Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Declaración de independencia



Llevaban mucho tiempo escondidos en la selva desde donde realizaban incursiones para ayudar y proteger a las aldeas, abandonadas de la mano de Dios, y en las que las encarnizadas batallas entre familias iban mermando la población. El poder lo había corrompido todo, el pueblo estaba desesperado y el instinto de supervivencia era lo que les hacía continuar en la lucha deseando que final de aquella contienda contra la opresión estuviera cerca. El tiempo dio paso al gran día: Nuevos gobernantes, nuevos aires de independencia, palabras y declaraciones explícitas e implícitas de que no volvería a suceder lo que había ocurrido.
Arremolinados sobre el vasto suelo terroso escuchaban embobados, con las armas caídas, aquella declaración de intenciones construida a base de palabras como libertad, igualdad, unidad, soberanía para el pueblo..., y muchas más que sonaban a cánticos celestiales en boca de aquel libertador.
La abuela llevaba en la cintura a la nieta, huérfana de padre y  madre, la mirada triste, sin participar del jolgorio. Una sonrisa escapó de la boca de la niña contaminada por los gritos y demostraciones de felicidad. La anciana la abrazó con fuerza, aún recordaba esas mismas palabras en los que prometieron sin cumplir, en los que destruyeron su país a la ruina, en los asesinos de su hija y pensó, más de lo mismo. Se dio la vuelta y se encaminó a su choza con los ojos bañados en lágrimas, la historia se repetía.

Más en el blog de Leonor

Comentarios

  1. Es una escena de actualidad, muchos jóvenes siguen creyendo porque aún no han vivido demasiados desengaños, con el paso del tiempo y la sucesión de promesas incumplidas volverán a sus cabañas con los ojos bañados en lágrimas.
    Estamos viviendo una mala época, hemos perdido el norte y la fe en las palabras que sabemos vacías.
    Gracias por acudir, sé que estás muy ocupada.

    Té o café.

    Besos.
    Leonor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la desilusión política es total, no sólo en mi, sino en la mayoría de la ciudadanía. Ya estamos escarmentados de palabrería vacía e inútil. Este jueves me sirvió para fogar literariamente hablando. Un beso.

      Eliminar
  2. Casi todas las naciones son fruto de partos con dolor, con mucho dolor. Y ¿para qué? Lo reflejas muy bien en tu relato, con la cámara en una anónima protagonista.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desilusión es lo que nos marca ultimamente y sin embargo yo recuerdo etapas de vivir esa utopía de lo correcto del querer hacer las cosas bien. Corren malos tiempos. Besitos

      Eliminar
  3. Así suele ocurrir. Quizás se deba a un gran desequilibrio entre lo que nos queremos creer y la materialización de cualquier mejora, un desequilibrio de siglos, de milenios quizás, ni siquiera de décadas. La ley de la evolución no marcha acorde con los biorritmos de nuestras vidas. Algo así debe ocurrir entre la esperanza de vida de un sequoia, una tortuga, un elefante, un humano, un simio, un perro, un hamster, una hormiga. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La evolucion marcha y nosotros vamos para atras como los cangrejos, perdiendo mucho d elos que hemos conseguido a base de esfuerzo. Una pena. besitos

      Eliminar
  4. Real como la vida misma. Cada vez nos vamos pareciendo más a la anciana sabia y prudente... Pero triste.
    Tendremos remedio?

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente Alson, somos la anciana y sin embargo me gustaria tener la inocencia de la nieta, para poder vivir con esperanza el futuro. beoso y bienvenido a esta tu casa

    ResponderEliminar
  6. Palabras, palabras y más palabras con las que intentan mantenernos controlados como a un rebaño de ovejas. Necesitamos más hechos y menos puestas en escena. Por desgracia, tu relato es muy real. Besote compañera






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la sensación que tengo palabras y palabras ufffff

      Eliminar
  7. Desde las famosas palabras de "Liberté, égalité, fraternité" cuantas bocas se han llenado de ellas sin realmente intención de llevarlo a cabo. Todas las declaraciones son fantásticas pero, hay que ponerlas en practica y ahí es donde se cae.
    Un beso, MJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mira que ami me gusta esa época de la revolución francesa, pues como dices ponerlo en practica es un desastre.

      Eliminar
  8. "Los mismos lobos con diferentes collares" que diría mi abuela, al final los débiles siempre serán oprimidos por otros. Me ha recordado al libro "rebelión en la granja" que leí hace poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, eso es Claro y no hay manera de echarlos.

      Eliminar
  9. Y desgraciadamente se sigue repitiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y siguen y siguen como las pilas Duracell, para nada

      Eliminar
  10. Muy triste...pero tan factible de ser realidad!...aunque no debemos claudicar: siempre es posible iniciar una verdadera revolución!

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La única que hasta el momento sigue con ideales revolucionarios. Me gusta. Creo que nosotros estamos tan hastiados que ya no podemos ver con ojos nuevos

      Eliminar
  11. Y se repite una y otra vez. Espero y deseo ver realizados todos esos principios que suena tan "bonitos".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, me gustaría que fuera de otra manera, pero por ahora... Besotes amiga

      Eliminar
  12. La persona más antigua era la que recordaba. A lo mejor los nuevos libertadores eran distintos...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La edad siempre es un grado Fabián, si o te demencias recordaras todo lo vivido, lo prometido y no cumplido.

      Eliminar
  13. Que real y triste historia pues así sucedió en la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es amiga y la pena es que mas que relato es como dices real como la vida misma. besos

      Eliminar
  14. Un historia que es cíclica y se repite una y otra vez a través de los tiempos, de los pueblos.
    Esos ojos bañados en lágrimas son el broche perfecto para la sensación que provoca tu relato.
    Un gusto leerte María José como siempre.
    Me costó mucho poder comentarte, no me salía la opción de comentarios, te aviso por si le sucede a alguien más.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar tu comentario a pesar de las dificultades. estoy probando esta vista dinámica que me encanta pero no se si será factibles. Besos

      Eliminar
  15. Para mi manera de ver, el error que comete el ser humano es utilizar la violencia, con ella no se puede obtener verdadera independencia. Saludos María José

    ResponderEliminar
  16. La violencia es tan facil de utilizar y los humanos que no tenemos arreglo la sacamos a relucir cada dos por tres. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Aparte de un entrada muy real, me ha gustado tu forma de organizar el blog, muy funcional ya afectivo. enhorabuena!

    ResponderEliminar
  18. Una vez mi hijo, ya hace la tira de eso, me pidió que le explicara qué es un río (estábamos de acampada justo a la vera de uno). Y claro, empecé con aquello de "una corriente de agua que sigue su curso y, de manera inexorable, o acaba en otro río más poderoso o en el mar".

    -¿Siempre hacia adelante? -preguntó.
    -Claro, Por?
    -Porque aquí en la orillita hay una hoja que va hacia atrás -su cara era de "te he pillado, papi!!!"
    -Ahhhhhh, eso es porque hay un remolino -ya me temía la retahíla de "y porqué, porqué, porqué..."


    El caso es que, localmente, los remolinos existen y, con ellos, los retrocesos y hundimientos. Al final, sin embargo, el río avanza. Y nosotros con él. A veces echo una mirada a la historia de los últimos 2500 años y, quieras que no, algo hemos avanzado (y remolinos los ha habido de color muy negro)

    Optimismo, quizá porque vemos.

    Un besazo y feliz verano.

    ResponderEliminar
  19. Me dio una tristeza, se le parece tanto a la realidad. Y por siempre tenemos dentro de nosotros ese bichito que pica, de esperanza, creyendo y volviendo a creer que puede ser así. Aunque la piedra vuelva a nuestros pies.


    Un abrazo MJ :)

    ResponderEliminar
  20. Como dice la canción, María José, ... "y siempre se repite la misma historia". Aparecen los embaucadores salvapatrias y sueltan su letanía de buenas intenciones, lobos con piel de cordero y nosotros, como siempre, crédulos. Luego la realidad nos baja del burro y ¡ala!, otro salvapatrias ocupa su lugar. Y así hasta el infinito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Perdiendo vamos ahora, como bien dices tú. Habrá que encontrar a candidatos y candidatas más competentes, pienso que no todos son iguales. Besos.

    ResponderEliminar
  22. A mí también me ha venido a la cabeza la obra de George Orwell ¿fue él verdad?. Alguien dijo que el hombre es el único lobo para el hombre, y qué razón tenía. Todos tenemos nuestro nivel de tiranía desde el cero al cien: Algunos están más cerca del cero y otros más cerca del cien, pero todos podemos sacarlo en algún momento. Un saludo y perdón por mi tardanza.

    ResponderEliminar
  23. Se que la política es el arte de lo posible. Lo posible es muy poco: todos nos hemos empeñado en que sea así. De todos modos creo que aun quedan causas para apoyar, sin ir más lejos lo que sucedió días pasado con el Presidente de Bolivia fue una vergüenza y hacerlo saber y manifestarlo, es una forma de contribuir mínimamente a que los más débiles, no sigan siendo siempre los más desprotegidos.

    Un manifiesto pesimista, porque la vida está siendo dura. Pero podremos con ella. Ánimo!
    y muchos besos

    ResponderEliminar
  24. Sí que se repite la historia, sí, y siempre unos pocos desaprensivos se aprovechan de la gran mayoría decente.
    Un beso, Mª José.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…