Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Leyenda urbana




Salustio estuvo ahorrando meses y meses para llevar a cabo su deseado  viaje a  Cuba. Su amigo, el Ceferino, le había hablado maravillas de esa isla antillana de bellos paisajes, cálidas playas de arena blanca  y lo mejor, una mulatitas que te hacían perder el sentido. Por  Internet buscó un viaje económico, pero como lo atesorado no le llegaba,  con todo el dolor de su corazón vendió a Linda, su oveja, con la que había tenido más de un escarceo amoroso.  
El Ceferino lo llevo hasta la estación donde cogió un tren que lo dejó en Madrid. Fue directo al aeropuerto donde se integró con el grupo.  Salustio comprobó con asombro que todos eran hombres. Él lo prefirió. Aunque no tenía mucho contacto con las mujeres del pueblo le constaba que la mayoría de ellas eran unas pesadas y mandonas. 
La excitación le impidió dormir durante el vuelo. Desde que llegó al aeropuerto de la Habana pudo comprobar lo que le había dicho su amigo de las mulatitas. Estaban por todos lados. Es más, ni las tenía que buscar, se le acercaban a pares. 
En el hotel divisó a una caballona de piel brillante, pelo negro y piernas de ensueño. No podía dejar de mirarla, la chica fue hasta él y le susurró. Salustio se encendió. Subieron en el ascensor entre besos y arrumacos. Se tiraron sobre la cama y con ardiente pasión Salustio se dejó hacer por aquella diosa.  
Le pareció, en cierto momento, que la hembra tenía algo duro entre las piernas, lo desechó por su inexperiencia con las mujeres; luego cuando le pidió que se pusiera con el culo en pompa, le extrañó, pero quien era él para protestar ante semejante bellezón. Se regodeaba pensando todo lo que le contaría al Ceferino. Se la metió hasta la garganta y él se encendió como cuando se puso cachondo por primera vez con Linda. 
Una hora después, yacian exhaustos. Salustio miraba de reojo a la extraordinaria mujer que yacía a su lado que poseía unas enormes tetas y un badajo colgando. Pues sí, debe ser una especie diferente de mujeres, se dijo; y además  me ha dado por el culo en toda regla. ¡Dios mío! Y yo aquí tan contento ¡Quién me lo iba a decir! 
Satisfecho se dejó vencer por el sueño. Cuando despertó estaba solo en la habitación. Con el andar torpe que presta el ano dolorido fue hasta el baño; en el  espejo, la mulata, le había dejado un mensaje escrito con carmín: Bienvenido a Cuba, ya eres un SIDOSO. 
Salustio lo leyó varias veces: SI-DO-SO,  SI-DO-SO. Mientras   se metía en la ducha, se dijo: Joder, aquí son raros hasta para eso, en mi pueblo simplemente sería MARICÓN.

Más leyendas en casa de Judith

Comentarios

  1. ¿Podría considerarse asesinato, sabiendo que contagias la enfermedad? Una pregunta para los/as juristas. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. El relato es de traca de principio a fin y aunque sea penoso, me he tenido que reír con la frase final, jejejeje.

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaja...MEEEEEEEEE PARTO, jajajajajaja, bien, BIEN!!, jajajaja...

    veamos, me has cambiado el comment unas cuantas veces...de mi felicitación a Salustio por haber cambiado a oveja por chica (aunque ésta quisiera posar en posturita de idem, vaya), hasta mi asquito creciente por la perspectiva del badajo junto a tetas y piernas de ensueño...hasta, HASTA...lo de endilgársela hasta la garganta pero viniendo de popa, ufffffffffffffffffffffff, jajajajaja.

    Y luego, pues la sensación confusa ante una realidad que mezcla el turismo sexual y el SIDA.

    O sea, QUE LO BORDÓ USTED, SEÑORA!!!

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  4. jajaja sin pelos en la lengua te has mandado una que no será de leyenda, pero sí cabe una buena historia transmitida de boca en boca jejeje

    ResponderEliminar
  5. Fuerte relato! No solo por el tinte y la calidad con que lo has narrado, sino por la ignorancia del pobre Salustio (Salustiano, jaja!), pobre es poco, deberá cargar con la desdicha de tener pocas luces... muuuuyy pocas. Presiento que ha vivido una experiencia que le será inolvidable.
    Besos! buen fin de semana!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. Fuerte relato y no me extraña que de leyenda no tenga nada, ya que de esos hay en todos lados.
    Me dejaste impactada.
    Al final es una triste historia.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. Si que hace un tiempo se contaba de esos viajes a Cuba, muchas agencias organizaban excursiones en grupo y siempre eran hombres los que viajaban. A este Salustio le salió el viajecito caro, claro que antes tiene que darse cuenta¿no? Contundente Mª Jose rotundo y contundente si señora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¿Es posible hoy en día ese nivel tan alto de ignorancia?. Salustio fué a Cuba para que lo pusieran como se dice vulgarmente, mirando "pa" Cuenca. Y él sin enterarse. Divertidísima leyenda urbana, Mª José.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hace años contaban en mi bochito que salian aviones llenos de Salustios como el tuyo...O quiza un poco mas iluminados...pero poco no creas, desde la Paloma..hacia tierras más cálidas como la de tu relato, por cierto : La crisis parece haber acabado con esa leyenda.
    Lo del sida si que es una faena y una realidad palpable en nuestra sociedad. Me he divertido imaginando a tu Salustio.
    Besos querida Mº Jose.

    ResponderEliminar
  10. Aunque sea un poco cruel, el pobre tipo era un necio y un inocente y quizás no se merecía lo que le pasó, tengo que reconocer que me reí con sus penurias, muy bueno. Besote

    ResponderEliminar
  11. Ha estado muy bien. Pobre, había salido poco del pueblo; pero se integró rápido a la civilización.
    Muy bien contado amiga
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. ja,ja,ja...me ha parecido genial tu leyenda! Vaya con Salustio, qué ignorancia!Ay dios mio! de verdad que me he reído mucho imaginándolo en faena! Lo peor es lo del sida, que no puedo decir que le esté bien empleado porque me da pena de su ignorancia...aunque a lo mejor si...no se, sería tema de discusión.
    Por cierto, que releyendo he visto que primero lo llamas Salustio y luego Salustiano...
    Besos

    ResponderEliminar
  13. hostias , llano el lenguaje como ...directo el lenguaje como la metedura del cubano...
    por otra parte, una historia breve mía que aún no he olvidado:
    la única vez que he estado en una casa de turismo rural fue hace como uos 10 años. la regentaba un vividor. tuve por compañeros a un cubano rubio y blanco y a su mujer..a la hora de la cena las historias se dispararon. una de ellas decía que desde el aeropuerto de valladolid toas las semanas, por no decir días, lo cual, ahora me parece exagerado...distorsionado por el tiempo y elrecuerdo...digamos, pues, que todas las semanas salía un avión de turistas sexuales para cuba. el precio del polvo? unas simples braguitas o una simple barra de labios...
    y olé por los españoles dije entonces y lo digo ahora..un olé de cabrones, claro.
    medio beso, psiquiatra bonita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…