Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Una imagen sin palabras




Ante este verde y extenso paisaje mi alma se convulsiona por un sombrío desasosiego. Quizás llevaba  tiempo gestándosesin que nada ni nadie hubiera despertado a tan terrible monstruo.

Diviso esta inmensidad y me siento diminuto; como debe hallarse una estrella en el infinito firmamento o una gota de agua en el inmenso mar. Yo, un hombre, el dueño de la naturaleza, que domina sobre todo ser viviente, no soy más que un pizco, una mota  ante descomunal paraje; mi vida, un grano de arena; mi familia, pequeñas moléculas que chocan entre sí más a menudo de lo que desearía.

Aquí, en este preciso instante, me juro que he de cambiar, transformarme. Dejar atrás mi vida tediosa encaminada a lograr cada día más y más; a esta mujer que me imposibilita crecer con sus manejos y envidias; a…

—¡Sebastían vámonos! ya sabes que me deprime tanto contacto con la naturaleza.

Más palabras en casa de Gustavo

Comentarios

Miguel Ángel de Móstoles ha dicho que…
¡Hola Mª José!

Una sonrisa aparece en mi cara; pero.... ¡qué lástima!
CAS ha dicho que…
Distinta visión del campo. Hay a quienes le provoca un placer inmenso y hay quienes se entristecen sobre todo al atardecer.
No hay maravilla más grande que amanecer con la naturaleza, pero el atardecer dicen por ahí, que nos semeja el final, y lo asociamos con la muerte, por eso tal vez la tristeza.
En fin a mi me encantó tu relato, tu enfoque, tan bien dispuesto y me olvido de la agorafobia y disfruto de esa inmensidad.
Un besote enorme de esta hormiguita.
Gary Rivera ha dicho que…
jajajajaja alguien tiene el saco largo! jajajajaja

me ha gustado!!
Juan Carlos ha dicho que…
Muy bueno, el contraste entre naturaleza y realidad; libertad y esa prisión a la que puede abocar una vida demasiado constremida.
Me gusta mucho este relato.
Besos, amiga.
Escribir es seducir ha dicho que…
MUYYYY BUENO OJALÁ SEBASTIAN PUEDA CAMBIAR DE VIDA!!!!


ME ENCANTARON TUS PALABRAS

SALUDOS
Manuel ha dicho que…
Pobre Sebastián, me recuerda a los dibujos de Forges, y es que una cosa es lo que se siente y otra muy distinta lo que uno puede hacer.
Un beso, MJ
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Lleva razón, María José, la naturaleza nos da unos "prontos" a lo metafíscio que un zumbar de abejorro auténtico, en ese paisaje, escampa, uyyyy !que me picaaa!
Muy buena ironía. Besito.
San ha dicho que…
Pobre Sebastian!! tan triste y tan resignado a no ser feliz. aquí en nuestra andalucía tiene un nombre, pero mejor dejarlo, bastante tiene con lo que ya lleva.
Me ha encantado.
Un abrazo.
Neogeminis ha dicho que…
jajajjaa detrás de una mujer mandona, siempre hay un hombre que gusta y acepta ser dominado -así tiene siempre la excusa perfecta por no haber sido feliz!-

Un abrazo.
Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo ha dicho que…
Es verdad, soy una molécula tan solo en medio de un espacio dilatado. Pero, qué capacidad de procesar información por mi parte en torno a éste.
¡Nos lo ponen nuestro mundo a nuestros pies!
Haber sido contruído éste... cuánto cambio de mi mano, qué destrozos.

Tésalo
Verónica Marsá ha dicho que…
Un gorrión y un mosquito.

El uno cambia con cada estación, el otro se mantiene igual cada día, cumpliendo su misión!

Beso y feliz tarde.
¿Viste el eclipse ayer?
Anónimo ha dicho que…
¡Pobre hombre!, incapaz de reaccionar ante esa presión ejercida sobre él por quien no entiende que amar implica procurar el bienestar de la persona amada.
Sin voluntad y sin fuerzas para forzar el cambio deseado.
Un abrazo.
yonky ha dicho que…
Bueno,pueden ser los primeros indicios de salir del cascaron
El poder de la naturaleza es inimaginable tanto como nuestra imaginacion de cambiar las cosas.

cariñitos
Carmen Andújar ha dicho que…
Desdeluego que ante tal inmensidad, una se siente pequeña de verdad.
Bonitos sentimientos
Un beso
maria jose moreno ha dicho que…
En realidad, este es el inicio de alejamiento de Sabastían de la sociedad ¿Os acordais de él? aquel méndigo que protagonizó el primer jueves de microrrelato, que tenia un perro cojo que se llamaba Tobi...pues asi fue el inciio. Un paisaje del que disfrutar, una sentencia clara: una vida constreñida por el horror de la rutina y unos inmensos deseoe de desaperecer...
No está mal, lo consiguió pero a qué precio...Continuará.
Besoso a todos los que habeis pasado por mi blog y los que aún no lo habeis hecho.
He ido casa por casa buscando vuestros relatos de una forma algo anómala porque en el blog de Gustavo no encuentro la lista de los participantes, espero no haberme saltado a nadi
Anónimo ha dicho que…
sebastián había encontrado un lugar henchido de lo mágico, sebastíán, extendiendo el punto de vista, lo sacrosanta que es la naturaleza, y con ello, digamos, se había podído poner en comunión los la santidad, con la amgia que la naturaleza nos presenta...siendo la naturaleza una especie de intermediaria entre lo divino y lo humano...y debido a ello, no es de extrañar que se mire el ombligo interior...pero claro, toda santridad, todo lo divino, tiene su contrario, en este caso la arpía de su mujer. y como a veces la maldar es más fuerte que la bondad, lo no-divino es más fuerte que lo divino, pues no me extraña que la arpía le pudiera....
de mi parte , cortalé un guevo a la arp
ia...
medio beso.
Mari Carmen ha dicho que…
Así es como uno se siente ante un paisaje tan bello que nos abruma: diminutos, casi nada. Hay gente así, María José, que no logran ser ellos mismos, y otros que son como la señora, que dicen que en el campo hay bichos...

Precioso tu relato, amiga.

Un abrazo
Primavera ha dicho que…
dos versiones lo que a mi me gusta no tiene porque gustarte a ti, pero podemos equilibrar esas opciones para que todo el mundo pueda elegir...
Un bello texto
Hola, guapa, te he dejado un regalito en mi entrada de blog.
Buen fin de semana.
Besos,
Mercedes.
alfredo ha dicho que…
Sebastián, no te vayas. Tu fuerza está en esa ventana, en esa mirada al exterior que estimula y afianza tu personalidad.

No te vayas o estás perdido, una vez en la calle, nada es lo mismo, no es tu ventana... es la de ella.

Mª José, Mª José... te gusta jugar con nosotros, eh?.

Muchos besos
maruja ha dicho que…
Real como la vida misma, o como mi misma vida.
Por cierto ¿porqué bajo los tilos? unter den linden.
Matices ha dicho que…
Se siente una persona desgraciada en medio de ese paisaje en el que se siente creador... tal vez porque en su casa no tiene ni voz ni voto. ¡¡Que pena, ahora que se lanzaba en sus sueños!!... cayó de golpe en su realidad.

Besos!!!

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …