lunes, 26 de enero de 2015

Contando 53 semanas: Alma





Sindel nos propone  en la SEMANA 5 DE 53
la palabra: ALMA

Los violines tienen alma

La sala está a rebosar pero no se oye ni un murmullo. Laura sentada en su silla espera erguida y mueve con disimulo el cuello de un lado para otro. 
El director toca una vez con su batuta en el atril y la joven sube hasta su hombro el violín que hasta ese momento descansaba en su regazo. Apoya su barbilla en él y coloca los dedos de su mano izquierda en la posición correcta para el acorde de salida.
Lo lleva ensayando meses pero ahora acusa cierto temblor interior que le resta confianza. Realiza una profunda inspiración y expulsa el aire por la boca lentamente. «Todo está bien», se dice a la vez que coloca el arco sobre las cuerdas. 
A la señal del director Laura pasa el arco despacio, muy despacio y cierra los ojos, no le hace falta ver la partitura, prefiere escuchar los sonidos; se siente especial, capaz de extraer del instrumento los más bellos acordes y enardecer los espíritus de los oyentes. Se produce en un instante en el que su alma se acompasa con la del su violín. Una, intangible, abstracta, invisible; la otra de madera, concreta, vibrante. Tan diferentes y tan iguales; el centro del núcleo, la sustancia, la vida. 
Los aplausos la sorprenden. Cuando toca, el tiempo se le pasa en un suspiro. Baja el instrumento y una lágrimas corren por sus mejillas al recordar a su padre; su maestro, el que le enseñó como llegar al alma del público desde su propia alma y la de su violín.






12 comentarios:

  1. No hay instrumento más hermoso para llegar al alma que el violín, sobre todo cuando es tocado con un sentimiento especial, como el que tiene Laura en ese momento en que se conjuga el recuerdo de su padre, su amor a la música y su alma.
    Me encantó este relato, emotivo y dulce.
    Un abrazo enorme y muchas gracias por estar!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mas el alma del violín que el de las armas de fuego, que también la tienen. Y el alma de quien deja huella y aflora sentimientos también me gusta. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Un alma que late en cada sonido, en cada inflexión...
    =)

    ResponderEliminar
  4. Es que la música si se siente, es indescriptible. Muy bonita la descripción de la fusión de las dos almas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Belleza que toca el alma de quien se traslada a través de tus palabras.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Qué hermosura, como dice el amigo Jenofonte: Las cosas inanimadas tenía "Ba", alma. Y eso es lo que tiene tu relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Sí, sí, en la música hay un alma que canta.
    Me ha gustado tu entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Alguna vez te has parado a pensar lo que podemos llegar a sentir cuando afloran los sentimientos? La cantidad de sensaciones que se pueden experimentar… ¡La música es fuente de todo ello! La música es el lenguaje del alma.
    Bonito relato que me toco el alma
    Un beso Maria José
    Isa

    ResponderEliminar
  9. tener un alma, es fundamental al tocar un instrumento, más que la tecnica, pienso yo.... Por eso tu relato apunta a eso, y logra emocionarnos. Tu instrumento, el lápiz, tiene alma!!!!

    un fuerte abrazo amiga María José

    ResponderEliminar
  10. Llegar al alma a través del alma, en este caso por la conjunción de dos almas la del violín y la suya propia. La música del violín es un magnífico vehículo transmisor de sentimientos. Las lágrimas, la espita, la válvula de escape de la tensión del alma.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Original aportación, yo creo que los instrumentos tienen alma y el violín la muestra más que otros.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Retos lectores del mes de marzo

 MES DE MARZO Los meses se pasan en un supiro y llega el momento de anunciar mis lecturas para los retos en el próximo mes de marzo.  ...