Ir al contenido principal

Paseando con Ramón Alcaraz








Conocí a Ramón gracias a una escritora cordobesa afincada en Benalmádena, Mercedes Martin, que me sugirió la idea de que realizar su taller literario on-line, con idea de aprender  técnicas  narrativas. Luego tuve la oportunidad de hacer con él un taller de relato y otro de novela en vivo y en directo, donde pude seguir constatando  su calidad como docente y como persona. Muchos de los que escriben en los "jueves" y anteriormente en los sábados literarios de Mercedes  han sido alumnos del taller literario el Desvan de la memoria.

Ramón Alcaraz García nació en Cartagena en 1962. Actualmente reside en Madrid. Es escritor, editor, corrector y profesor de guion y técnicas narrativas. 
Dirige el taller literario El desván de la memoria, donde imparte clases de escritura creativa; labor que compagina con la redacción y corrección de textos para diversos medios, empresas y autores. 
Tras madurar durante bastante tiempo la idea creó recientemente la editorial también llamada El desván de la memoria, que ha lanzado cuatro libros en 2012 y que nace para dar oportunidad a autores noveles, nuevas voces literarias y difundir la experiencia docente del taller en los últimos diez años.
Cuando le pregunto a Ramón por un lugar de su ciudad qué quieras compartir con los lectores?, me responde que cualquiera  de los pocos cafés-librería que quedan en Madrid, o también los cafés con encanto, antiguos y tranquilos, donde poder charlar.  De manera que me cito con él en Ocho y medio un bar-librería adyacente a la Plaza de España y con una acogedora decoración.  Y comenzamos a charlar saboreando un excelente té y rodeados de libros.



¿Quién es Ramón Alcaraz?
Una persona, sin más. Y después lector, escritor, un soñador… 
¿Té, café o chocolate para desayunar?
Antes tomaba café. Desde hace pocos años me pasé al té. El chocolate está demasiado bueno como para tomarlo habitualmente, queda para las ocasiones especiales.

¿Una figura importante en tu infancia? ¿por qué?
Mi padre, por su amor por la literatura. Mi recuerdo de infancia es una casa siempre llena de libros.

¿Qué importancia das a la familia?
Mucha, soy mucha importancia a los vínculos familiares, incluso a los que se van quedando lejanos. Procuro mantener contacto y relacionarme todo lo que puedo con todos.
¿Crees en el amor a primera vista?
¿Qué es para ti la amistad?
Igual que la familia; un vínculo fundamental, me gusta mucho ser amigo de mis amigos, cuidar la amistad, rencontrarme con los amigos siempre como si no pasara el tiempo. La amistad para mí es darlo todo sin pedir nada a cambio. O como dice esta frase: “La amistad es acudir en los buenos momentos cuando nos llaman y en los malos sin ser llamados”. 
¿Tienes muchos amigos o muchos conocidos?
Sí, y me siento muy afortunado por ello.¿Recordar o soñar?
Yo sueño más que recuerdo. Sería lo mismo que pasado o futuro, ¿no?; no me gusta vivir ni recrearme en el pasado y sí me gusta soñar en lo posible o en lo imposible, porque eso es pensar en lo que ha de venir, mirar hacia delante.

¿Te gustan los animales? ¿Tienes mascota?
Mucho. Ahora no tengo mascota, tuve una perrita cocker desde cachorro hasta que murió con catorce años. No puedo tener una mascota en un piso pequeño sin terraza, es un suplicio para todos.
¿Prefieres caminar o ir en automóvil?
Caminar, sin duda. Y más desde que vivo en Madrid. Parece mentira lo que una ciudad tan grande estimula para realizar grandes desplazamientos a pie.
¿Soledad o bullicio?
Soy más amigo de la soledad. El bullicio es para ocasiones especiales, me satura más que estar solo.
¿A qué país te gustaría viajar?
Alguno que no haya visitado todavía. Ahora mismo pienso en Noruega o Japón.
¿Cuántas horas necesitas dormir para encontrarte bien?
7, es lo que suelo dormir.
¿Cómo es un día cualquiera para Ramón?
Ordenador, ordenador, ordenador; leer, leer, leer; revisar, escribir, corregir. Y una comunicación continua con mucha gente, recibo y emito mucha y constante información. Entre todo eso, las cosas de la vida.
¿Cuál es tu comida preferida?
El sushi. Me gusta tanto que aprendí a cocinarlo con dos chefs de restaurantes madrileños.
Una canción
Cualquiera de los Beatles, de los que soy fan desde chico.
Una película
Siendo tan cinéfilo, esa pregunta es muy complicada. Me resultaría más fácil elaborar una lista de diez favoritas o incluso seleccionarlas por género. Si me he de quedar con una sola: El hombre tranquilo, de John Ford. Y si me preguntaras por una película musical: Camelot, de Joshua Logan.
Un libro
Pues uno que es poco conocido, que influyó mucho en mi infancia, de relatos: Historias del Atardecer, de Dino Buzzati.
¿Qué ha supuesto para ti el taller literario El Desván de la Memoria? ¿Y tú nueva, recién creada, editorial?
El taller ha supuesto un cambio radical en mi vida, que ha afectado tanto a mi mundo laboral como personal. Me ha dado muchas alegrías, tanto las que he vivido en la soledad del trabajo diario como en el contacto con la gente en momentos especiales: premios, lecturas, presentaciones, encuentros… El mejor regalo que me ha hecho el taller es contar con muchos y buenos amigos.
La editorial en realidad es un tributo que le debo a mucha gente que lleva trabaja duro día a día, escribiendo; ahora mismo supone un gran trabajo, pero compensa. 
¿A escribir se aprende?
Sí, a escribir se aprende; si no nadie mejoraría ni evolucionaría. Uno puede aprender a escribir por sí mismo, leyendo y siendo constante. La ayuda de alguien que te guía “acelera” ese proceso.
¿Con qué frecuencia escribes?
Escribo mucho cada día, pero son textos que reviso o por encargo, propios de mi trabajo. No escribo tanto como quisiera aquello que me gusta, lo que es de mi creación. Precisamente mi regalo de los 50 cumpleaños que acabo de cumplir era permitirme más tiempo para eso; pero no sé si me lo voy a poder permitir. 
¿Prefieres escribir de día o de noche?
De día, para mí el mejor momento para escribir es la mañana, cuanto antes mejor, porque uno está más despejado.
¿Lápiz y papel o computador?
Lápiz y papel para las ideas y para bocetos, y computador para el texto definitivo.
¿Libro en papel o lector  de ebook?
En papel, no tengo lector de ebook  …  (todavía…) Esto es imperdonable (esto es mío ;-) jajaja
¿Algún secreto inconfesable que quieras contarnos… jaja?
Nada me gustaría más, pero ahora mismo no se me ocurre ninguno. Creo que he tenido una vida bastante normal y que no ha dado para tener secretos, y aún menos inconfesables. Por un lado supongo que es bueno, pero por otro no queda “literario”; no hay nada más jugoso que lo recóndito en cualquier vida.

Gracias a Ramón por este paseo, en este caso no caminando sino  entre libros. Si alguien quiere saber más sobre el taller o la editorial puede entrar aquí: http://www.tallerliterario.net

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…