Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Tomándole el pulso a los jueves





Mis queridos amigos jueveros reedito un texto que ya compuse una vez sobre lo que para mí es SER JUEVERO. No cambio ni un ápice de lo ahí manifestado por más que últimamente me encuentre alejada de los Jueves por diversas causas que hacen imposible mantener mi compromiso de participar como debo. 
Todos los jueves lo intento, pero no puedo. Estoy segura que en algún momento, cuando todo se reajuste, los retomaré y seguiré compartiendo con este Grupo de Jueveros tan distinto y especial.

Díalogo con un bloguero que quiere participar de los jueves

-¿Por qué los jueves?
-Pues no tiene una explicación, Tésalo lo quiso así. Cuando se terminaron los sábados de Mercedes, él decidió continuar para no perder el contacto y pensó que a mitad de semana iría bien.
-¿Todos seguisteis escribiendo?
-Pues ahora no recuerdo, pero la mayoría creo que sí, aunque con el transcurrir de los años algunos nos abandonaron.
-¡Qué pena!
-Algunos de ellos continúan con su blog y otros no. Ten en cuenta que el mundo de los blogs es muy duro y efímero. Escribir todos los jueves o casi todos sobre un tema a veces se hace complicado compatibilizarlo con las responsabilidades, deseos, actividades…de cada uno. Además en el momento en que dejas de escribir por un tiempo pierdes la comba y luego te cuesta más recuperarla.
-¿Qué pasó con Tésalo?
-Pues no sé a ciencia cierta, creo que dirigir al grupo todas las semanas le vino largo, por eso pidió ayuda. Seguro que aunque por ahora no participe nos lee todas las semanas.  Desde entonces tomó el relevo Gus y después de Pepe... y hasta hoy.
-¿Por qué jueveros?
-jajaja…Ahí me pillas. No sé de donde partió la palabra, quién comenzó a utilizarla y fabricó una imagen que nos representara. Creo que vino del otro lado del océano, pero luego se lo preguntamos a ellos y seguro que lo saben. Tienes que tener en cuenta que lo importante no es la palabra en sí sino el significado de ella.
-¿Cómo?
-Ser JUEVERO no es sólo escribir sobre un tema, previamente elegido, y colgarlo en tu blog a ser posible el jueves.
-¿Entonces lo importante no es escribir bien, de forma amena, con relatos bien construídos literariamente…?
-¡Qué va! Eso lo puede hacer cualquiera, de hecho hay magníficos blogs literarios y grupos dónde te enseñan, te corrigen, te señalan y te indican cómo hubiera quedado mejor tu relato. Esos grupos son geniales si lo que quieres es avanzar en este mundo por el que te inicias de la escritura.
Ser JUEVERO trasciende, en el sentir kantiano.
Ser JUEVERO es compartir, colaborar, cooperar, acompañar, ayudar, amparar, empatizar, disfrutar con las lecturas, saber leer más allá de la líneas para detectar como se encuentra esa persona, qué mensaje nos deja, hoy por mí mañana por ti, preservar, cuidar de los otros como si fueras tú mismo … lo de menos es lo que escribas y cómo lo escribas.
Ese es el alma de nuestro grupo. Lo demás viene rodado, por eso la necesidad de comprobar en vivo y en directo si lo que intuímos en el mundo virtual es así, y de ahí nuestros encuentros
-¡Vaya! Pues no sé si entonces me interesa este grupo. Yo quiero aprender, escribir una novela y por eso he comenzado por el blog. Me lo pensaré porque yo no se si podré con todo eso.
-Cuando lo decidas, aquí estamos, siempre abiertos a nuevos integrantes. Los grupos deben de tener savia nueva para que no se marchiten.
-Vale. Pues hasta otra…
-¿Y ese?
-Uno que quería entrar en el los jueveros…
-¿Y?
-Se lo va a pensar. Cuando le he explicado que lo importante es lo que somos y no lo que escribimos parece que no le ha interesado.
-Cómo tantos…


Mas  reflexiones acerca de la salud juevera las podeis encontrar en la Redacción del Daily Planet's Bloggers

Comentarios

Carmen Magia ha dicho que…
:) Pues me ha gustado mucho. Es un escrito que al leerlo te hace sentir que has entrado en un grupo abierto de personas agradables.

Muchos besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Muchas gracias Carmen por tu visita y comentario. Y así es, como decía un grupo muy especial.
H... (Perla Gris) ha dicho que…
Ay pero que bonito... Me ha encantado esa conversación, y yo que llevo nada aquí, nunca mejor dicho, aprendo más sobre lo que significa este grupo... sobre lo que significan los jueves... Y conforme os voy leyendo sé que este grupo es donde quiero estar y que aquí me sentiré bien...
Muchos besines...
Yessy kan ha dicho que…
Un dialogo muy informativo, ya que no sabia los principios de los jueveros.
Y estoy de acuerdo contigo, ser juevero es mas que colgar un magnifico relato. Es disfrutar de la lectura, empatizar y compartir. Que bueno reeditastes, me encanto leerte.
Un beso
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Alguno se desalentó cuando hubo esa polémica por las reglas.
Pero siguen sumandose nuevos jueveros. Tuve que ver en algunos que se sumaron.
Bien planteada la definición de jueveros.
Saludos.
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Alguno se desalentó cuando hubo esa polémica por las reglas.
Pero siguen sumandose nuevos jueveros. Tuve que ver en algunos que se sumaron.
Bien planteada la definición de jueveros.
Saludos.
Carmen Andújar ha dicho que…
Muy buen resumen amiga mía de la esencia del juevero. El como somos casi es lo más importante y a través de nuestros escritos se ve claramente.
Larga vida a los jueveros.
Un abrazo
Montserrat Sala ha dicho que…
Me ha gustado tu planteamiento de este interesante tema. y me ha aclarado muchos conceptos y cosas que ignorava
Un saludo muy cordial.
Lois y Clark ha dicho que…
Qué será que no me sorprende, parece tan obvio, tan natural, tan consecuente, tan real.
Gracias por participar... este, era un poco especial.
Besos
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Ese modo de diálogo imaginario ha sido muy adecuado para ilustrar las distintas inquietudes que se le puede plantear a alguien interesado en sumarse a los jueveros. Como siempre lo has planteado de un modo lógico e inapelable jejeje
Un fuerte abrazo
Sindel ha dicho que…
Maravilloso! Qué linda definición "lo importante es lo que somos y no lo que escribimos", si señora eso es lo que somos. Me hiciste emocionar, qué feliz soy de ser juevera y haberlos conocido.
Un beso enorme.
Teresa Oteo ha dicho que…
Yo soy juevera gracias a ti y te estaré eternamente agradecida, aunque por circunstancias últimamente no pueda participar tanto como me gustaría, pero el alma de juevera se lleva siempre.
Un besote!!
Teresa Oteo ha dicho que…
Yo soy juevera gracias a ti y te estaré eternamente agradecida, aunque por circunstancias últimamente no pueda participar tanto como me gustaría, pero el alma de juevera se lleva siempre.
Un besote!!
Juan Carlos Celorio ha dicho que…
Pues con ese espíritu no cumplía los requisitos para ingresar en el grupo, unos requisitos que formalmente no existen, pero leyéndote me doy cuenta de que sí, existen y eso me da el orgullo de pertenecer a este grupo y de tener estos amigos jueveros.
Besos.
Nino Ortea ha dicho que…
Buenas tardes, María José:
Una delicia leer tu texto, ameno a la vez que didáctico (ya que al leerlo, aprendemos sobre la historia del grupo aquellos que somos recién llegados a él)
Un abrazo, María José.
Charo ha dicho que…
Tienes razón María José, este es un grupo muy especial que acoge a todo el que quiera entrar y lo has expresado genial con tu texto dialogado. Me siento muy orgullosa de pertenecer a él e intento darlo a conocer a todo el que tiene un blog.
Un beso
Anónimo ha dicho que…
Requisitos no escritos pero sí interiorizados que hacen que este grupo al que tenemos la suerte de pertenecer sea lo que es y tenga la vitalidad que tiene.
Un fuerte abrazo.

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …