Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Robótica


REVOLUCIÓN

Del diario de un superviviente
Cuando la explosión termonuclear aniquiló la tierra, sólo nos salvamos diez hombres que nos encontrábamos reunido en el sótano de la casa de Pepe para ver un partido de futbol. Sería por el año…ya ni me acuerdo; la memoria me juega malas pasadas. Tras lo confuso de los primeros momentos, el sabernos dioses y señores de toda la tierra supuso un gran impulso para nuestro ego masculino, que de una vez por todas dejaría de luchar contra el llamado sexo débil, que tomaba el poder a lomos de gigante. Nos organizamos muy bien y como entre nosotros se hallaban mentes muy preclaras en diversos campos, medicina, física, ingeniería, cocina, arquitectura, diseño…dimos un giro a esa humanidad que ya no tenía razón de existir, por una nueva cuyos ideales se concretaban por no extenderme, en la ayuda altruista encaminada a un bien general. Necesitábamos, eso sí, manos para esa ayuda y creamos la primera serie de robots, un poco rudimentarios pero que cumplieron de maravilla su cometido y de los que se generaron una nueva serie más perfeccionada para los trabajos finos. La vida continuaba y todos éramos felices o por lo menos eso decíamos.
Las leyes las dictaba un parlamento democrático con composición paritaria entre humanos y robots, y presidencia alternante. En una de las sesiones, el médico presentó un proyecto de ley que le llamó Generatriz. Intuyendo que nuestra vejez y consecutiva muerte estaba cerca, se había diseñado una máquina generatriz, que hacía las veces de útero, con el fin de tener descendencia humana. Tras un largo debate se aprobó, siempre y cuando se engendraran exclusivamente fetos masculinos. Los robots, no entendían nada de aquel asunto y no pusieron inconvenientes. Gracias a esa máquina, nos seguimos perpetuando…
Año 333 de la nueva Era, tras la explosión.
—Pues sabes lo que te digo, que yo a esto de la maquina generatriz no le veo el chiste. Es verdad que algo más que la mano te desahoga, pero a costa de engendrar un hijo que luego tienes que aguantar, alimentar, vestir, educar...y sólo se te permite tres desahogos en toda la vida.
—Es para no superpoblar el planeta, ya lo sabes.
—Lo sé. Pero no me niegues que estamos en precario.
—Para los robots es mucho mejor. No necesitan nada. Un poco de aceite y ya está. Sin problemas existenciales.
—Pues el otro día me dijo Teurion el alto, que en un catálogo prohibido, había visto una robot.
—¡Anda ya! Eso no existe.
—Que sí. Están prohibidas, pero las hay. Yo me he hecho con la dirección y he pedido una por correo. Son muy discretos, dice Teurión, la escondes en tu casa bien para que nadie la vea y ya está.
—O sea que en lugar de follar con la máquina generatriz lo vas a hacer con una robot.
—Que no. Que no son como los que tú conoces. Han imitado a las mujeres de antes de la explosión.
—¿Cómo?
—A partir de unas imágenes de un libro que encontraron en un yacimiento arqueológico y según dicen, están programadas nada más que para eso, para follar. No saben hacer otra cosa, solo gimen, ni siquiera hablan.
Tres meses después.
—¿Cuanto tiempos sin verte? ¿te llegó el encargo ese del que hablamos?
—Por supuesto, ni te lo imaginas. Una maravilla, con una piel que parece enteramente natural, unos labios carnosos, unos pechos con pezones turgentes y un…
—¡Calla que me estás poniendo a cien!. Entonces, serás el hombre más feliz en la tierra.
—Lo era, ya no.
—¡Qué me dices!
—Pues no sé, querido amigo, que últimamente cada vez que me acerco a ella me dice que le duele la cabeza y cierra las piernas y no hay manera de abrírselas.
—Y ¿cómo puede ser eso? ¿No decías que no hablaba? Tendrá algún chip defectuoso, con cambiarlo tienes bastante.
—Eso me decían en las características técnicas. Por lo visto a todas les está ocurriendo lo mismo. Cuando la han explorado en el taller no le han encontrado nada extraño ni ningún tornillo fuera de su sitio.
—Pues ya es mala pata. Ya te digo, que contrariedad.
—Lo peor no es eso.
—¿Hay más?
—Desde hace unos días no hace más que decir: cuando vayas al váter a orinar no olvides levantar la tapa.
—¿Qué? Eso si que es extraño. No sabía que el váter tuviera tapa.
—Ni yo. Yo no sé qué hacer. Voy a ponerme en contacto con la fábrica a ver qué me dicen.
—Que te vaya bien, ya me cuentas.
Del diario de un humano superviviente
...No sé como ha ocurrido pero están por todas partes. Nos mandan, nos dominan esas máquinas infernales de hacer sexo. Por algo estaban prohibidas. Las robots se han hecho con el poder y han instaurado una nueva Era. Los pocos supervivientes nos ocultamos para no ser sus víctimas. ¡Dios mío! ¡Socorro! ¡Que alguien me ayude! Han descubierto mi escondite, vienen a por miiiiiiiiiiiiiiiiii.
© MJMoreno 2010





Más historias de Robots en casa de Gustavo

-----------------------------------------------------
Os leeré el domingo porque me marcho de viaje. Un beso y divertiros con las historias de robots

Comentarios

CAS ha dicho que…
Buen viaje, que lo pases tan divertido como yo con tu relato.
ESTAMOS PERDIDOS...NO HAY SOLUCION PARA NADA, TE LO ADVIERTO ESTO DE LOS ROBOTS, VIENE ASI.....
BESOTES y hasta el regreso.
Mar ha dicho que…
Muy bueno. ¡Lo pasé muy bien leyéndote y, ¿sabes? quizás no ande tan lejos tu robot de mi artefacto.
Un abrazo
maria jose moreno ha dicho que…
Ya ves Cass, si no son unos son otros, si no las mujeres, los hombres jajaja por donde nos escaparemos. Un besazo
maria jose moreno ha dicho que…
Seguro que no Mar, al fin y al cabo todos son un saco de tornillos...jajaja. Sólo pretendía ridiculizar situaciones y provocar una sonrisa en los lectores. Seguimos con el taller de risoterapia...jajaja
Besos
LUNA ha dicho que…
jajajaja la imaginación al poder!!!!!
Me ha encantado y es que ya se sabe, no se les puede dejar de la mano...
Se les despierta la neurona, que ya se sabe a donde vá ligada y se acabó.
Idea fija:
Y ya sabes ese refrán tan sabio:
La jodienda...no tiene enmienda!!!!

Enfin, que le vamos a hacer...
Perdón, perdón caballeros que os acerquéis a leer, ya sé estas palabras son sumamente mujeristas ????¿¿¿¿
Bueno, mejor me callo.
Besitos a todos, incluídos los caballeros.
Primavera ha dicho que…
Buenisimo el relato, me partia de risa que aunque sea un robot, siguen los dolores de cabeza, y la advertencia de la tapadera, nada que hay que abrirle la masa gris y solucionar ese problema seguro que algun tornillo les falta...ja ja
Primavera
MAR SOLANA ha dicho que…
Jajaja, me has hecho pasar un buen rato antes de irme a dormir, Mª José...

Sea como sea, humanas o androides...

¡mujeres al poder! :)

Oye, y digo yo, ¿en el futuro todavía siguen teniendo tapa los váteres? ¡ya podían inventar algo uni-pieza, jajajaja!

Un besuco.
Natàlia Tàrraco ha dicho que…
Una historia de ciencia ficción que acaba muy real. Se lo merecen esos humanos atontados, con esas cosas no se juega, crearon una sociedad "perfecta" a la que le faltaba un tema esencial, el sexo que apetece a todo animal. Lo mejor es que las androides le tomaron el pulso al asunto, copiaron a las extintas humanas. No tenemos arreglo ni los hombres ni las robots, no hay tornillo que nos apañe. Mira que no acordarse de lo de la tapa del WC, !vital! fallo garrafal.
María José, lo has bordado o mejor lo has ensamblado a base de electrodos muy creativos.
Celia ha dicho que…
Gracias por tu gracia. Me he reído un ratito, y eso es sanísimo para el alma.
Tu relato me dejó pegadita a la pantalla, tanto que casi me quemo mis pestañas postizas.
Un besín
alfredo ha dicho que…
¿Y dices que sólo quedaron 10?
sobraron 11, ¿no te parece?

Por un momento pensé que estaba viendo la réplica del libro de Carmen Rico-Godoy, osea "Como ser HOMBRE y no morir en el intento"

Genial historia, divertida, aunque he terminado un poco agotado por el trepidante ritmo de las nuevas "Máquinas del Amor"

Besitos
Verónica Marsá ha dicho que…
Tornillas y tuercas se van a hacer con el futuro. Comenzará una nueva Era. Tras ¿cuántos miles de años...? a ver... desde que se masculinizó a la divinidad, aprox? Vale, pues el resultado del dominio masculino cósmico ha sido más bien catastrófico por lo que vemos; así que la nueva etapa deberá comenzar tras una gran y apoteósica "nucleariedad"!!!

Sea, dejémonos llevar por la radiación y un nuevo ciclo comience!

Abrazos y nos encontraremos en la Nueva Era.
rosa_desastre ha dicho que…
No, si es lo que yo digo....cuando se reunen para ver el futbol, no pueden tramar nada bueno jajajajaja.
Me encanta el detalle de la maquinita para perpetuar la especie...que fallo!!
Un beso
anapedraza ha dicho que…
¡Excelente relato Mª José! HE DISFRUTADO MUCHO LEYÉNDOLO.

Si ya lo digo yo, si no existiérais había que inventaros, ¡JAAJAAAAAA!

¡Un beso!

Miguel
Teresa Cameselle. ha dicho que…
¡¡Bravo!! Me ha encantado, jajaja, ingenioso, con mucha mala uva y muchas posibilidades de convertirse en una historia más larga.
Te has lucido, María José.
Maat ha dicho que…
Hola, María José.

Conque programadas nada más que para eso, ¿eh? ¿Con clics defectuosos?
Jajajaja que ingeniosa eres. Lo que más siento de la historia es que se salvaran por estar en casa de pepe viendo un partido de fútbol. ¡Cachisenlamar!

He pasado un buen rato leyéndote.

Un abrazo.

Maat
Juan Carlos ha dicho que…
Como hombre, mi enérgica protesta. Si fuera uno de los diez supervivientes votaría por que se crearan sólo seres femeninos, que las mujeres nos gustan y no solo para eso.
Bueno, si no tuvieráis manías como esa que nos lleva al maldito contencioso de la tapa del WC, mejor.
Lo del mundo exclusivamente masculino puede ser una tentación, pero dependiendo de la frecuencia de los dolores de cabeza, je, je.
Muy buen relato, un beso.
Medea ha dicho que…
Jajaja buenísimo tu relato Maria José,¡¡que ingenio!!Has hecho de la robótica una historia divertida con una aun mejor narrativa.¡¡hombres!!jajaja
Por otro lado...también nosotras podemos proveernos de robots sustitutivos sin tanto "chip" solo con pilas jajaja me voy a dormir porque a esta hora ya no sé lo que me digo...
Un beso grande
Mari Carmen ha dicho que…
Y quién sabe si no nos estás exponiendo el escenario de un futuro quizá no tan lejano... No sabemos qué ocurrirá con el ser humano dentro de tres o cuatro siglos, pero seguro que los robots van a formar parte de su vida, mucho más de lo que nos imaginamos.

Un relato encantador :) ¡Felicidades!

Un abrazo
Manuel ha dicho que…
Muy imaginativo MJ, pero ¿porqué esa fijación con la tapa? habría que estudiar si hay alguna razón escondida entre las neuronas femeninas, jajajajajajajj
Me ha gustado, si señor
Besossss
Inma Brujis ha dicho que…
Si es que contra una mujer no se puede luchar y punto. Ya sea humana, robot, o las dos cosas juntas, somos invencibles.
Besos
Anónimo ha dicho que…
yo...yo quiero ante todo una ,,,no, dos...no, tres, que nunca viene mal tener repuestos, robots de esas...y si es posible a gusto miooo...
¿como se puede vivir con tres masturbaciones a ll largo de una vida?
la mama que te pario, maria jose...si un dia ocurre esa catastrofe, me pido morir en el intento, no te fastidiaaa...
besossotesss¡¡
Anónimo ha dicho que…
Joder, gran texto, sisisi..
Gary Rivera ha dicho que…
¡Que buena historia! Me ha gustado muchísimo, jajaja me he imaginado mundos futuristas yo también pero nunca lo había imaginado desde ese ángulo! Jajaja pues si somos esclavos del sexo! Y no me extrañaría que en el futuro seamos dominados por los robots o dependamos tanto de ellos que seamos de manera indirecta sus esclavos, como sucede con telefónica, que medio Perú trabaja para ellos! Jajaja

Un abrazo! Muy buena historia!!
Fibonacci ha dicho que…
Me ha encantado la historia y me he divertido.
un saludo
maria jose moreno ha dicho que…
Bueno mis queridisimos comentaristas, sabía que esta historia iba a crear polémica, en las mujeres porque se verían reflejados sus instintos más femeninos y en los hombres, porque pudieran sentirse ofendidos, nada más lejano de mi intención , en uno u otro caso.
Sólo quería reflejar en tono de humor, que siempre es lo mismo y que pase lo que pase será lo mismo porque siempre estaremos hombres y mujeres, o robots machos y robots hembras, da igual, el mundo lo formamos ambos sexos, XY y XX por ahora y quería hacer una denuncia hacia la búsqueda de un lugar común en el podamos entendernos, en este caso no sería el sel sexo sino el de la inteligencia. Lo mismo que pretendía con la entrada de la violencia. Sé que lo habeis entendido aunque os halla salido la venilla machista o feminista...jajaja
Un besito para todos y gracias.
Princesa115 ha dicho que…
Jajaj, me he reído un montón, es un relato simpatiquísimo.
Y como no!!! Salió la única neurona que tienen los hombres,jajaj. ´Perdón, no es ofender, es reír.

Besos Mª José
maria jose moreno ha dicho que…
Vamos Princesa no seas mala, nosotros tambien tenemos sólo una la de la tapa... ;-) Nos parecemos más de lo que nos creemos
besitos
mar ha dicho que…
Jajajaja
que bueno Maria Jose, si es que en el fondo no podemos vivir los unos sin los otros, estoy segura de que si fuera en el caso contrario la situación no hubiera diferido tanto
Un beso de Mar
Teresa Cameselle. ha dicho que…
ESTAS CONVOCADA AL ...

HALLOBLOGWEEN
Teresa Cameselle. ha dicho que…
ESTAS CONVOCADA AL ...

HALLOBLOGWEEN
Anónimo ha dicho que…
JUAAAAAAAAAAAAAAAJAJAJAJAJAJAJA
No lo digo frecuentemente... me encanto....!!!
buenisimooo... estaré a la espera de otra de tus ocurrencias muy simpáticas ... atte favio (vivoparadescansar@live.com)

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …