Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Vamos a describir


Foto MJMoreno2011

Cuentan que la historia no la hacen las personas sino aquello que las personas dejan  a su paso, siglo tras siglo; por ello presumo con elegancia y majestuosidad  de estar situado en la calle San Francisco, calle principal de la insigne ciudad de Oviedo. Cuando no era más que un sucio y cochambroso solar, allá por el 1900, un indiano,  se prendó del lugar, se apresuró a contratar al mejor arquitecto de Madrid ordenando que construyera la casa de sus sueños, aquella a la que retornaría con su mujer, sus hijos y los nietos; con  los bolsillos llenos de monedas, esas que no tenía y que le obligaron a emigrar, para dejar de pasar hambre, abandonando la mina en la que trabajaba, por dos reales.
El arquitecto, el señor Montero, me dibujó tal como le gustaría que fuera, y con el paso de unos meses, casi un año, ladrillo a ladrillo tomé forma en tres plantas y buhardilla. Me acotaron con tabiques para componer las distintas habitaciones que el propietario tenía en mente, cubrieron mis ventanas con magníficos cristales traídos de un lejano lugar y las adornaron con finas rejas que  formaban delicados dibujos. Mi zona preferida era la bohardilla, allí las tejas superpuestas a modo de escamas de pez competían con las que me cubrían, más vulgares pero no por ello menos necesarias, adornando el entramado de ventanucos a través de los que se filtraba la luz del sol. Una erguida chimenea me coronaba; unos colores vivos, brillantes, mezcla de verdemar con ocres y rojizos me hizo diferente al resto de edificios, ahí radicaba y radica mi singularidad.
Cuando el indiano llegó con toda su familia, observé con gusto caras de asombro, bocas abiertas en las chicas de servicio, incredulidad en los alegres e infantiles ojos de los niños que se las prometían perdidos por aquella inmensidad, y un regusto de orgullo y poderío en ese hombre que  volvía a su casa, a su tierra.
Esta es tu casa le susurro al oído a Guadalupe, su mujer, mientras abría mi cancela con una enorme llave.
Los extraño, ya no queda nadie de aquellos primeros habitantes, ahora mis plantas se llenan a diario de gente que va y viene, no se quedan; me han transformado en un edificio de oficinas, tan sólo me subsiste el consuelo que me proporciona Mari Fe, la hija de una de las criadas, que nació aquí y a la que le adjudicaron en el testamento la buhardilla. Ella me sigue mimando, da lustre a mis barrotes y encera el pasamanos de la escalera todas las semanas. ¡No sé qué será de mí cuando ella falte!

Comentarios

Carmen Andújar ha dicho que…
Lo que habrá visto ese edificio si pudiera hablar, se ve precioso; pero claro la gente que lo habitó o se ha muerto o ha marchado. Siempre me han gustado esas casas antiguas con cierta originalidad.
Mª José, ánimo con tu novela, entre todos la daremos a conocer.
Un beso
CAS ha dicho que…
Ando regalando adjetivos y a tu relato le regalo el de "costumbrista". Otro de yapa: "entrañable"
Besos, recién llegada.
Neogeminis ha dicho que…
Siempre me han resultado atractivas las historias que-imagino- nos podrían contar los viejos edificios, aquellas casas alguna vez habitadas y en las que hoy quizás, el tiempo y el desgaste le han ganado la batalla a la vida.
Una vívida descripción de lo que pudo haber sido el comienzo de un cálido y magnífico hogar.

un abrazo.
Escribir es seducir ha dicho que…
ES PRECIOSO LA FOTO ES MARAVILLOSA Y TU DESCRIPCIÓN ME PERMITE SENTIRME EN AQUEL LUGAR

SALUDOS
a.medina ha dicho que…
muy bonito, este relato.
San ha dicho que…
El regalo tras años de imaginarla, la casa perfecta, a la altura de lo que se espera que han de poseer. Majestuosa sin duda. Años que no perdonan la devuelven a una actualidad menos humana,de hogar a oficinas triste final.
Me pasee por sus rincones y vi quien la habita gracias a tu descripción.
Un abrazo.
Manuel ha dicho que…
Perfecto ese giro de no describir sino de autodescribirse, una forma distinta de entender el reto que se planteaba y que has resuelto con plena satisfacción.
Que envidia!!!!
Un beso, MJ
Gambeta de Lana ha dicho que…
Originalmente esplendido lo que ha descrito ese caserón.
Saludos
rosa_desastre ha dicho que…
Cuantas historias se respiran desde las paredes del viejo edificio que nos describes, tu nos abres una puerta a la imaginacion... habrá que habitar sus rincones de vez en cuando.
Un beso
Teresa Cameselle ha dicho que…
Bonita descripción de una casa preciosa. Cuántas historias de trabajo, lucha y éxito se esconden entre esas casas de indianos. Debería ser un museo, un lugar donde perderte, descubrir cómo se vivía entonces, y soñar con otros tiempos.
maria jose moreno ha dicho que…
Queridos amigos blogueros y jueveros, gracias por leerme y por vuestros comentarios. El relato es de ficcion pero cuando vi la casa me la imagine de esta manera.
Un besazo para todos
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Hay casas que nos proyectan a otros tiempos, que nos hablan, que se hacen vivas como si las ventanas hablaran, y las tejas y las paredes. Gentes que allí vivieron.
Para que se sienta esa sensación hay que saber escribirla o describirla como tú, María José.
Bien regresada, nos vemos. Besitos.
Juan Carlos ha dicho que…
Como nieto de indiano, tu relato me llega más. Cuando llenaban de monedas sus bolsillos trataban de demostrar a quienes se queedaron de su éxito. Lo cuenta estupendamente la novela "El rediezcubrimiento de México".
Me dejo de rollos, me gusta esa autodescripción con sentimientos del edificio.
Muchos besos, querida amiga.
maruja ha dicho que…
Que bonito, que bonito. Me ha llenado de nostalgia de las casas en las que veraneé en mi infancia en el norte ... y que nunca fueron mias.
Atalanta ha dicho que…
María José, hija como te superas a ti misma.
Que historia más bonita y entrañable, seguro que la verdadera historia de la casa no es mejor.

Besos habitados
MARU ha dicho que…
Original la forma que has enfocado el relato. Desde una casa señorial, con mil historias, mil vivencias. Historias de la Historia...
Me ha encantado.
Un besito
Anónimo ha dicho que…
Has encomendado a esa hermosa casa la misión de que se autodescriba y lo ha hecho desde el alma, desde sus vivencias como hogar. Puedo asegurarte que a través de sus palabras hemos paseado por sus estancias apreciando las vidas que la habitaron y el amor que por ella sintieron.
Un abrazo.
alfredo ha dicho que…
He visto, incluso vivido ese singular edificio. Personalizado a través de tu descripción. Precisa. Detallada y lo que es mejor... creíble.

Estás en un buen momento y enhorabuena por tus descarga.

Me dan ganas de contarte un chiste que viene al caso, pero por soez lo dejo para cuando nos veamos.

Besos
maria jose moreno ha dicho que…
Alfredo, espero mail contando chiste que me has dejado con la intriga jajaja
Besos
Liwk ha dicho que…
Le has dado un enfoque bellísimo a este relato. Me encanta como el edificio, generalmente ambiental e inanimado, se va llenando de vida con los siglos, acumulando memorias y trastos viejos igual que todos nosotros.
Un gusto leerte.
Besos.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …