Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Vamos a describir


Foto MJMoreno2011

Cuentan que la historia no la hacen las personas sino aquello que las personas dejan  a su paso, siglo tras siglo; por ello presumo con elegancia y majestuosidad  de estar situado en la calle San Francisco, calle principal de la insigne ciudad de Oviedo. Cuando no era más que un sucio y cochambroso solar, allá por el 1900, un indiano,  se prendó del lugar, se apresuró a contratar al mejor arquitecto de Madrid ordenando que construyera la casa de sus sueños, aquella a la que retornaría con su mujer, sus hijos y los nietos; con  los bolsillos llenos de monedas, esas que no tenía y que le obligaron a emigrar, para dejar de pasar hambre, abandonando la mina en la que trabajaba, por dos reales.
El arquitecto, el señor Montero, me dibujó tal como le gustaría que fuera, y con el paso de unos meses, casi un año, ladrillo a ladrillo tomé forma en tres plantas y buhardilla. Me acotaron con tabiques para componer las distintas habitaciones que el propietario tenía en mente, cubrieron mis ventanas con magníficos cristales traídos de un lejano lugar y las adornaron con finas rejas que  formaban delicados dibujos. Mi zona preferida era la bohardilla, allí las tejas superpuestas a modo de escamas de pez competían con las que me cubrían, más vulgares pero no por ello menos necesarias, adornando el entramado de ventanucos a través de los que se filtraba la luz del sol. Una erguida chimenea me coronaba; unos colores vivos, brillantes, mezcla de verdemar con ocres y rojizos me hizo diferente al resto de edificios, ahí radicaba y radica mi singularidad.
Cuando el indiano llegó con toda su familia, observé con gusto caras de asombro, bocas abiertas en las chicas de servicio, incredulidad en los alegres e infantiles ojos de los niños que se las prometían perdidos por aquella inmensidad, y un regusto de orgullo y poderío en ese hombre que  volvía a su casa, a su tierra.
Esta es tu casa le susurro al oído a Guadalupe, su mujer, mientras abría mi cancela con una enorme llave.
Los extraño, ya no queda nadie de aquellos primeros habitantes, ahora mis plantas se llenan a diario de gente que va y viene, no se quedan; me han transformado en un edificio de oficinas, tan sólo me subsiste el consuelo que me proporciona Mari Fe, la hija de una de las criadas, que nació aquí y a la que le adjudicaron en el testamento la buhardilla. Ella me sigue mimando, da lustre a mis barrotes y encera el pasamanos de la escalera todas las semanas. ¡No sé qué será de mí cuando ella falte!

Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…