Ir al contenido principal

Abecedario de flores de Alfredo Cot González

Abecedario de flores
Autor: Alfredo Cot
Editorial Cuestión de Belleza
97 páginas
2016


El año pasado presenté en Valencia mi novela El poder de la Sombra. En esa ocasión tuve la magnífica oportunidad de almorzar con un entrañable amigo juevero, Alfredo Cot. Como era lo normal estuvimos hablando de libros, de los míos y de los suyos. Entonces, me anunció que muy pronto saldría publicado su libro de relatos, Abecedario de flores, y me contó lo que había disfrutado buscando las flores que incluir en su libro y, por supuesto, las historias que debía entretejer alrededor de las mismas. Ahora, después de haber tenido el libro entre mis manos y haber disfrutado cada una de esas historias, comprendo el entusiasmo que trasmitían sus palabras. 
En la solapa Andrés Amat dice que este libro es «...un poema en prosa que pide ser leído apelando a los cinco sentidos, pero entremezclados en iluminadora sinestesia...». Y así es. Cada uno de los relatos nos deja en apenas dos páginas instantes para oler sonidos y colores, ver olores o saborear texturas. 
El autor, gran amante de la música clásica, imita este género y comienza el libro con una Obertura «ad hoc» titulada «El paraguas que quiso ser flor» para terminarlo con un Final «ma non tropo» que nos introduce en un índice «Andante Spianato» en el que cada flor da respuesta a la pregunta: ¿a qué saben las flores? Así nos encontramos que para el autor el Amarilis sabe a pasión fatal, peligro y helado de limón orgulloso, la Fucsia a velocidad descarada con un halo de santidad conventual, la Margarita a juguete de niño,  travieso, caprichoso e inocente o la Ulmaria a mar abierto, sin límites, sin perspectiva, sin horizonte.
Entre esa Obertura y el Final, podemos leer momentos que te llegan al interior, que te hacen reflexionar contigo mismo, que evocan lugares desconocidos que llegas a conocer por su color, por su olor, dibujados en torno a una determinada flor... Flor que guarda en su interior todo un mundo de posibilidades y que Alfredo va desgranando para nosotros mediante unas acertadas frases de gran belleza.

«Mi alma no es una estación, sólo un apeadero donde las hierbas y rastrojos crecen hasta esconder esas dos líneas de hierro que nunca llegan a juntarse...» (Amarilis).
«Perdidas mis pérdidas, me veo de oscuro y gris, no sé cómo iluminarme. Entre nubes, me visto de mentiras, me disfrazo de otro que se me parece, lo intento... pero él no se lo cree...» (Echinopsis).
«Mudo, sordo, ciego, muerto... me siento cuando las palabras oprimidas no fluyen. Nada soy sin mi voz escrita. Nada. Desterrada mi prosa y exiliadas mis rimas en un silencio trabado, obligado...» (Orquídea).

Poemas en prosa... Vida vívida y vivida... Magia de colores, olores, sabores, sensaciones entremezcladas para que los lectores podamos aprehenderlas y emocionarnos. Emoción sostenida en cada frase, en cada párrafo, en cada página. 
Las flores son un producto de gran belleza de nuestra infinita Naturaleza. Las flores son bien conocidas por Alfredo; su familia siempre ha trabajado con ellas y ,además, Alfredo es un mago de las palabras que ha sabido conjuntar haciendo de este libro un imprescindible de nuestras bibliotecas. Te lo recomiendo. 




GuardarGuardar

Comentarios

Ester ha dicho que…
Es precioso cuando un escritos ensalza a otro escritor, haces una muy buena presentación de su libro, lo leeremos. Abrazos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Es un libro que merece la pena leer, meditar, perderse en sus sensaciones. Gracias Esther por comentar.
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Tomo nota y felicito a Alfredo por una obra que ha sido capaz de despertar semejante recomendación! Gracias, María José
=)
Campirela_ ha dicho que…
Interesante libro el que nos comentas , se tendrá en cuenta y da gusto ver como entre escritores se tienden una mano .
Mucha suerte y feliz semana para tod@s.
Margari ha dicho que…
Con ganas me dejas de disfrutar de estos versos, de esta magia, de estas sensaciones...
Besotes!!!
Mar ha dicho que…
Dan ganas de leerlo. Me encantan las flores!

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …