Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Mascotas




POPY

Está sentada sobre sus patas traseras y me mira. Me mira, pero no me ve; hace tiempo que sus cristalinos se volvieron opacos, casi blancos.
Está sentada sobre sus patas traseras y mueve las orejas en un gesto característico, como si prestara atención a lo que le estoy diciendo. Imposible, no oye; hace tiempo que sus oído se endureció, dejó de alterarse ante cualquier movimiento, sonido, ruido, dejo de ladrar cuando escuchaba que alguien llegaba al portal de nuestra casa.
Está sentada sobre sus patas traseras y al poco se levanta, cambia de posición. Sus articulaciones artrósicas le provocan dolor. Cambia de postura, me mira, mueve sus orejas y de echa sobre el cojín. Uno, dos minutos…y sus ronquidos se escuchas en toda la casa. Duerme y duerme.
Ésta es Popy, mi mascota. Una perra schnauzer tierna, cariñosa y amada que ha envejecido a mi lado. Acaba de cumplir  quince años; una viejecita, como yo le digo cariñosamente con un nudo en la garganta que confunde mis palabras y lágrimas en los ojos, cuando compruebo, con el pasar de los días, que  se hace un poquito más vieja.
Mi querida Popy, la que llenó el hueco que dejó nuestra anterior mascota, Chispa, una perrita de lanas que nos dejó después de diez años, más arisquilla y traviesa.
Mi fiel Popy que a la muerte de mi padre, estuvo mucho tiempo triste,  sin comer, yendo y viniendo al dormitorio que él ocupó. Una depresión, me dijo el veterinario que tenía. Paradojas de la vida… y yo sin enterarme.
Mi afectuosa Popy que me esperaba detrás de la puerta a que llegara del trabajo, moviendo su diminuto rabo para manifestarme su alegría con grandes lametones de su rosada lengua.
Mi glotona Popy, que se subió un día a la mesa para comerse  el acompañamiento del cocido, incluído el tocino y que tardó casi una semana para digerirlo.
Popy es mayor, no ve, no oye, se asusta de todo, no le gusta que la toquen, no me da lametones…, pero aún mueve el rabo en una circunstancia: ante su plato. En el momento de la comida sufre una trasformación al estilo de Mr Jeckill; como si volviera a su juventud, danza y brinca con sus patas reumáticas esperando el alimento. Incompatible con sus achaques, pero cierto. Disfruta comiendo, más bien, devora en  instantes. Al poco, el plato está vació y vuelve sus ojos ciegos hacia mí, implorando más y más…no tiene hartura. Luego a dormir, a roncar y a soñar con el próximo plato de comida.
Esta es mi Popy. Y a mí se me encoge el alma cuando enferma, cuando no se quiere levantar de su cama o cuando no se acerca a la comida como es habitual en ella. En ese justo instante, se me hace presente su edad, su posible pérdida… No sé qué haré cuando no esté conmigo.
Por ahora continúo disfrutando de su tranquila y ausente compañía, de sus ronquidos y de su danza alrededor de la comida; espero que por mucho tiempo.
Mi amiga, mi compañera, mi mascota,  como tú no habrá otra.

Gustavo sabía que con este tema volvería a estar aquí, y así ha sido. Me alegro de encontrarme de nuevo con vosotros.
Más mascotas en casa de Gustavo

Comentarios

Manuel ha dicho que…
Me imaginaba que aperecerias con alguna historia de Popy. Nuestros compañeros de viaje nos ofrecen lo mejor de su vida y en justa correspondencia nosotros procuramos mimarlos en esos duros momentos en los que sus fuerzas flaquean.
Que gran compañia, Maria Jose, ¿verdad?
Un beso
maria jose moreno ha dicho que…
Pues sí Manolo, no podia dejar pasar esta oportunidad de recordar, aunque sea en pocas lineas, lo que ha supuesto tenerla entre nosotros. Ahora mismo la tengo a mi lado en su cama y le queda unos segundos para empezar a roncar jejeje.
Besitos
Marypiper ha dicho que…
Ainss hija mia, se me ha encogio el corazon al leer estas lineas.

Es cierto que tu perrita esta muy mayor pero el perro de mi amiga murio hace poco con 19 años, asi que quizas tengas perra para rato.

Yo personalmente no sabia cuanto se podia querer a un animal hasta que mi Kokito llego a mi vida. Los animales son los seres MAS SINCEROS que vamos a encontrar a lo largo de nuestra vida, te lo dan TODO a cambio de un poco de cariño
Mari Carmen Polo ha dicho que…
Qué triste y qué tierno a la vez, María José. Animales que envejecen junto a sus dueños, ciertamente tiene que ser muy duro saber que llegará el día en que ya no estarán. Tu por ahora la tienes contigo. Es lo que cuenta.

Un abrazo
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Un placer que hayas vuelto, me alegro. Has picado por el tema, Popy se lo merece, ahí está sentada sobre sus patas traseras, y tú la disfrutas en cada detalle, tanto nos ofrecen, tanto dan sin esperar nada, acaríciala de mi parte. Viejita Popy, lo sabes, María Jose te quiere.

Felicitaciones por Baldo, ánimos amiga.
Besitos.
Verónica Marsá ha dicho que…
Pobreta, al menos tiene quien la cuide. Ayer vi una perra acabada de parir por la carretera y todavía tengo el estómago encogido y el corazón en un puño.

Beso y bienvuelta de nuevo.
Susurros de Tinta ha dicho que…
Joooo, ¡¡¡no es justo!!!, yo pensaba convertirme en abogado del diablo y hacer diabluras e ir como alma que lleva el diablo protestando de todas vuestras mascotas, jejeje, vaaaale, que quieres?, hoy me sentía traviesa, pero llegas poniendo el alma en los deditos y a ver quien es el demonio que no se enternezca con Popy, no es justo, que lo sepas!, me has cortado el rollo tipo Loki que llevaba yo este jueves, tocalla, ¡¡¡no me simpatizas!!!, aunque me alegro un infinito verte de nuevo por los jueves, miles de besossssssssssssssss
Carmen Andújar ha dicho que…
Es lo que pasa con los animalitos, se les coge tanto cariño, que cuando desaparecen es muy difícil llenar su hueco. Mejor no pienses y disfruta de ella ahora.
Un abrazo
Leonor Montañés Beltrán ha dicho que…
Disfrútala mucho y dale mimos, todos los que te pida. Luego tendrás un bello recuerdo. El caniche de mi hermana, Bongo, también se quedó ciego y daba mucha penita verlo tropezando, procurábamos mantener cada cosa en su sitio para que él no tuviera problemas. Me alegro de que hayas participado. Un beso.
Lola y Mari Carmen Polo ha dicho que…
Afortunadamente Popy te tiene a ti, que velas por ella.

Un abrazo para ti y otro para PoPy

Lola
Anónimo ha dicho que…
Quiero darle las gracias a Popi, porque gracias a ella has aparecido de nuevo entre nosotros. En esta ocasión para rendir amoroso homenaje a esa perrita que tanto significa en tu vida. Ha envejecido a tu lado, ciega, sorda, artrítica y comilona. Entiendo perfectamente los sentimientos que en tí despierta tras una vida contigo.
Ojalá que esté a tu lado por mucho tiempo.
Un abrazo.
Juan Carlos ha dicho que…
Mucha alegría leerte esta semana. Más con una historia tan hondamente sentida. Me gusta como reflejas esa actitud de la perrita, sus bellos sentimientos, la ternura que sientes hacia ella.
Muy bonito. Un beso, amiga.
CAS ha dicho que…
Son seres especiales que tenemos la fortuna de conocer y de que nos quieran. Precioso tu relato, tierno, emotivo. Salta a la vista tu humanidad frente a tu mascota, cuando te preguntas como cualquiera qué harías si te dejara... tú que conoces y utilizas las herramientas para superar este tipo de situaciones.

Como cualquier viejito, Popy se regocija con lo que le queda en la vida por disfrutar: la comida!!!! y por supuesto de tu cariño incondicional.

Un fuerte abrazo,querida amiga, me encantó verte por aquí.
Neogeminis ha dicho que…
Me ha conmovido leer sobre tu perrita. Viejita y con tantos achaques pero aún le queda el disfrute de la comida! jejejee...y tu compañía, claro, que bien merece y seguro te agradecerá!

Un abrazo!
Sindel ha dicho que…
Compañeros de la vida en las buenas y en las malas, siempre dandonos amor sin pedir nada a cambio. Verlos crecer junto a nosotros es hermoso.
La foto es preciosa!!!
Un beso
Ricardo Miñana ha dicho que…
Son los animales mas nobles.
te deseo una buena semana.
saludos.
maruja ha dicho que…
En mi barrio, que es de viejos, hay muchos con sus perrillos, y creo que es porque dicen que te ayudan a vivir mejor; ¿no seguimos siendo unos egoistas?
Besos
Las letras de mi despensa ha dicho que…
María José, al leer tu relato, la verdad es que me ha dado cierta envidia (sana, claro). Yo también tuve un schnauzer, se llamaba Benito. Hace un año que murió y aún me sigo acordando de él.
En fin, una pena que no sean más longevos.
Un abrazo
Maruxela ha dicho que…
Jolines, no pienses ahora en la edad. Disfruta su momento.Tengo una perrita similar a la tuya de 4, añitos. Es cierto que hacen unas fiestas tremendas cada vez que vuelves a casa .Son unas perritas fieles y atentas a los extraños ruidos que pueden surgir en casa. Entiendo ese sentimiento hacia tu amiga fiel. Un tierno abrazo

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …