Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Sani Girona


Este jueves hacemos un homenaje a Sani Girona, un juevero que se nos marchó al cielo y que desde allí alumbra nuestros jueves como una estrella nueva. 
Espero que esta convocatoria sea de su agrado.  Desde The Daily Planet's Blog, los reporteros más solícitos, nos convocan para que tracemos un relato desde el inicio de unos de los relatos con los que Sani participó en los jueves. Yo he escogido el siguiente: 

2.- “A pie de frase”
Cuando Lisbeth acabó de leer aquel informe, no pudo contener la sensación de náuseas que esa lectura le había provocado. Se preguntó qué era lo que explicaba la existencia de ese tipo de hombres que no solo no amaban a las mujeres, sino que las despreciaban hasta el punto de violentarlas de un modo perverso…
En ese momento se alegró de tener un trabajo que contribuía a que esos “hijos de puta” recibieran su merecido. A veces no bastaba con llevarlos a juicio, las penas eran mínimas en comparación con las vidas que destrozaban tanto física como moralmente. La gente de esa calaña necesitaba otros castigos, pagarles con la misma moneda, vivir en sus carnes el dolor del látigo y el cuchillo y, en sus almas, la humillación más profunda.
Leyó de nuevo el informe y miró la fotografía con detalle, aquel hombre no tenía cara de mala persona, hasta sus ojos parecían bondadosos. Desechó ese pensamiento. Su amplia experiencia le había demostrado que hay muchos lobos disfrazados de cordero y este no era una excepción. Tomó nota de la dirección donde tendría que hacer el servicio y fue hasta el armario donde guardaba su maletín. Comprobó que no faltaba nada: el látigo, las esposas, el spray adormecedor y la colección de cuchillos. Pasaría un buen rato con él, hasta que le produjera las heridas, que ella tan bien conocía, mortales de necesidad, pero que provocaban un intenso dolor. Eso era lo que deseaba, que sus insultos le destruyeran por dentro mientras sus cuchillos le arrebataban la vida.
Mientras bajaba en el ascensor, sonrió. Se alegraba de tener la profesión que tenía, había dejado atrás sus practicas sexuales masoquistas que sólo le reportaban placer para convertirse en una experta asesina por encargo. Ahora no sólo disfrutaba y ganaba mucho dinero, sino además que se vengaba por todas aquellas mujeres que no tenían su fuerza, su ímpetu, su decisión. Era una privilegiada.  

Más relatos en homenaje a Sani Girona en The Daily Planet's Blog

Comentarios

Teresa Oteo ha dicho que…
Pues qué quieres que te diga... si necesita ayudante me apunto jajaja
Seguro que a Sani le ha gustado mucho!!
Besos, madrijuevera!!
El Demiurgo de Hurlingham ha dicho que…
Parece que Teresa Oteo, presente en el comentario anterior, ha dejado influencia en los jueveros. Porque este relato tiene podría haberlo escrito ella. Tiene su estilo.
Maria Liberona ha dicho que…
Que buen relato me ha encantado, de seguro que a nuestro compañero de letras también y que nos estará leyendo desde donde se encuentre
maria jose Moreno ha dicho que…
jajaja lo sabía. Siempre en primera línea. Beistos
maria jose Moreno ha dicho que…
En el fondo todos tenemos un poco de vengadores, la manera que escojamos para hacerlo ya va en función de cada uno ;-)
maria jose Moreno ha dicho que…
No sé si sani iría en esa línea pero seguro que este homenaje lo estará disfrutando
miralunas ha dicho que…
qué buen remate, María Josè, pero qué bueno!
lo he leído acordando cada letra y copio a Teresa: si necesita asistente, me apunto!
seguro que a Sani le ha encantado!

un abrazo
José Vte. ha dicho que…
Impresionante relato María José. Seguro que Sani también lo comparte como hacemos todos.
Por cierto, ya sabes que me alegro mucho de los éxitos literarios que estás teniendo.

Un abrazo grande
Encarni ha dicho que…
Pues oye, esa mujer poderosa me ha gustado mucho, y seguro que entre las lecturas de nuestro homenajeado se encontraban este género, si no recuerdo mal.

Un beso.
San ha dicho que…
Crudo relato, como cruda es la realidad en demasiadas ocasiones. Tu continuación a ese pie de página, no tiene nada que envidiar al original.
Un Abrazo.
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Me dejé llevar por mi vena de mujer asesina ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
¿te animas? Un besote
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Me alegra verte por aquí. espero que la vida te esté tratando bien ;-)
Maria Jose Moreno ha dicho que…
Muchas gracias. Un excelente homenaje el que hemos realizado entre todos
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Le seguiste el hilo a la inspiración de Sani, muy al estilo de la famosa novela que inspiró sus párrafos, rotundo y sin cortapisas. Aseguro que Sani lo firmaría divertido, lo adivino degustador del género negro lo mismo que de los colores y las palabras hasta crear un diccionario vital e irónico, amoroso.
Excelente y cariñoso homenaje, besitos.
Neogéminis ha dicho que…
jeje...esa "profesión" será "apreciada" por más de una de sus víctimas, que seguro, habrán sido hasta descalificadas en sus quejas cuando intentaban denunciarlo!
Ingeniosa manera de continuar la trama del texto de Sani!
=)
Alicia Gonzàlez ha dicho que…
Quien causa dolor por placer, por sentirse superior, por mantener una autoridad, merece morir con esa misma sensación en el cuerpo, secundo tu propuesta.

Besote
Sindel ha dicho que…
Ojo por ojo... Y está bueno que alguien haga el trabajo sucio, después de todo si esperamos que se haga justicia muchas veces no da resultado.
Excelente enlace conseguiste con el texto de Sani, un homenaje perfecto.
Un beso.
Auxi González ha dicho que…
El que a hierro mata, a hierro muere... Me he sonreído con tu protagonista, una sonrisa ladeada y sádica que no he podido reprimir...
rosa_desastre ha dicho que…
Una profesion con futuro tal y como esta el patio. Cambiar las esposas y la fusta por el veneno de la venganza. Uiiisssss que "cruerdá" jajajaja pero Sani se estara riendo de lo lindo.
Besos

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …