Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Mis jueves






-¿Por qué los jueves?

-Pues no tiene una explicación, Tésalo lo quiso así. Cuando se terminaron los sábados de Mercedes, él decidió continuar para no perder el contacto y pensó que a mitad de semana iría bien.
-¿Todos seguisteis escribiendo?
-Pues ahora no recuerdo, pero la mayoría creo que sí, aunque con el transcurrir de los años algunos nos abandonaron.
-¡Qué pena!
-Algunos de ellos continúan con su blog y otros no. Ten en cuenta que el mundo de los blogs es muy duro y efímero. Escribir todos los jueves o casi todos, sobre un tema a veces se hace complicado compatibilizarlo con las responsabilidades, deseos, actividades…de cada uno. Además en el momento en que dejas de escribir por un tiempo pierdes la comba y luego te cuesta más recuperarla.
-¿Qué pasó con Tésalo?
-Pues no sé a ciencia cierta, creo que dirigir al grupo todas las semanas le vino largo, por eso pidió ayuda. Seguro que aunque por ahora no participe nos lee todas las semanas.  Desde entonces tomó el relevo Gus y hasta hoy.
-¿Por qué jueveros?
-jajaja…Ahí me pillas. No sé de donde partió la palabra, quién comenzó a utilizarla y fabricó una imagen que nos representara. Creo que vino del otro lado del océano, pero luego se lo preguntamos a ellos y seguro que lo saben. Tienes que tener en cuenta que lo importante no es la palabra en sí, sino lo que entraña.
-¿Cómo?
-Ser JUEVERO no es sólo escribir sobre un tema, previamente elegido, y colgarlo en tu blog a ser posible el jueves, aunque hay por ahí muchos indisciplinados que lo cuelgan cuando quieren…jejeje.
-¿Entonces lo importante no es escribir bien, de forma amena, con relatos bien construídos literariamente…?
-¡Qué va! Eso lo puede hacer cualquiera; de hecho, hay magníficos blogs literarios y grupos dónde te enseñan, te corrigen, te señalan y te indican cómo hubiera quedado mejor tu relato. Esos grupos son geniales si lo que quieres es avanzar en este mundo  de la escritura.
Ser JUEVERO trasciende, en el sentir kantiano.
Ser JUEVERO es compartir, colaborar, cooperar, acompañar, ayudar, amparar, empatizar, disfrutar con las lecturas, saber leer más allá de la líneas para detectar como se encuentra esa persona, qué mensaje nos deja, hoy por mí mañana por ti, preservar, cuidar de los otros como si fueras tú mismo … lo de menos es lo que escribas y cómo lo escribas.
Ese es el alma de nuestro grupo. Lo demás viene rodado, por eso la necesidad de comprobar en vivo y en directo si lo que intuímos en el mundo virtual es así, y de ahí nuestros encuentros
-¡Vaya! Pues no sé si entonces me interesa este grupo. Yo quiero aprender, escribir una novela y por eso he comenzado por el blog.
-Ahora ya puedes escoger libremente. Es más creo que deberíamos de construir un decálogo de los que es ser JUEVERO, para los que como tú se acercan al grupo sepan dónde se meten.
-Me lo pensaré porque yo no se si podré con todo eso.
-Cuando lo decidas, aquí estamos, siempre abiertos a nuevos integrantes. Los grupos deben de tener savia nueva para que no se marchiten.
-Vale. Pues hasta otra…


-¿Y ese?
-Uno que quería entrar en el grupo…
-¿Y?
-Se lo va a pensar. Cuando le he explicado que lo importante es lo que somos y no lo que escribimos parece que no le ha interesado.
-Cómo a tantos…

Más relatos en el Daily 

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…