Ir al contenido principal

HALLOBLOGWEEN


HISTORIAS PARA NO DORMIR

Rachel no creía en fantasmas, ni en zombis, ni en brujas, ni en vampiros, ni en hombres lobos…o cualquiera de esas criaturas entre mágicas y sanguinarias que van por el mundo intentando fastidiar lo más posible a los mortales humanos.
Rachel se mofaba del miedo de los demás y disfrutaba con las películas de terror.

Rachel no creía hasta que sucedió aquel trágico suceso que le cambió la vida para siempre.

El desencadenante fue una película, Pesadilla en Elm Street, que había visto en casa de una amiga protagonizada por el horripilante Freddy Krueger, que nace en las pesadillas de los niños y adolescentes para asesinarlos, teniendo así sus actos repercusión en la vida real. Nada más salir en pantalla con su caracterización física: un rostro desfigurado, un sombrero ajado, un jersey de rayas verdes y rojas y un guante de cuchillas que él mismo ha elaborado, su amiga Alice comenzó a chillar, lo que hace siempre, mientras Jodi se tapaba los ojos con un cojín. El resto se arrebujaban unas con otras y Rachel las contemplaba asombrada de que aquella pantomima les produjera tanto espanto. Al fin y al cabo era una película y en la realidad no ocurren esas cosas, se decía. ¿Cómo se podían asustar de algo que sólo existía en la sádica y horrenda mente de unos guionistas? Al concluir la película se marcharon a tomas una pizza y concluir la noche del viernes.

Al llegar a su casa, la encontró vacía. Sus padres estaban de viaje. Se duchó y después fue a la cama a leer un rato mientras regresaba su hermana, con la que compartía el dormitorio. Al poco apareció Sandra, cansada y muerta de sueño y le obligó a apagar la luz. En la oscuridad, y nunca le había ocurrido, le vino a la mente la imagen de Freddy, que rechazó con un rápido parpadeo. Entraba en el sueño, y volvió a ver su cara y ya nada más hasta que despertó. Era de madrugada y tenía una intensa sensación de ahogo, como si alguien la estuviera estrangulando. Intentó calmarse, no lo logró. Había tenido una horrible pesadilla, soñaba con Freddy. Éste se adentraba en la habitación, que reconoció por las cortinas de flores y la estantería de libros y se dirigía  hacia Sandra para matarla con sus cuchillas. Rachel quería gritar pero nada salía de su garganta, algo o alguien se la agarraba con fuerza hasta dejarla sin respiración. Veía a su hermana luchando con él, sin escape alguno, las afiladas hojas impactaban una y otra vez en su cuerpo, en la cara, y las sábanas se teñían de sangre, hasta que la dejó moribunda. Se apresuró a encender la luz y el horrendo espectáculo  que contempló superaba con creces a lo soñado. Su hermana, acuchillada, moribunda y con unos enormes ojos abiertos que encerraban el espanto de lo que le habían hecho. El color rojo de la sangre la mareaba, quería ir hasta su lado pero no podía, entonces una casi imperceptible musitación salió de los lívidos labios de Sandra: ¿Por qué lo has hecho? Entonces, bajó la vista hacia sus manos que agarraban fuertemente un cuchillo de cocina, para comprobar que tenía el camisón empapado de sangre y  de nuevo sintió que algo atenazaba su garganta, porque no se escuchaban los gritos que emitía con todas sus fuerzas.

Me culparon por un asesinato que no cometí, repite ella, muy segura.
El doctor que la atiende le explica que en su enfermedad a veces se mezcla la realidad con la fantasía y que puede ser que alguien, alguna voz, le ordenara matarla. Lo niega. Sabe que no es verdad.
Está convencida que Freddy mató a su hermana y que la castiga por no creer en él. Ahora le aterroriza dormir, nunca lo hace por la noche, y se pone el despertador cada poco tiempo, por si se duerme, para no llegar a soñar. No quiere que vuelva Freddy a sus pesadillas. Piensa que ese monstruo se ha apoderado de su mente y busca instalarse en su cuerpo.
Rachel, ahora, cree en fantasmas, en zombis, en brujas, en vampiros, en hombres lobos…o cualquiera de esas criaturas entre mágicas y sanguinarias que van por el mundo intentando fastidiar lo más posible a los mortales humanos. Con ella lo consiguieron, su vida se ha vuelto una Pesadilla en Austin State Hospital (1)


(1) Austin State Hospital:Hospital psiquiátrico del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas en Austin, Texas, Estados Unidos.

Mas pesadillas en el blog de Teresa



© MJMoreno 2010







Entradas populares de este blog

¿Qué sucede cuando el ˝me gusta˝ sustituye al comentario?

Hace mucho tiempo comenté, en este mismo blog, que entrar en la redes sociales era como salir de paseo por tu ciudad. Cuando lo haces, vas a cruzarte con distintos tipos de personas: los desconocidos, con los que no interacciones, pasas a su lado sin inmutarte, sin mirarlos siquiera y sin sentir curiosidad por lo que son y representan; los conocidos, a los que saludas con un gesto de la mano, de la cabeza, con un adiós; los enemigos,  de los que huyes para no entrar en enfrentamiento y los amigos en su más amplio sentido, desde los amigos de la infancia y juventud, a los que hace muchos años que no ves y te alegras cuando te los encuentras, departes durante un rato, le preguntas por la salud, por la familia, en dónde vive, en qué trabaja, cómo les va... y luego te olvidas de ellos, hasta tus amigos (en el amplio sentido del término) que ves a menudo y lógicamente entras en conversaciones más interesantes, que las puramente protocolarias. 
Como decía las redes presentan este mismo patró…

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…