Ir al contenido principal

Paseando con... Mayte Esteban






Hoy tengo el gusto de pasear con una amiga. Sí, una amiga que además es escritora y que todos los que pululáis por las redes sociales conocéis; se trata de Mayte Esteban.
En este complicado y dificultoso mundo literario que nos ha tocado vivir Mayte Esteban ha conseguido sacar adelante sus novelas, publicando de forma independiente: La arena del reloj, el medallón de la magia y su chico de alquiler y también bajo el sello editorial de Ediciones B: Detrás del cristal. Muy pronto publicará su próxima novela titulada Brianda.
Mayte nos cita para este paseo en su lugar de nacimiento Azuqueca de Henares. Un pueblo de Guadalajara de unos cuarenta mil habitantes. Pueblo de nombre claramente árabe pero de raíz incierta pues parece que hay dos posibilidades: Uno que proceda de açounque que procede del término zoc que significa plaza de mercadillo y otra, que procede de atzucac, que significa calleja, travesía. Parece que lo más probable es esta última hipótesis por su situación entre dos grandes ciudades Guadalajara y Alcalá de Henares y que fuera un lugar de paso que adquirió valor en la época de la Reconquista.
Dentro de este bello pueblo, Mayte nos cita en su biblioteca; lugar donde ella creció y  a lo que le debe lo que hoy es.  Desde allí partimos en nuestro paseo, no sin ver antes las instalaciones de esta moderna biblioteca, y comenzar nuestra charla.




¿Quién es Mayte Esteban?

Alguien a quien le apasiona todo lo que hace y que intenta hacerlo lo mejor que puede. En cuanto al tema que nos trae hoy aquí, me encanta leer y me entusiasma escribir porque son dos maneras de aprender.

¿Té, café o chocolate para desayunar?

Café solo con azúcar, por favor. Y si es verano, ponle hielo.

¿Recordar o soñar?

Ambas. Son el pasado que no debemos olvidar, que nos hizo lo que somos, y el futuro que queremos construir. No hay necesidad de elegir.


¿Una figura importante en tu infancia? ¿Por qué?

Mi padre. Repetía siempre que para aprender hay que comer pan de muchos hornos, así que se dedicó a que fuera literal. He viajado mucho por España desde antes de que me salieran los dientes, por el simple placer de conocer lugares. A él le debo muchas cosas, entre otras la tremenda curiosidad por lo que me rodea.

Este precioso libro lo escribió Mayte tras la muerte de su padre. En él recoge a dos voces los recuerdos de su padre y el dolor que ella siente por tan terrible pérdida.

¿Cómo es un día cualquiera para Mayte?

Me levanto, desayuno fuera, vuelvo a casa y mientras reviso las redes me ocupo de lo cotidiano de una casa. Por las tardes toca trabajar. ¿Cuándo escribo entonces? En cualquier hueco que encuentro. Si lo necesito dejo lo que sea.

¿Soledad o bullicio?

Me gusta más la soledad, lo reconozco. No me aburro sola.


La he visto disfrutar mucho en grata compañía

¿Cuál es tu comida preferida?

Comida… dejémoslo en chocolate blanco.

¿Te gustan los animales? ¿Tienes mascota?

Sí, tengo un perro, un precioso labrador negro de poco más de un año llamado Ulises.


Ulises

Una canción.

Cualquier tema de Malú.

Una película.

Atendiendo al número de veces que la he visto gana por goleada y sin nigún género de duda Toy Story 2, versión en inglés. Mi hijo estaba fascinado y era capaz de ponerla dos o tres veces al día. Una de la que no me canso yo es Forrest Gump.

Un libro.

Ahí sí que no puedo elegir aunque… La arena del reloj, quizá porque me cambió la vida.

¿A qué país te gustaría viajar?

Querría seguir conociendo rincones de este país, me quedan muchos aún.


¿Cuántas horas necesitas dormir para encontrarte bien?

Tengo insomnio crónico, así que duermo poco. Yo diría que una noche de seis horas es un logro.

¿Crees en el amor a primera vista?

Sí, claro que existe, pero después hay que trabajarlo mucho para que sea duradero.

¿Qué importancia das a la familia?

Toda. Son el apoyo para cuando lo demás falla.

¿Qué es para ti la amistad?

Algo tan esencial como la familia. Si soy tu amiga, lo soy a muerte. Por eso cuando alguien me la ha jugado lo he pasado fatal.

¿Tienes muchos amigos o muchos conocidos?

Siempre tienes más conocidos, pero puedo presumir de tener buenos amigos. Algunos desde el primer día de colegio.

¿Cómo llegaste a las redes sociales, facebook, twiter…?

Alguien me invitó a abrir Facebook en 2008, pero hasta 2011 no entré apenas, no sabía qué hacer ahí. Lo otro fue llegando casi por exigencia de mi aventura literaria.

¿Quién o cómo te aficionaste a escribir?

Leyendo y pasando mucho tiempo en la biblioteca. Eva Ortiz, la bibliotecaria de Azuqueca, tiene mucho que ver en esto. Supo transmitirme su pasión.


¿Libro en papel o lector  de ebook?

Ambos. No son incompatibles sino complementarios.

Cómo escritora dinos, ¿cuántos libros has publicado?

Tres autoeditados y uno con editorial. Estoy a punto de enseñaros el quinto.

¿Qué genero es tu preferido, en el que te sientes más cómoda?

Aún no lo sé. Creo que todo lo que escribo tiene en común que hago hincapié en las emociones.

¿Lees mucho?

¡¡Sí!! Me encanta. Aprendes, te entretienes, sueñas…

¿Cuál es tu momento del día preferido para leer?

No es el momento, es el lugar. Por extraño que parezca, en el asiento de copiloto del coche. Los viajes siempre se me hacen cortos. ¡Y no me mareo!

¿Qué te aporta el contacto tan directo que mantienes con tus lectores y con otros escritores?

Mucho, me enseñan y me obligan a exigirme más (aún más) de lo que ya me exijo. Siento que confían en mí y no quiero decepcionarlos.

Una pregunta comprometida jajaja: ¿Qué opinas de los autores independientes?

Son una panda de locos… No, ahora en serio. Son gente valiente que se atreve a luchar por sus sueños.

¿Algún secreto inconfesable que quieras contarnos…jaja?


¡Pero si es inconfesable! Vale, lo confieso, no digiero las pipas. Como secreto inconfesable es una catástrofe, ya lo sé, pero no se me ocurre un inconfesable que se pueda confesar…

Terminado el paseo nos despedimos con mucha pena, siempre me pasa igual con todos los que emprendo el camino. 
Y ya sabéis, si tenéis que regalarle a Mayte algo que sea chocolate blanco que las pipas no las digiere ;-)
Os dejo unos enlaces para que os acerquéis un poquito más a esta autora:

Página en Amazon
Página en Facebbok
Blog El espejo de la entrada

Comentarios

Mónica-serendipia ha dicho que…
Qué paseo más agradable por esa Azuqueca de Mayte :-) Un placer acompañaros, chicas. Me emocionan algunas cosas cuando las leo porque la pasión de Mayte siempre es contagiosa, y comprendo otras (ah, esa soledad de escritora). Un besazo a las dos.
Mayte Esteban ha dicho que…
Un paseo en magnífica compañía. Esa biblioteca, esas ventanas... es que son mi infancia y mi adolescencia. Ah, y ha sido una sorpresa ver a mi pequeñajo (bueno, tan pequeño ya no es). Escribo ahora con él a mis pies, no se separa de mí un momento.

Un beso y muchas gracias por invitarme ;)
Josep Capsir ha dicho que…
Tenéis tanta complicidad y tanto en común que leer vuestra entrevista es como escuchar a dos amigas dándole a la blanda mientras toman un café. Me identifico mucho con Mayte, aunque leo bastante menos que ella, no me gusta el chocolate y me gustan las pipas. Tuve el placer de pasear con ella hace pocos meses y puedo asegurar que hablando de libros no tiene STOP. Conoce títulos, autores y caras que yo no podría recordar ni llevando una agenda. Toda ella es fascinación por todo lo que huele a libros.
Un abrazo a las dos!
Mercedes Gallego ha dicho que…
Admiro a estas dos escritoras en lo humano y en sus letras, leerlas juntas es un placer cuando te tomas un ratito de descanso. Yo añado a las virtudes de Mayte su santa paciencia. Ella sabe por qué.
Felicidades por la entrevista, María José. Eres una todoterreno de cuidado.

Entradas populares de este blog

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…

Mi nieto cumple 1 año

Hace un año, más o menos a la hora que escribo esta entrada, recibí llamada de mi hija diciéndome que se encontraba en el hospital. Aún faltaban tres semanas para que su embarazo cumpliera la edad gestacional, pero Alberto tenía muchas ganas de venir a este mundo. Rememoro ese segundo y, hasta hoy, puedo volver a sentir el sobresalto de mi corazón palpitando como un loco, un miedo atroz y una alegría inmensa, todo al mismo tiempo. Al llegar a la clínica, encontré a mi hija tan relajada, con sus ojos destilando tanta felicidad que me tranquilicé y decidí disfrutar de la espera de ese ser, que desde el primer momento de su concepción nos había cambiado a todos. Fue una jornada larga, con altibajos, entre contracciones y dolores, risas, fotografías para captar instantáneas inolvidables, conversaciones intrascendentes, miradas a los monitores, visitas médicas... y un largo etcétera de situaciones, que se sucedían sin que tuviera demasiada conciencia de ellas. Todo ello ha quedado grabado …