Ir al contenido principal

Abecedario de flores de Alfredo Cot González

Abecedario de flores
Autor: Alfredo Cot
Editorial Cuestión de Belleza
97 páginas
2016


El año pasado presenté en Valencia mi novela El poder de la Sombra. En esa ocasión tuve la magnífica oportunidad de almorzar con un entrañable amigo juevero, Alfredo Cot. Como era lo normal estuvimos hablando de libros, de los míos y de los suyos. Entonces, me anunció que muy pronto saldría publicado su libro de relatos, Abecedario de flores, y me contó lo que había disfrutado buscando las flores que incluir en su libro y, por supuesto, las historias que debía entretejer alrededor de las mismas. Ahora, después de haber tenido el libro entre mis manos y haber disfrutado cada una de esas historias, comprendo el entusiasmo que trasmitían sus palabras. 
En la solapa Andrés Amat dice que este libro es «...un poema en prosa que pide ser leído apelando a los cinco sentidos, pero entremezclados en iluminadora sinestesia...». Y así es. Cada uno de los relatos nos deja en apenas dos páginas instantes para oler sonidos y colores, ver olores o saborear texturas. 
El autor, gran amante de la música clásica, imita este género y comienza el libro con una Obertura «ad hoc» titulada «El paraguas que quiso ser flor» para terminarlo con un Final «ma non tropo» que nos introduce en un índice «Andante Spianato» en el que cada flor da respuesta a la pregunta: ¿a qué saben las flores? Así nos encontramos que para el autor el Amarilis sabe a pasión fatal, peligro y helado de limón orgulloso, la Fucsia a velocidad descarada con un halo de santidad conventual, la Margarita a juguete de niño,  travieso, caprichoso e inocente o la Ulmaria a mar abierto, sin límites, sin perspectiva, sin horizonte.
Entre esa Obertura y el Final, podemos leer momentos que te llegan al interior, que te hacen reflexionar contigo mismo, que evocan lugares desconocidos que llegas a conocer por su color, por su olor, dibujados en torno a una determinada flor... Flor que guarda en su interior todo un mundo de posibilidades y que Alfredo va desgranando para nosotros mediante unas acertadas frases de gran belleza.

«Mi alma no es una estación, sólo un apeadero donde las hierbas y rastrojos crecen hasta esconder esas dos líneas de hierro que nunca llegan a juntarse...» (Amarilis).
«Perdidas mis pérdidas, me veo de oscuro y gris, no sé cómo iluminarme. Entre nubes, me visto de mentiras, me disfrazo de otro que se me parece, lo intento... pero él no se lo cree...» (Echinopsis).
«Mudo, sordo, ciego, muerto... me siento cuando las palabras oprimidas no fluyen. Nada soy sin mi voz escrita. Nada. Desterrada mi prosa y exiliadas mis rimas en un silencio trabado, obligado...» (Orquídea).

Poemas en prosa... Vida vívida y vivida... Magia de colores, olores, sabores, sensaciones entremezcladas para que los lectores podamos aprehenderlas y emocionarnos. Emoción sostenida en cada frase, en cada párrafo, en cada página. 
Las flores son un producto de gran belleza de nuestra infinita Naturaleza. Las flores son bien conocidas por Alfredo; su familia siempre ha trabajado con ellas y ,además, Alfredo es un mago de las palabras que ha sabido conjuntar haciendo de este libro un imprescindible de nuestras bibliotecas. Te lo recomiendo. 




GuardarGuardar

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…