Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Cine



La sala es pequeña. Dos filas con cinco cómodas butacas de color granate cada una.  Roger está sentado en el centro de la segunda fila. Detrás de él, un haz de luz que pasa por encima de su cabeza enfocado hacia la pantalla. Silencio. Pulsa un botón del mando a distancia que tiene en la mano; aparecen unas imágenes difusas y desenfocadas. Colores diversos que se mueven de un lado a otro hasta que van tomando su auténtica forma. Su mujer y su hijo en el jardín, al lado de la piscina. El corazón le da un brinco. Por el altavoz se escucha el balbuceo de su hijo: pa,pa,pa…  y  la ostentosa risa de Clara que le dice que lo repita y juntando sus labios le guía para que una las dos sílabas mágicas: pa-pa. Las lágrimas bañan el barbudo rostro de Roger. Al poco la imagen se transforma. Delante de la chimenea el niño recita el papel que le han adjudicado en la representación de Navidad que organiza  el colegio. Rubio, de grandes ojos azules, mira a la cámara mientras abre las manos y dice:  Soy un ángel del cielo y he venido  hasta vosotros para traeros la buena nueva…Roger reprime como puede una intensa arcada. La angustia se apodera de él. No puede detenerla y al poco se convierte en una culpable desesperación. Esta vez no podrá superarlo. El tormento se multiplica con el tiempo en lugar de atemperarse como le dicen los médicos. Decidido toma entre sus manos el arma que descansa en la butaca contigua; la apoya en su sien derecha. Un segundo, que parece una hora, y su cerebro da la orden al dedo para que apriete el gatillo. Un ruido sordo y el cuerpo de Roger se inclina hacia la izquierda. El arma cae de la flácida mano, se pierde en la mullida alfombra. En la pantalla, las última imágenes. En el coche, el niño desde su asiento trasero  juega con la cámara de video intentando enfocar  los árboles que presurosos se alejan por la elevada velocidad; la voz asustada de Clara: No  corras tanto, no pasa nada porque lleguemos un poco más tarde…
--Corten --grita el Director
El clack de la claqueta se escucha y el silencio se transforma en un aplauso.
--Excelente toma, no tendremos que repetirla. Gracias a todos.  Has estado impresionante, Marcos. Mañana nos vemos a la misma hora.
Más sobre cines en el blog de Mónica

© María josé Moreno

Comentarios

  1. La ficción del cine (del bueno) logra transformarse en realidad por lo que dura una película...y ahí radica su magia incomparable. No es lo mismo, tampoco, ver películas desde una TV que en una sala cinematográfica.La emoción es diferente, el poder de trasladarnos, también.

    un abrazo y muchas gracias por participar!

    ResponderEliminar
  2. Es la magia del cine, a poco que sea interesante, nos metemos en ella ciegamente y nos llegamos a creer practicamente todo. Al menos mientras dura la película.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hay escenas que no pueden repetirse, cine reality, apretar el gatillo o el botón de acción !claqueta!.
    Magnífico entramado entre lo real y lo fictício, la mágia del cine, mejor que el vídeo.
    Besito peliculero.

    ResponderEliminar
  4. Como una buena película que hace sentirnos parte de ell, así ha sido tu historia, a medida que lees vas imaginando, vas viendo y sintiendo la tristeza y la angustia del protagonista hasta el intante de ese !corten!.
    Un mágnifico guión Mª José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me tenías con el corazón en un puño (o viceversa). Menos malque Roger era ficción.
    El ritmo del relato me parece genial, me ha enganchado totalmente.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Una gran escena dramática, con un buen final, sólo era ficción. me ha gustado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. las escenas de remordimiento o depresion inasumible son frecuentes y dificiles de hacer creibles, en este caso te ha salido un buen storyboard.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. ¿Sabes? He escuchado hasta el disparo. Muy bueno.

    Te dejo un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  9. apa... excelente amiga. increible final! me encantó el cineadentro que nos mostraste. un beso!

    ResponderEliminar
  10. Excelente clima de tensión, magnífico retrato de la desesperación de un padre mientras rememora escenas de esa infantil vida truncada por su imprudencia, desesperación que le lleva al climax final de acabar con su vida mientras en la pantalla se escenifican los momentos finales. Y la relajación final que llega a golpe de claqueta. Todo era ficción, aunque esa ficción refleja una realidad mil veces repetida. Me has atrapado en tu relato, María José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Menos mal que era ficción. Has logrado meternos tanto en el papel que nos hemos quedado angustiados pensando en el protagonista, sobre todo en el momento del tiro. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. mira, de las morenas...
    creo que me conoces en mis formas de hablar...así que no voy a reproducir ninguna aquí por que he dicho más de una..
    no te jodeee¡¡, va la niña y al final dice eso de que cortennnn¡¡¡
    en serio...esas frases cortas, esa velocidad adquirida en el relato, me han puesto de los nervios...
    y al final, va la niña y dice eso de COOORRRTENN¡¡
    CULLONS, de las morenas...
    y mira que yo he hecho un relato igual....en siendo el mío triste...este este...
    insisto, me has puesto de los nerviosssss¡¡¡
    y por lo tanto, MUY BUENOOOOO
    medo beso....
    p.d.
    he borrado el anterior, por que con los nervios hasta había escrito aquello de había,por ejemplo, sin h y con v

    ResponderEliminar
  14. Por suerte el director dijo corten! yo también me había puesto triste ya. El tipo viendo la filmación con el arma al lado, una especie de despedida, la culpa no lo deja vivir, terrible
    Muy buen relato para este jueves de cine
    un beso

    ResponderEliminar
  15. Menos mal que era ficción, ya se me estaba helando la sangre esperando lo peor.
    Esto es el cine con toda sus realidades y ficciones.
    Me mantuviste alerta, jaja.

    Me gusto mucho.

    ResponderEliminar
  16. mira que en el cine y eso que es un tipo de arte mira que se ve de todo eeee

    ResponderEliminar
  17. He ido pasando de una filmina a otra en tu texto con la rapidez misma de la escena. Irrepetible, debería de serlo pues en ella hay tanta realidad...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Si señora, has conseguido tenernos con el corazon en la garganta hasta el final.
    Por Dios, ¿es que tu todo lo haces bien? hasta guiones de cine ¡ole!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  19. Un buen director, sabe donde interrumpir la escena. Ud. sabe manejar la cámara, y no solo la de imágenes fijas....

    besos y buen domingo!!!

    ResponderEliminar
  20. HORRIBLE. Sobre todo porque el final me parece que está abierto. No he visto que Marcos responda. ¿O soy demasiado pesimista? Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Que ritmo tiene este texto, no pude parar ni a respirar, pasé por todas las emociones juntas, impresionante tu forma de relatarlo.
    Me gustó mucho y me sorprendió el final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Uyy, al principio pensé que se estaba grabando una pelicula de video casera y familiar, pero resulta que al final se estaba grabando una escena, menuda escena, creí que me había equivocado de canal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¡Uff, menos mal! no sabés el alivio que me dió leer la estrofa final!!
    Muy buen suspenso, excelentemente llevado, la tensión, el clima opresivo de tu personaje, muy buen relato Ma. José, se veia venir un desenlace como el que sugerías, pero al final: corten la ficción!
    por cierto acabo de leer el capitulo de la novela y la verdad es que me encantó, me parece que tiene un gancho fantastico. Te felicito!
    Besote amiga

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…