Ir al contenido principal

Mis lecturas 2018



Mis lecturas 2018



Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.

MARZO


  • «Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»

Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 

En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 

Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 

Sin duda lo fuerte de la novela viene de la mano de su protagonista, en esta ocasión no solo al frente del caso sino enfrentado a todos sus fantasmas del pasado, del presente y los de su futuro más cercano. 

Por supuesto, la galga del inspector, Sola, sigue teniendo un papel crucial, al igual que la ciudad de Cartagena. 

Una novela negra muy actual, muy bien escrita, que no debes dejar de leer.




  • «Una madre» de Alejandro Palomas

Sin duda, la familia, es la unidad social básica. Todos somos conscientes de que la familia tiene una dinámica muy especial. El libro de Alejandro Palomas trata de una familia, de las interacciones entre sus miembros, de lo hablado y de lo que se oculta y sobre todo, habla de personas que luchan por sobrevivir con y a pesar de la familia.

Leí esta novela porque mi amiga y escritora, Pilar Muñoz, me recomendó que lo hiciera antes de leer el Premio Nadal 2018, concedido al autor por su novela «El amor», puesto que los personajes eran los mismos. Desde el primer momento supe que estaba ante una novela interesante y muy peculiar.

Alejandro relata en clave de humor lo que en algunos momentos es sumamente dramático, sobre todo por lo real que es y por lo identificado que te sientes ante determinadas situaciones. La novela comienza en Barcelona, la tarde de la noche de Fin de Año en casa de Amalia, la protagonista, que junto a su hijo, Fer, prepara todo para que esa noche la cena sea un éxito. Amalia está nerviosa porque en años anteriores, desde que se divorció de su marido, siempre ha ocurrido algo que ha empañado la entrada de Año Nuevo; pero ambos esperan, aunque no lo tienen muy claro, que este sea diferente. A partir de ahí vamos a ir conociendo a todos los miembros de la familia. Las hijas, Sonia y Enma, el hermano de la madre, tío Eduardo, Olga, la añadida, como llama Sonia a la pareja de Enma, y al propio Fer. Lugar importante en la historia tienen los dos perros, Shirley, la perrita de Amalia y Max, el gran danés de Fer. 

Bajo estas premisas asistimos a los preparativos salpicados de recuerdos que en algunos momentos te sacan lágrimas de risa y en otros de dolor y, poco después, a la llegada de los distintos miembros para la celebración de la cena. Y ahí, una vez más seremos convidados de piedra de la peculiar dinámica que suele tener estas cenas familiares, en las que todos los asistentes suelen salir dañados, para a posteriori volver a reconstruirse. 

Personajes sumamente reales, situaciones bastante auténticas y ese clima tragicómico, que te hace más llevadero las verdades como puños que plantea el autor, hacen que esta novela sea entrañable y que de alguna forma se quede contigo esta familia. 

Me ha gustado mucho. 

FEBRERO

  • «El último regalo de Paulina Hoffmann» de Carmen Romero Dorr

«Paulina Hoffmann crece en el infierno del Berlín nazi, pero el horror invade del todo su vida cuando el ejército ruso ocupa la ciudad al final de la guerra. En esos días, su madre toma una decisión que marcará para siempre la historia de Paulina: su huida desesperada al Madrid de la posguerra, su apasionada juventud en España, su inesperado matrimonio y, sobre todo, el gran amor hacia sus hijos y su única nieta, Alicia. Será Alicia la que, muchos años más tarde y tras la muerte de Paulina, decida viajar sola a Berlín para sumergirse en el pasado de la mujer de la que tanto aprendió y comprender el último secreto de su abuela, una auténtica superviviente que logró decidir su propio destino a pesar de los recuerdos y el silencio».


Leí con interés esta novela que ha publicado la que fue la editora de mi novela Bajo los Tilos en ediciones B. Carmen Romero traza en esta su primera novela una búsqueda para saber, para conocer los detalles más íntimos que median los comportamientos de las personas. En este sentido, me recordó mucho a Bajo los tilos, ahí María intenta descubrir por qué su madre viaja a Nueva York, sin que nadie lo supiera y a partir de una carta que encuentra, la narración de la historia nos descubre ese misterio. En esta novela, es Alicia, la nieta de Paulina, la que a la muerte de esta y después de saber que su abuela le ha dejado en herencia un piso en Berlín, decide viajar allí para descubrir el porqué de algo que nadie en su familia conocía. En este caso el nexo de unión entre el presente y el pasado es un álbum familiar. Vamos descubriendo los detalles de la vida de Paulina, conociendo su pasado, en definitiva su biografía que será la que justificará sus actuaciones. Al mismo tiempo, iremos conociendo un poco más a Alicia, sus problemas, sus inseguridades, sus miedos y  sus deseos. En realidad, para Alicia se trata de un viaje que se transforma en un proceso de maduración afectiva y personal. La novela está dividida en 19 partes, cada una de ellas nombrada por algo que la caracteriza y en las que se va alternando el tiempo cronológico desde los años 30 a la actualidad. 
Una novela bien escrita, de lectura fácil y amena.  
  • «Fresas silvestres para Miss Freud» de Elisabet Riera
Una deliciosa biografía novelada de Anna Freud, la sexta hija y no deseada del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud.
Una tarde otoñal de 1982, Anna, vieja y a punto de morir, regresa a la casa de Marensfield Gardens, en Londres, donde ha vivido desde que dejaron atrás su casa de Viena, huyendo de los nazis.
Anna es una mujer inteligente, por fuera de su época, que vivió a la sombra de su padre; siempre pendiente de agradarlo y de que se sintiera orgulloso de ella. Creció entre teorías psicoanalíticas y ella misma fue psicoanalizada por Freud. Estudió Magisterio pero nunca ejerció. Dedicó toda su vida al psicoanálisis infantil y al cuidado de su padre. En este libro podemos asistir bajo los ojos de Anna a la intimidad de la familia de Freud, entrever las peculiaridades de su padre, de su madre, de sus hermanos y también se adentra en su propia psique para explicarnos por lo que pasó, sus dudas, reflexiones, miedos, deseos reprimidos, anhelos y esperanzas. Sus complicadas relaciones y en especial la  que mantuvo con Dorothy Burlingahn, nieta del creador del imperio Tiffany, casada con un médico muy rico, que padecía un trastornos maníaco depresivo —y terminaría suicidándose— , que con sus cuatro hijos se marcha a Viena, tras separarse del marido, para que Anna los psicoanalice. También veremos la influencia de las dos guerras mundiales en la familia y cómo desde el exilio Anna, durante la Segunda Guerra Mundial, prestó una gran labor acogiendo a los niños ingleses en las Guarderías de Hampstead.
Este libro era de las que tenía por leer como documentación para mi próxima novela. En este sentido no me ha aportado demasiado, tan solo unas cuántas anécdotas que desconocía, pero me ha encantado leer y llegar a conocer  un poco más a esta extraordinaria mujer. 
La recomiendo a todos los que le gusten las biografías, el psicoánalisis y aquella época de primacía centroeruopea. Por supuesto, advertir que se lee estupendamente sin que sea necesario tener conocimientos en materia psicoanalítica.
  • «La librería del Señor Livingstone» de Mónica Gutiérrez
Una novela incluida en el género feelgood, al que nos tiene acostumbrados la autora, pero con el aditamento de incluir gran número de citas de autores célebres. Como la propia autora refiere es un homenaje a sus libros y escritores favoritos. Se desarrolla en Londres, por el que paseamos de mano de su protagonista Agnes Martí y está salpicada de píldoras de humor inglés.  
«Agnes Martí es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta darán paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood... »

ENERO

  • «Qué vas a hacer con el resto de tu vida» de Laura Ferrero
Me ha gustado mucho y me ha dejado pensando un par de días. Un viaje reflexivo con el que la protagonista pretende librarse de fantasmas, demonios y culpas. Muy bien narrado y con algunas frases de las que dan que pensar. 
«Con treinta años Laura deja a su pareja y abandona Ibiza para mudarse a Nueva York. Su juventud ha estado marcada por la relación con su padre, un hombre intolerante; su madre, que desapareció para regresar cinco años después; y Pablo, su hermano, que encuentra en la pintura la manera de luchar contra la enfermedad mental que padece.
En Nueva York, Laura empieza a trabajar en una editorial y a asistir a las clases que Gael, un misterioso conocido de su madre, imparte en la Universidad de Columbia.
¿Quién es Gael? ¿Qué sabe él de todo lo que ha ocurrido en su familia?»

Comentarios

  1. Se ve interesante la novela , deja puertas abiertas a Laura y seguro que aventuras muchas por vivir .
    Un abrazo amiga .

    ResponderEliminar
  2. La librería ....Me gustó. No conocía a Mónica, pero ahora la voy a seguir más de cerca.
    Que vas a hacer.....No se si lo he leído. Tengo buena memoria, pero a veces me falla. Leo muchos libros. Tomaré nota.

    ResponderEliminar
  3. Buenas lecturas guapa! Yo tengo pendiente la de Mónica! Un besote!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…