Ir al contenido principal

¿Qué siente el escritor mientras escribe?





Las primeras palabras quedan impresas en la página en blanco, van conformando una frase, esa primera de muchas que constituirán tu novela. 
Desde hace semanas la tienes en tu cabeza revoloteando todo el día, añadiendo escenas, cambiando diálogos hasta que decides que es el momento de plasmarlo y comienza un período en el que te sumes en la trama, te sitúas en el espacio y tiempo de la ambientación y vives la vida de los personajes. Ahí es donde quería llegar, porque al vivir sus vidas, también las vivencias y por ello sufres, ríes, lloras, te enfandas... con ellos y por ellos.
Durante el pasado año (debido a mi trabajo en la universidad mi año va de septiembre a junio)  he estado dedicada a escribir la segunda novela de la trilogía sobre el Mal. 
En la primera novela, La Caricia de Tánatos, la trama giraba en torno a la violencia psicológica tan frecuente y tan poco abordada en comparación con la violencia física. 
En esta segunda, me centro en otro aspecto del Mal, también muy frecuente, por desgracia, y que tiene que ver con los niños. Con el sufrimiento grave que causamos a los niños y sus posibles repercusiones en la vida adulta. No os cuento más porque no quiero desvelar la trama y porque esta entrada no va sobre eso, pero sí me sirve para explicaros lo mal que lo he pasado, emocionalmente hablando, mientras escribía esta novela. 
Por suerte para la vida real y no sé si por desgracia para escribir ficción, soy bastante empática por lo que la angustia que sufría mi personaje era mi angustia y su daño, su dolor, el mío. Había momentos en que tenía que parar de escribir porque se me encogía el corazón ante lo que detallaba, real como la vida misma, como si lo estuviera sufriendo en mi cuerpo. 
Considero que si yo formo parte de estas emociones, el lector, fin último de escribir, también lo sentirá con lo que la novela le llegará, le removerá algo a nivel afectivo y eso es muy importante para mi, se trate del género que se trate. No sé si esto les ocurre a todos los escritores o solo a los novatos, quizás cuando uno se profesionaliza se desprende de estas emociones y la página escrita es solo eso, un página más. Eso tendrán que confirmarlo ellos.
Ahora, esta segunda novela está en proceso de revisión, la he dejado en manos de otros, y para dentro de unas semanas, irá hasta otros lectores que me darán su opinión antes de lanzarla al público. 
Os confieso que después de haberla escrito necesitaba una terapia intensiva y nada mejor que alejarme del dolor mediante la RISA. 
Por eso decidí dar continuidad a  Baldomero Puerto Casillas, el protagonista de Vida y milagros de un ex. Desde que la comencé (y ya llevo treinta páginas) no paro de reírme con sus peripecias, disfruto con sus diálogos frescos, ingenuos y con la aparición de nuevos personajes que estoy segura os gustarán; además de los clásicos: su protectora madre, Cándida, su medio novia Nadia, su amigo Dioni... 
En pocos días la terminaré porque fluye como la espuma y mis dedos teclean con rapidez una nueva historia de este simpar personaje, gafe donde los haya, pero con un corazón como la copa de un pino. 
Así que ahora me divierto... 



Comentarios

Pilar Muñoz ha dicho que…
Comparto totalmente lo que dices, yo me meto en cada historia y en cada personaje, sobre todo en el de la protagonista, de tal forma que a veces me cuesta tiempo y esfuerzo volver a la realidad al terminar una escena intensa, de tanto como me la creo, así es que eso también es cosa de novatos. De cualquier forma, si nosotros no sentimos intensamente lo que escribimos, difícilmente haremos sentir a quienes lo lean, y esa empatía fabulosa con los personajes y sus vivencias es una buena manera de conseguirlo. Es la humilde opinión de una autora novata con mucha voluntad, jajaja.
Buena entrada, María José!
Un beso!
Lola Mariné ha dicho que…
No sé como serán otros escritores, no puedo entrar en su mente, pero para mí es como dices. Vivo la novela que escribo intensamente, sufro y río con los personajes. Y lo que más me reconforta es cuando los lectores me dicen que han sentido las mismas emociones que yo en los mismos pasajes.
Besos!
Olga Nunez Miret ha dicho que…
Es cierto que según el tema sobre el que escribamos nos afecta y lo vivimos (al menos a mí también me pasa). Le comentaba a una escritora amiga que después de escribir mi última novela (que ahora estoy traduciendo) que es un romance ligero y alegre me sentía mucho más animada. Quizás esa es una de las ventajas de escribir en diversos géneros...
Roberto L. Herrero ha dicho que…
Me ha gustado mucho el artículo y los comentarios, pensaba que como soy bastante novato, les cogía mucho cariño a mis personajes y me costaba hacerles la puñeta. Veo que no estoy solo en sumergirme en la historia. Gracias.
La Isla de las Mil Palabras ha dicho que…
Uau...Me asusta esta segunda esta segunda entrega de la trilogía del Mal, tanto como espero las nuevas aventuras de Baldomero.
Darle luz a estos libros debe dejarte exhausta.
Esperando con ansiedad los dos.
Besos
Mercedes Gallego ha dicho que…
Estoy segura de que lo sufres con ellos, yo he sufrido leyéndote y eso no sería posible si tú no lo hubieras plasmado. La caricia de Tánatos es un libro necesario, es una historia que puede abrir los ojos a muchas mujeres. Yo lo recomendaría en una consulta porque hay comportamientos que solo viendo reflejados en otros, somos capaces de distinguir. Sigue sufriendo, vale la pena que termines esta trilogía porque además de ser buenos libros, pueden convertirse en una ayuda encubierta para muchas mujeres.

Entradas populares de este blog

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …

Este jueves un relato: Un giro inesperado

Mi vida no es vida desde que Lola se marchó una mañana muy temprano, antes de que saliera el sol, o como yo le decía cuando madrugábamos, antes de que pusieran las calles. Mi existencia es un caos. No voy a trabajar, no duermo, he perdido el apetito, ni siquiera me apetece ver los partidos de fútbol con los que tanto disfrutaba. Paso todo el día pegado al cristal de la ventana, esperando como un tonto a que ella regrese. Cada dos por tres, vuelvo a repasar nuestros diez años juntos. Pienso en los paseos que dimos o en los viajes que hicimos, las comidas compartidas, los ratos de juego, la cama... ahora tan vacía. Me sumerjo en un mundo de nostalgia del que a duras penas salgo, para dirigirme de nuevo hacia la ventana. No sé que será de mí. Hoy se cumplen dos meses desde que Lola se fue y no sé cómo rehacer mi vida. Un ruido en la puerta me saca de mi ensimismado y repetitivo monólogo interior. El corazón me brinca tanto en el pecho que creo que me puede estar dando un infarto. ¿Y s…