Ir al contenido principal

Mal trago de Carlos Bassas del Rey





Mal Trago
Autor: Carlos Bassas del Rey
Pag. 247
Editorial Alrevés

Cuando abrí la novela Mal trago de Carlos Bassas del Rey me bastó leer la primera frase de su primer capítulo para saber que encerraba el germen de lo que iba a ser la trama de una buena novela. Lo supuse y lo confirmé al tiempo que avanzaba en la lectura. Una primera frase de esas que siempre buscas para ese primer capítulo de la novela que estás escribiendo, que envidias y te lleva a preguntarte: ¿cómo nunca se me ha ocurrido una igual?

Mal trago es una novela policíaca. La tercera en la que el autor confía en el inspector Herodoto Corominas para protagonizar una compleja trama de denuncia social y de enredadas relaciones entre padre e hijos, relaciones o más bien malas relaciones auténticas, reales como la vida misma. Una novela en la que la vida pasa por los personajes y, al tiempo que se mezcla con torturadores recuerdos, les va dejando tal impronta que llega a constituirse en parte sustancial, fundamental, de la trama. Corominas, padre y marido ausente, entregado a su trabajo nos muestra en esta ocasión parte de un aterrador pasado que marcará sus actuaciones.

Una casa en demolición en Ofidia, un espectáculo al que asisten impertérritos curiosos observadores. El descubrimiento de  una caja fuerte u oculto en ella el cadáver de  un niño vestido de Primera Comunión. Este inicio pone en marcha al inspector Corominas y da el pistoletazo de salida para la investigación. Una petición de rescate no atendida por parte de una persona influyente en Ofidia (ciudad de nombre inventado, en la que se puede reconocer cualquier pequeña ciudad de provincias) y ni siquiera comunicado a la policía. Otro colegial desaparecido, otra petición de rescate a otro empresario que acepta con tal de salvar la vida de ese pobre niño y el miedo de Corominas de no llegar a tiempo acelera las pesquisas llevándolas por cauces, en algunos momentos, poco legales. El propósito de Herodoto es dar con el secuestrador y asesino,  para ello recurre a todos sus contactos actuales y pretéritos y a técnicas de interrogatorio muy persuasivas. En este punto, la trama se vuelve frenética hasta dar con el asesino, que no imaginas en ningún caso quién es ni tampoco por qué lo hace. Hurgando en su  pasado, Corominas, descubre, como suele ser habitual, una serie de motivaciones inconscientes y conscientes ancladas en su infancia como posible causa de su interés por matar a los niños y, sobre todo, por vestirlos de Primera Comunión, cerrando así el círculo de la investigación. Un inesperado giro final en la resolución del caso te lleva a la auténtica realidad, «la verdad». Un magistral final para esta novela de policías. Una vez más, nada es lo que parece.

Escrita de forma impecable, con frases cortas y cuidados diálogos, me ha llamado la atención como Carlos Bassas salpica su obra de citas en latín (traducidas, por supuesto) —puestas en boca del inspector—, no sé si reducto de su formación humanista con las que va sembrando semillas para la reflexión. Además, al igual que me sucedió cuando leí la novela de Pere Cervantes, La mirada de Chapman, me ha parecido ver en los nombres de los personajes de esta novela cierto guiño hacia determinados autores del género negro y policial. Como ya escribí, en el caso de la novela de Pere, es el autor el que debe decirnos si es cierto o simplemente es fantasía de la calenturienta mente de una psiquiatra escritora de thriller que en todo alcanza a encontrar determinadas relaciones.
 
Estamos ante una muy buena novela, de las que saborear poco a poco. Te la recomiendo. No te vas a arrepentir porque los humanos vivimos y la vida conlleva, sin atisbo de duda, Malos tragos. 




Comentarios

Ester ha dicho que…
Tendré que apuntármela, hace poco que he leído "Dónde los escorpiones" de Lorenzo Silva que tambien tiene detective propio y ayudante fijo. Tengo que leer mas deprisa se me amontonan los libros. Abrazos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Eso nos pasa a todos jajaja
Margari ha dicho que…
Pues me dejas con ganas. Otro libro para la interminable lista de pendientes...
Besotes!!!

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …