sus párrafos para que reflexionemos sobre lo que está bien y mal, sobre la importancia de tener una visión objetiva de las cosas, sobre el papel que cada uno cumple en su individual y única biografía, sobre lo que hacemos y el porqué lo hacemos o sobre por qué no hacemos lo que deberíamos hacer. 

Sin duda, todo trazado sobre una trama magníficamente compuesta por la autora, con la excelente la prosa a la que la escritora nos tiene acostumbrados, con personajes secundarios que te llegan al alma, que no olvidarás, como por ejemplo el de la abuela Herminia, y con un desenlace que nos lleva a creer en la bondad del ser humano.

En definitiva, una excelente novela, con una preciosa portada, que te hace pensar, con la que vivirás otras vidas y con las que disfrutarás y, por supuesto, que te recomiendo que leas. 

La puedes adquirir en Amazon, tanto en formato de papel como en digital. 

SINOPSIS: En plena juventud y tras cuatro años de ausencia, Blanca regresa a su Málaga natal arrastrando una maleta y un pasado que no sabe si podrá afrontar. En otro punto de la ciudad, un año más tarde, Víctor recibe una llamada de teléfono en relación con Fuensanta, su madre, que pondrá su vida en jaque dejando al descubierto una estela de engaños en la que todos se verán implicados, hasta descubrir una oscura verdad. Vidas con diferente origen, fuertemente marcadas por decisiones propias o ajenas de aparente insignificancia. Futuros rotos que requerirán un máximo de valor, fuerza y coraje para poderlos superar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…