Ir al contenido principal

Contando 53 semanas: Alma





Sindel nos propone  en la SEMANA 5 DE 53
la palabra: ALMA

Los violines tienen alma

La sala está a rebosar pero no se oye ni un murmullo. Laura sentada en su silla espera erguida y mueve con disimulo el cuello de un lado para otro. 
El director toca una vez con su batuta en el atril y la joven sube hasta su hombro el violín que hasta ese momento descansaba en su regazo. Apoya su barbilla en él y coloca los dedos de su mano izquierda en la posición correcta para el acorde de salida.
Lo lleva ensayando meses pero ahora acusa cierto temblor interior que le resta confianza. Realiza una profunda inspiración y expulsa el aire por la boca lentamente. «Todo está bien», se dice a la vez que coloca el arco sobre las cuerdas. 
A la señal del director Laura pasa el arco despacio, muy despacio y cierra los ojos, no le hace falta ver la partitura, prefiere escuchar los sonidos; se siente especial, capaz de extraer del instrumento los más bellos acordes y enardecer los espíritus de los oyentes. Se produce en un instante en el que su alma se acompasa con la del su violín. Una, intangible, abstracta, invisible; la otra de madera, concreta, vibrante. Tan diferentes y tan iguales; el centro del núcleo, la sustancia, la vida. 
Los aplausos la sorprenden. Cuando toca, el tiempo se le pasa en un suspiro. Baja el instrumento y una lágrimas corren por sus mejillas al recordar a su padre; su maestro, el que le enseñó como llegar al alma del público desde su propia alma y la de su violín.






Comentarios

Sindel ha dicho que…
No hay instrumento más hermoso para llegar al alma que el violín, sobre todo cuando es tocado con un sentimiento especial, como el que tiene Laura en ese momento en que se conjuga el recuerdo de su padre, su amor a la música y su alma.
Me encantó este relato, emotivo y dulce.
Un abrazo enorme y muchas gracias por estar!
Ester ha dicho que…
Me gusta mas el alma del violín que el de las armas de fuego, que también la tienen. Y el alma de quien deja huella y aflora sentimientos también me gusta. Abrazos
Neogéminis Mónica Frau ha dicho que…
Un alma que late en cada sonido, en cada inflexión...
=)
Carmen Andújar ha dicho que…
Es que la música si se siente, es indescriptible. Muy bonita la descripción de la fusión de las dos almas.
Un abrazo
Ilesin ha dicho que…
Belleza que toca el alma de quien se traslada a través de tus palabras.
besos
Musa ha dicho que…
Qué hermosura, como dice el amigo Jenofonte: Las cosas inanimadas tenía "Ba", alma. Y eso es lo que tiene tu relato.
Un saludo
Musa ha dicho que…
"Tienen" perdón por el desliz.
Fanny Sinrima ha dicho que…
Sí, sí, en la música hay un alma que canta.
Me ha gustado tu entrada.
Un abrazo.
Isa Iss ha dicho que…
¿Alguna vez te has parado a pensar lo que podemos llegar a sentir cuando afloran los sentimientos? La cantidad de sensaciones que se pueden experimentar… ¡La música es fuente de todo ello! La música es el lenguaje del alma.
Bonito relato que me toco el alma
Un beso Maria José
Isa
casss ha dicho que…
tener un alma, es fundamental al tocar un instrumento, más que la tecnica, pienso yo.... Por eso tu relato apunta a eso, y logra emocionarnos. Tu instrumento, el lápiz, tiene alma!!!!

un fuerte abrazo amiga María José
Anónimo ha dicho que…
Llegar al alma a través del alma, en este caso por la conjunción de dos almas la del violín y la suya propia. La música del violín es un magnífico vehículo transmisor de sentimientos. Las lágrimas, la espita, la válvula de escape de la tensión del alma.
Un fuerte abrazo.
Tracy ha dicho que…
Original aportación, yo creo que los instrumentos tienen alma y el violín la muestra más que otros.

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …