Ir al contenido principal

Sobre la categoría en la que incluir la novela. Escritores y lectores





Ayer comentaba con una amiga y lectora de mis novelas sobre las dificultades que el escritor tiene para poder encuadrar a veces sus libros dentro de una categoría específica. Las categorías están muy bien definidas y además, para poder encuadrarlas en ellas necesitan reunir una serie de requisitos que los escritores y lectores conocemos y que nunca se deben transgredir.
No habrá novela romántica sin que al final tras un gran cantidad de peripecias los enamorados se encuentren para disfrutar de una plena y feliz vida juntos; si estamos ante una novela negra, en el más puro estilo, el protagonista deberá ser  un investigador/a, con características muy peculiares, con grandes problemas personales que le han llevado al ostracismo, con unas cualidades detectivescas extraordinarias, que transcurre en ambientes sórdidos, violenta y en la que al final la verdad triunfa.
Cuando escribí Vida y milagros de un ex, no tuve dificultad para adscribirla dentro del género de humor. A su protagonista Baldomero, le sucedían una serie de acontecimientos en tan solo un día, que contados en tono de humor resultaban en una lectura divertida y agradable para pasar un buen rato. En realidad cuando la escribí lo hice con la idea de reflejar la historia de un hombre tocado con mala suerte en la vida y su capacidad de superación; eso sí escogí el tono humorístico para que recalara más en los lectores y terminaran identificándose con él, como así sucedió.
En Bajo los Tilos, la idea era transmitir el desconcierto ante el hecho de descubrir por casualidad que las personas que te han engendrado, con las que has convivido desde tu nacimiento, son unos extraños. Los auténticos protagonistas de esa novela son los sentimientos y los personajes instrumentos al servicio de la expresión de los mismos. En la trama había un suceso trágico y un secreto, mediante los cuales se favorecía esa búsqueda que llevaría a poner sobre la mesa las dificultades en conocer, realmente, la existencia de nuestros padres. Un drama que los primeros lectores calificaron de novela intimista; con el tiempo, y más lectores, el secreto fue tomando fuerza y pasó de intimista a novela de intriga, de misterio. Ahora, después de año y medio, más de quince mil lectores, de haber estado en la cabecera de los más vendidos en las más conocidas plataformas digitales: Amazon, Grammata, Fnac)  y a punto de salir publicada en papel por Ediciones B, la editorial opta por incluirla en el catálogo de su sello Novela Vergara definido como: Los sentimientos, los lazos familiares, la amistad y el amor son los temas medulares de estas novelas, cuyo destinatario natural es el público femenino.  
Al contrario que en Bajo los Tilos, en La Caricia de Tánatos (difícil de encuadrar en un categoría más allá del drama, y que yo incluí en ficción contemporánea y como un thriller psicológico) los protagonistas son las personas y sus vidas. Vidas reales, marcadas en su infancia, inmaduras, intentando sobrevivir en un mundo que les es hostil. Personajes reunidos en esta ocasión en-frente al Mal (Ramón Iglesias), como leit motiv. El Mal en sus múltiples vertientes y enmascarado, a veces en circunstancias que no consideramos que sean malévolas pero que lo son: el  desapego de quien debe proporcionarte amor y seguridad, la culpa impuesta, la manipulación y como no, la perversidad extrema que conlleva el maltrato psicológico que anula a la persona y la convierte en objeto.  Protagonistas principales y secundarios se encaran a sus propios fantasmas, sus miedos, descubren el dolor, la soledad, el efecto de la pérdida que marcará sus vida y los lectores asisten como espectadores en todas estas luchas interiores. La protagonista, Mercedes y su antagonista, Marcos, reunidos por las circunstancias que marcan la trama de la novela, inician una batalla dialéctica que pone de manifiesto la intencionalidad del Mal, la maldad de personas que nos rodean, y la tela de araña que tejen a nuestro alrededor con la que nos atrapan hasta “matarnos”. Víctimas y verdugos. Lobos disfrazados de corderos. Los primeros lectores de la novela entendieron el mensaje, no hay más que leer las primeras reseñas tanto en Amazon como en los Blogs, quiero significar una que ha sido muy poco nombrada y que sin embargo capta la esencia de lo que fue mi intención al escribir la novela, la de Ramón Iglesias, que participó en una lectura conjunta llevada a cabo en Club de lectura: Con un libro entre las manos.  Con el tiempo, para los lectores, quizás influídos por mis palabras en algunas entrevistas, o en algunos aspectos derivados de su promoción, en las que hice hincapié en el aspecto del maltrato psicológico, la novela ha ido perdiendo su esencia primigenia, que era la concepción del Mal vista desde distintas perspectivas mediante su ejemplificación en las vidas de la personas normales y corrientes, de sus protagonistas, y de cómo, siguiendo la trama, la persona que debería enfrentarse a ese arduo enemigo (el Mal) víctima de sus propias miserias cae ante él, atrapada en su tela de araña y culpándose de ello para el resto de su vida. Queda aquí esta aclaración, para que sea comprendida en toda su extensión y del porqué de la trama y subtramas, al servicio del tema de la novela y queda también evidente su complicada ubicación en una determinada categoría. Los lectores tienen la última palabra.

© María José Moreno, 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …