Ir al contenido principal

Este jueves en domingo: Saltándome las normas.









Una mano de sedosos y finos dedos me desentierra del lugar oscuro en el que me guardan. Recibo una bocanada de aire fresco.  Ella me desliza con delicadeza  de abajo hacia arriba y luego me deja reposar en la parte superior de su muslo tras colocarme en la posición exacta que desea.
Me domina la impaciencia. 
Risas, palabras vacías, más risas… y yo, alerta, expectante hasta ver qué sucede. Me rozan diferentes dedos  que me sacan de mi  letargo y me vuelven loco. Crezco casi un palmo. Cruce y descruce de piernas. Palabras obscenas, divertidas, ardientes, febriles, caricias que no cesan. Me aprietan, oprimen y comprimen. Juguetean conmigo. ¡Uf uf…¿qué será de mí? No puedo aguantar más frenesí. 
De pronto…cuando menos lo espero, un tirón. Una larga uña me desgarra. Siento un intenso dolor. ¡Cielo santo! ¡Pobre de mí!  Me rompo. Soy todo hilachos que terminan por desprenderse. Caigo con lentitud en el asqueroso suelo donde me pisotean de manera repetida unos pies que no paran de moverse. Y allí, roto, manoseado y ultrajado, tomo conciencia de lo dura que es la vida de un liguero. 

Más relatos en casa de Gus

Comentarios

  1. Jajaja, un ligero con vida propia, que curiosa forma de perder las formas, digo las normas. Muy sutil :)


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy sensual y sugerente. Es dura la vida de un liguero, siempre expuesto a situaciones límite. Eso le ocurre por tener esas propiedades tan provocativas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una artista, una científica, una hábil conocedora de los vericuetos de la mente humana, que sabe como llevarnos hacia un final inesperado.
    Larga vida al liguero... reivindiquemoslo, que bien caro que cuestan!!! jajaja

    Un fuerte abrazo, con aplauso incluído. Buen domingo!!

    ResponderEliminar
  4. jejjee muy bueno!...jugoso relato que explora lo sugerido sin necesidad de hacer explícito lo que se quiere decir!...y me ha hecho pensar sobre cuál será la causa por la que unas buenas medias de seda nos hacen sentir mucho más sugestivas y deseables nuestras piernas?

    Un abrazo juevero...hoy dominguero!
    =)

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuántas situaciones podría contar ese liguero! Tú nos has tenido en vilo, la cosa se estaba poniendo interesante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Muy sugerente e ingenioso. Ya se me había olvidado lo incómodos que resultaban. Se lo tiene merecido, el pisoteo, digo. Bss.

    ResponderEliminar
  7. Ufffff, si se rompió el liguero, no quiero ni pensar que les paso a las medias y a su dueña ;-)
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. El frenesí, que es su razón de ser, terminó con su existencia. Paradoja.

    ResponderEliminar
  9. Los inicios prometen,lo siento por el liguero pero me alegro por su dueña,jejejej. Muy sensual el texto. Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Demasiado largas esas uñas, infeliz liguero, objeto del deseo, cruel vida la del liguero que cae en manos ansiosas y poco delicadas.
    Como siempre, rompedora, divertida. Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Y que me gusta a mi que se juegue con los dobles sentidos, jajaja, pero donde has rotos las normas?, lo que has roto es mis ensoñación que ya estaba yo soñando con ... en fin, tocaya, tú ya me entiendes con lo facilita que soy yo de irme por las ramas... jajaja, miles de besossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  12. Mala liga la del liguero! jajaja! su función quedó trastocada, pero hay que aceptar lo que toca.
    Excelente la descripción que ha llenado nuestras mentes de ideas, vagas al principio hasta intensificarse, en una idea algo... promiscua tal vez? jaja! Buen recurso phacia el despiste y la sorpresa final.
    Un beso!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. Sutil, provocador, sensual, excitante.
    Es lo menos que se le puede pedir a un liguero que circunscinda el apetecible muslo. Con este texto, no podría ser de otra manera.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. jajajaja... que relato muy divertido el final y pensando al principio que era otra cosa eee jajaja... muy buen relato muy bien escrito me ha encantado

    ResponderEliminar
  15. Buena hoistoria de esa prenda de ropa, que hasta el final no se descubre. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. A veces me pregunto que mecanismos anímicos hacen que determinadas prendas tengan propiedades de fetiche sexual., Eso es lo que ocurre con el pobre liguero que ve como su vida es rota y destrozada, víctima propiciatoria de la pasión y el desenfreno. En fin, que te lo has currado muy bien como siempre, llevándonos poquito a poco por donde tu querías que fuéramos, hacia un desenlace inesperado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. hace muuuchoo, pero muchooo, tanto que se pierde en el inicio de los tiempos teniendo en cuanta que ya tengo algo así como unos 50 tacos...regalé un liguero rojo. se lo puse en su lugar a la señora en cuestión...me dijo que si me apetecía seguir subiendo con las yemas de mis dedos hacia...
    ¡¡JODÍ EL LIGUERO DEL SUSTO!!!!
    fuera de bobadas, aunque es verdad que le regalé aquel liguero a una amiga, es un relato de lo más erótico que te puedas echar al coleto, amén de sensual. me da lo mismo que el liguero se vaya al carajo, paso de él...me encanta el ambiente...
    medio beso, de las morenas en la mar.

    ResponderEliminar
  18. ¿Qué mejor final que romperse en un juego sexual? Es el final de un liguero con vida propia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Jajaja bueno me sorprendiste con ese final, son tan lindos que da pena que lo hayan roto. Pero es cierto que tiene muy poca vida útil. Me encantó ese punto de vista desde el liguero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. jajajaja si la ropa interior hablara...

    Bss.

    ResponderEliminar
  21. Sugerente y provocador, si señora. Roto el liguero adios medias.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Bueno, leía esperando encontrar la sorpresa y no la encontré hasta la última palabra.
    Dura vida la de un liguero.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Pues estoy a salvo de desgarros en ciertos complementos de mis piernas porque jamás he usado ligueros, menuda incomodidad, prefiero los leotardos o los calcetines, jajajaja! Vaya sexapil que tengo, eh?

    Un beso y cafelito.

    ResponderEliminar
  24. María José me han gustado mucho las aventuras y desventuras de un liguero que al salir de su cajón creyó que llegaría a conquistar el mundo, y su triste final fue verse pisoteado por ese mundo.

    Un responso por el liguero de vida corta

    ResponderEliminar
  25. Una noticia de última hora en la plana de sucesos.
    Excelente y sugerente, exquisito, besitooooooo.

    ResponderEliminar
  26. Bueno amiga, has conseguido mantener mi curiosidad por saber qué le esperaba al ligero, aunque soy experta en romper medias, me encanta esa pequeña prenda,no soporto los pantis.
    Me ha encantado tu relato.
    Besos querida amiga.

    ResponderEliminar
  27. Yo no he pasao del primer parrafo, con la primavera tan alborota, ahi me quedi. Magnifico, Maria Jose. Besis

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…