Ir al contenido principal

Paseando con... Bruno Nievas





Cuando me he puesto a emperejilar este paseo me he dado cuenta de que comparto muchas cosas con mi acompañante de hoy: Bruno Nievas.
Los dos somos médicos y, aunque él es pediatra y yo psiquiatra hay por ahí una canción de Juan Manuel Serrat titulada: «Los niños esos locas bajitos», de manera que en eso también estamos relacionados; a ambos nos gusta escribir y además compartimos, por ahora, editorial: Ediciones B. 
A Bruno lo conocí personalmente, al igual que  a muchos otros escritores, en el evento de Amazon de la Feria del libro de madrid de 2013. Allí pude constatar que la sencillez que intuía virtualmente se cumplía con creces ante la desvirtualización. Bruno es callado, afable, siempre con una sonrisa, como él dice un poco más abajo algo friki y siempre dispuesto a ayudarte en lo que puedas. 



Nos citamos en El Paseo Marítimo de la ciudad en la que vive y desarrolla su profesión, Almería. Según el, es el lugar ideal para pasear, caminar, correr y, sobre todo, dejar que las ideas fluyan. De hecho, su primera novela, Realidad Aumentada, comienza en ese Paseo Marítimo. Y como puedes imaginar, no es casual.

Realidad Aumentada, la novela que lo lanzó como escritor independiente con la que llegó a tener más de 40.000 descargas y que hizo que Ediciones B se fijara en él como escritor y se convirtiera en la editorial que publicara sus siguiente novela: Holocausto Manhattan y la que publica el próximo día 21 de enero: «Lo que el hielo atrapa».
En palabras suyas: «Mi novela más ambiciosa, una historia de ficción histórica y de superación humana basada en hechos reales».
No dejéis de leer esta gran obra, en unos días en venta y ahora mismo en preventa
Sinopsis: 
La gran expedición de Shackleton al Polo Sur. Más que una novela, una aventura.
La nueva novela del autor de Realidad aumentada y Holocausto Manhattan. Por su tono épico y emocionante recuerda a las novelas clásicas de aventuras.
Londres, agosto de 1914. Ernest Shackleton, tras haber fracasado en su intento de alcanzar el Polo Sur en dos ocasiones, intenta reunir fondos para llevar a cabo la única gesta que queda por realizar: atravesar la Antártida. Sin embargo, los rumores de guerra son inequívocos y la expedición parece condenada antes de partir. No lejos de su despacho, en el East End, Zara Foley trata de ocultarse. Un acto terrible e imperdonable la persigue, junto a toda la policía de Londres. Huyendo de la miseria, el hambre y el cadalso, se da de bruces con Shackleton… y con una posible escapatoria a la horca.
Lo que el hielo atrapa es una novela de aventuras que traslada al lector del Londres de inicios del siglo XX a la Antártida, a bordo de la última gran expedición romántica del hombre, y en la que algunos de sus participantes encontraron algo más que a sí mismos.

¿Quién es Bruno Nievas?
Un chico normal, friki y a la vez pediatra, que un día decidió probar a descubrir si era capaz de contar una historia de esas que tanto le atrapaban, transportar a otras personas a otros mundos, como le sucedía a él gracias a esos libros que no paraba de devorar. En realidad, solo soy un tipo normal, al que no mirarías mucho si nos cruzamos por la calle.

  
¿Té, café o chocolate para desayunar?
Café, aunque el chocolate es una pasión que trato de controlar sin el más mínimo éxito. Con unos cuantos bombones consigues que abandone el teclado. Es de lo poco que logra ese efecto, en mí.


¿Recordar o soñar?
Recordar es mirar al pasado y eso, en realidad, no mola, por muchos ataques de nostalgia que nos den gracias a la fiebre retro. Sin embargo, soñar es viajar a otros mundos, es el primer paso que nos lleva al progreso, a descubrir, a inventar, a escribir El único riesgo de soñar es que en los sueños se incluyen, a veces, pesadillas. Supongo que de ahí surgen las novelas de terror y las de corte negro.


¿Una figura importante en tu infancia? ¿por qué?
Uf, muchas, pero me quedo con la de mi padre. Él me regaló mi primer ordenador, un Sinclair ZX Spectrum de 48K, cuando apenas tenía once años y me inculcó el virus de la creatividad. ¿No tienes juegos? Me decía, ¡aprende a programarlos tú! Y nos apuntó a mi hermano y a mí a una academia de informática. Desde entonces, siempre he visto la tecnología como una herramienta para crear cosas asombrosas.


¿A qué país te gustaría viajar?
Jajaja, esa es fácil, aunque responderé con trampa porque no es ningún país, al menos de momento: a la Antártida. Es una tierra que nos demuestra lo insignificantes que somos. Supongo que nadie vuelve de allí siendo el mismo.


¿Cómo es un día cualquiera para Bruno?
Mucho más normal de lo que pudiera parecer: madrugón, café, muchas horas de trabajo y, de vez en cuando, un picoteo «friki» en forma de visitas a webs, a redes sociales o, simplemente, soñando despierto. Lo único que podría diferenciarme de otras personas es que me fijo mucho en todo, porque de o que te rodea se aprende muchísimo.


¿Soledad o bullicio?
Soledad, siempre. Alguien decía que a un escritor se le distingue porque es una persona que se siente feliz cuando está sola. Lo suscribo, pero no es por la soledad en sí, sino porque estando solo puedes pensar de forma libre, caótica, dar rienda suelta a tu mente sonreír, soñar e incluso hablar en voz alta cuando tienes una idea, sin que nadie piense que estás loco de remate. ¡Eso solo sucede cuando estás rodeado de gente!


¿Cuál es tu comida preferida?
Uf, ¡casi todas! Disfruto con dulce, salado, comida española, extranjera, tradicional, la de muchas franquicias la comida es como los libros. Cualquier plato tiene algo interesante y, aunque no te gusten en apariencia, has de probarlos. Si no, podrías perderte muchas experiencias. Ya no sé si estoy hablando de comida o de libros.


¿Te gustan los animales? ¿Tienes mascota?
Me gustan mucho, muchísimo, tanto que una de las cosas que no soporto es ver a personas maltratándolos, es algo que me puede. No tenemos mascotas en casa, pero mis suegros tienen dos perras (mellizas) de cierto tamaño porque van camino del año pero que aún no distinguen muy bien lamer de morder ¡así que imagina qué estrés cuando se acercan las dos para darte todo su cariño! Aunque luego te miran de esa forma en que se lo tienes que perdonar todo


Una canción
La banda sonora de La princesa prometida.



Una película
La princesa prometida. Lo tiene todo. Hasta una gran banda sonora.

Un libro
Los pilares de la tierra. Me cambió mi forma de entender los libros.
En esto disentimos, yo no lo pude terminar

¿Cuántas horas necesitas dormir para encontrarte bien?
Unas siete. Muchas veces no lo cumplo del todo, y esos excesos se pagan caros. Dormir es importante. Ver la televisión, no. Esa es la clave.

¿Crees en el amor a primera vista?
Sí, claro. Pero el amor que dura toda una vida suele necesitar bastante más, aunque eso no significa que sean incompatibles. En realidad, amar a una persona es mucho más que solo sentir algo por ella.

¿Qué importancia das a la familia?
Toda, aunque en la práctica no sea capaz de llevar esto del todo a cabo. La familia es a quien le debes todo, quien te proporciona los mejores momentos. Lo malo, que muchas veces vemos eso demasiado tarde. Ese es un fallo muy común de nuestra sociedad. Insisto, la familia es importante. Ver la televisión, no.
 No sé por qué me da que le tiene la guerra declarada a la televisión ;-) 

¿Qué es para ti la amistad?
Hablar con alguien al que hace meses que no ves, y sentirte como si no hubiera pasado el tiempo. No termino de entender a las personas que te reprochan que no les llamas, cuando ellas tampoco lo han hecho. Un amigo toma un café contigo y te hace sentir bien, sin exigirte nada más que ese momento en sí. Uno no piensa en si alguien es amigo o no. Lo sabes.

¿Tienes muchos amigos o muchos conocidos?
Todos tenemos miles de conocidos, algunos de ellos terminan siendo amigos auténticos porque la amistad al final trata de afinidad. Un buen amigo no es aquel con el que compartes muchas cosas, sino aquel con el que sabes que puedes compartirlas. De esos, todos tenemos también, aunque menos.

¿Cómo llegaste a las redes sociales, facebook, twiter?
Pertenezco a esa generación que fue a EGB y que por lo tanto ya estaba ahí antes de que existieran las redes sociales. Algunos éramos un poco más frikis y estábamos ávidos por hacer clic en todo lo que sonara a nuevo. Y eso hicimos, en cuanto supimos de «cosas» como Facebook, Google, Yahoo o ese pajarillo azul que todo lo cuenta.


¿Quién o cómo te aficionaste a escribir?
Podría decir que fue de casualidad, después de comprar un programa para Mac enfocado a la escritura literaria. Pero imagino que el deseo existía desde pequeño, pues ya elaboraba cómics con mi hermano, como supongo que hemos hecho todos en casa, o escribía obras de teatro para el colegio, textos para la revista de la escuela e incluso artículos para una revista antediluviana, Microhobby, que por aquel entonces dirigía Juan Carlos García, un gran tipo con el que sigo manteniendo una gran amistad. Yo tenía entre once y trece años.

¿Libro en papel o lector  de ebook?
Me declaro fanático absoluto del ebook por la comodidad y porque los precios son menores. Sin embargo, los grandes libros, los que de verdad me gustan, prefiero tenerlos en papel. El libro como objeto físico aún tiene una vida larga por delante. El ebook es un gran complemento y el futuro del libro, pero nunca un rival.

Cómo escritor dinos ¿cuántos libros has publicado? Háblanos del que está próximo a salir.
He tenido la enorme suerte de haber podido publicar ya dos novelas, Realidad Aumentada y Holocausto Manhattan, y un relato, Sin luz al final del túnel. Mi siguiente proyecto, a la venta desde enero de 2015, es Lo que el hielo atrapa, una novela de aventuras basada en una expedición a la Antártida que aconteció hace cien años y en la que algo quedó sin explicar del todo. He intentado que sea una de esas novelas clásicas, de aventuras, como las de antes. De las que terminan haciendo que los lectores quieran ser exploradores Ahora solo falta ver si lo he conseguido.

¿Qué genero es tu preferido, en el que te sientes más cómodo?
En realidad son muchos, porque aunque todos mis libros tienen algo de thriller, Realidad Aumentada tiene un mayor componente de tecnología y de ciencia ficción. Holocausto Manhattan tiene bastante tecnología, pero también un fuerte componente de histórica y es un texto bastante más oscuro. Lo que el hielo atrapa es una novela de aventuras, que intenta recuperar ese tono clásico y épico de las grandes historias. Desde luego, lo que hicieron sus protagonistas es digno de un relato así.

¿Lees mucho?
¿Me haces esa pregunta en serio? Como se suele decir de broma, leo hasta el reverso de los botes de champú. Hay quien no concibe la existencia sin música. Pues para mí un día sin leer es un día al que le falta algo.

¿Cuál es tu momento del día preferido para leer?
Aquel en el que tenga cinco minutos para hacerlo. Aunque mi favorito es por la noche y en la cama, cuando has completado todas tus tareas y sabes que dispones de entre treinta y noventa minutos, según el día, solo para ti, para imbuirte en la mente de un personaje y vivir otra vida que no es la tuya. ¡Qué ganas me están dando de agarrar mi Kindle!

 ¿Qué te aporta el contacto tan directo que mantienes con tus lectores y con otros escritores?
Absolutamente todo. Gracias a los lectores, Realidad Aumentada pasó de estar colgada gratis a ser un bestseller digital y a ser publicada en papel por una editorial de las grandes. Y gracias a escritores como Juan Gómez-Jurado, Manel Loureiro, Lorenzo Silva y otros muchos, cada día aprendo algo nuevo que me ayuda a escribir mejor. Y eso es lo que trato de devolverle a los lectores.

Una pregunta comprometida jajaja: ¿Qué opinas de los autores independientes?
Pues que entre ellos hay grandes tipos, como Gabri Ródenas o Blas Ruiz Grau (por citar solo dos, pero se me ocurren decenas). Y que en los próximos años vamos a llevarnos más de una sorpresa, cuando más de uno de esos independientes a los que a lo mejor hoy no se les hace mucho caso, sean leídos por millones de personas o se hagan series y películas de sus libros. Entonces todo el mundo dirá que ya lo sabía, pero yo les animo a que hoy sigan escribiendo, que nunca dejen de hacerlo. Y llegará el momento, porque llegará.

¿Algún secreto inconfesable que quieras contarnosjaja?

Sí, que no suelo contar mis secretos inconfesables ;) Vale, seré bueno: mi mayor secreto es que no guardo ningún secreto. Lo único que hago es que, cuando me siento agotado, en vez de tumbarme o encender la televisión (niños, nunca hagáis esto último en casa), simplemente trato de cambiar de actividad, hacer otra cosa diferente. Me lo enseñó un profesor en 3º de EGB: descansar es cambiar de actividad. Y funciona
Confirmo lo de la televisión jajaja

Después de este agradable paseo toca la despedida con el deseo de un próximo reencuentro. Lo he pasado muy bien y dentro de unos días comenzare la lectura de su nueva novela que ya os comentaré.
Os recomiendo que lo conozcais un poquito más y para ello os dejo los enlaces donde podéis hacerlo:

Comentarios

San ha dicho que…
Me ha gustado este paseo con Bruno, voy a hacerme con alguno de sus libros, siento curiosidad, bueno la has despertado tu con tus preguntas y él con sus respuestas.
Felicidades a los dos.
Besos
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Gracias San por venir a este paseo ;-)
Musa ha dicho que…
Bonito y entretenido paseo...ya lo anoté en mi agenda.
Gracias por tu tiempo y comentario.
Felicidades a los dos.

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…