Ir al contenido principal

Este jueves un relato: Página 24, línea 3 del libro que estoy leyendo


Página 24, línea 3, dice así:
Las manos de la mujer empezaron a temblar... 

Mi relato para esta semana a partir de esa frase:

SOLEDAD

Intentó calmarlas metiéndolas en los bolsillos del delantal sin conseguirlo. Llevaba un día completo sin beber y su cuerpo protestaba. Ahora o nunca,  dijo. Desde hacía unos meses intentaba dejar de beber sin conseguirlo. No quería ayuda, más bien, no se atrevía a pedirla; nadie conocía su problema con el alcohol. Ni ella misma recordaba como comenzó este tormento que no conseguía quitarse de encima. ¡Qué vergüenza! Si su marido o su hijo descubrieran que era alcohólica. Sí, una alcohólica, ahora podía decirlo, tiempo atrás se lo negaba. ¡Qué estupidez! Si sabría ella que lo que hacía no era bueno, pero la ponía tan alegre que se olvidaba todas sus penas de ama de casa amargada e ignorada y le resultaba tan fácil hacerlo. Ella siempre estaba sola en casa a esa hora y a la mayoría de las horas del día. De esa manera, una copita llevó a otra y a otra…
Sale de la habitación aprisa, impulsada por el resorte de la privación y va hasta la cocina. Se arrodilla y del fondo del armario de la limpieza saca la botella de anís que guarda camuflada entre botes y balletas; allí su tesoro está a salvo, en su lugar secreto. La acaricia y suspira. Una sorbo, un pequeño sorbo calmaría su temblor y la ansiedad que corroe sus entrañas. ¡Dios mío! lo necesito, exclama al cielo. Se la acerca a los labios y antes de que llegue a rozarla, retira el brazo con violencia. No puedo caer, no puedo caer, repite mientras vierte el meloso líquido en el fregadero y contempla ensimismada cómo se lo traga el desagüe al mismo tiempo que una lágrima brota de sus ojos y atraviesa veloz su mejilla en pos del preciado líquido.
He de conseguirlo, quiero ser libre, he de conseguirlo, se dice para afianzar su decisión mientras se sienta en el frio suelo, abraza sus piernas y se mece con ese monótono ronroneo a modo de nana. Las temblorosas manos, la boca reseca y esa opresión en el pecho que le golpea como si fuera a morirse. Ahora o nunca.


Más libros en casa de Gustavo

Comentarios

RAMPY ha dicho que…
Con lo que a mí me gusta leer,tomo nota de la recomendación.
Recibe un beso enorme.
Rampy
Primavera ha dicho que…
Ohh que pena de mujer, necesito urgentemente alguien que le ayude a salir de esa adiccion.
Buena novela me la apunto para leerla.
Primavera
Verónica Marsá ha dicho que…
Así tengo yo una amiga... entra... sale... lo compra.... lo tira... recae... llora... ríe... así lleva tres años. Su marido y dos niñas murieron en un accidente y conducía ella.

Beso.
alfredo ha dicho que…
A veces el contenido del relato, va más allá de la calidad del mismo. Y este te aprisiona, sufres e intentas alargar la mano para ayudar.

Claro, si no estuviera tan bien contado, no sería lo mismo

Besos
CAS ha dicho que…
Las manos tiemblan, la voluntad tiembla y puede sucumbir. Ojalá no, de ese único modo, su vida, será el tesoro que verdaderamente estará a salvo.
Qué difícil es... qué difícil. Encadenas las palabras como esa mujer está encadenada a ese dolor.
Un arte que desempeñas con cuidado de curadora de almas...
besotes
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Hay que rozar el abismo o, ver como otros caen en él, para reflejar ese dolor intensísimo, esa vergüenza, esa lucha atroz. De la soledad, del tedio, de la rutina, de los silencios dentro y fuera, de la falta de voluntad y las ganas de irse, nacen muchas adicciones.
Hoy o nunca. !Hoy! tú, María José la empujas arriba con cada palabra, lo conseguirá, gracias a ti que nos has explicado este sufrimiento desde el más profundo amor.
Tenía una amiga que llegó al "delirium", lo consiguió, costó, pero ni una gota más, jamás.
Besitooo muy cariñoso, gracias por tu cercana sensibilidad.
Teresa Cameselle. ha dicho que…
Y ojalá lo consiga. Qué historia, lamentablemente cotidiana, y tan llena de angustia, nos has contado.
Inma Brujis ha dicho que…
Hay que tener mucha, mucha fuerza de voluntad para salir de algo así y superar los ataques que te dan cuando necesitas beber.
Conozco personas alcoholicas que nunca lo consiguieron. Un diez por Soledad.
Besossssss
Princesa115 ha dicho que…
Es una realidad que existe en muchas personas, tanto hombres como mujeres y lo peor es que destrozan hogares.
Yo le aconsejaría ir a un especialista porque pienso que sola no puede salir.
Es triste este tema, pero poniendo voluntad y luchando se consigue salir.
También hay que mirar el trasfondo del tema, el por qué ha caído en esa adición y también resolver esos temas de fondo.

Un beso y muchas sonrisas
Celia ha dicho que…
Un argumento lleno de verdad. Las estadísticas así lo dicen. Cada día más mujeres se derrumban ante ese infierno.
Muy interesante tu escrito.
Un beso.
Manuel ha dicho que…
"todas sus penas de ama de casa amargada e ignorada", esa es para mi la peor de las causas, no hay razon causal como el accidente o la perdida objetiva. sino que lo induce tu propia frustracion, dificil salir aunque no imposible ya sea el alcohol o el ya trasnochado Optalidon.
Todos deberiamos estar alertas ante los primeros sintomas de este gran problema para poder decir Aqui estoy para echar una mano
anapedraza ha dicho que…
Estoy a punto de llorar después de leerte...

Miguel
yonky ha dicho que…
Un entramado bien contado de una realidad cotidiana,que expuesto de esta manera,con sutileza,cala hondo.

Vale leerte,cariñitos
Gambetas de lana ha dicho que…
Que bien contada la historia! A todos nos toca de cerca. Qué cosa la mente, el razonamiento nos dice que no hagamos tal o cual cosa y los impulsos lo hacen.
Besos
tag ha dicho que…
Caray Maria Jose,
me has puesto la carne de gallina.
Luchar contra una adicción así es muy duro y más hacerlo sola, sin ayuda.

Me has recordado la pelicula de "Cuando un hombre ama a una mujer".

Pero tu lo has relatado de una forma magistral.

Un besito
verdial ha dicho que…
Que pena me ha dado. Ojalá que no recaiga y que lo supere.
Hay tantas amas de casa así...

Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Es necesaria una enorme fuerza de voluntad y un íntimo convencimiento, para volver de ese punto que se aproxima tanto al punto de "no retorno". ¡Son tantos los mecanismos que nos encaminan a las adicciones y tan escasos a veces los recursos para combatirlas!.
Un abrazo.
Carmen Andújar ha dicho que…
El reconocimiento es lo mejor para superar una adicción, si se niega mal vamos.
Muy buen relato
Mar ha dicho que…
Muy triste. Pero es así, una dura batalla la del alcoholico, para siempre. Interesante que esa línea te llevase a ese tema
Un abrazo
Neogeminis ha dicho que…
Qué terrible historia!...de la prisión del alcohol es muy difícil escapar!...bien por ella que ya ha iniciado su huida!
Un abrazo.
Medea ha dicho que…
Cuando empiezan los temblores, el sudor frio, la angustia…la soledad, la frustración, cuantos hombres y mujeres como ella, que lo intentan día tras día sin conseguirlo y tu abres una puerta en tu historia, primero el reconocimiento, soy alcohólica y lo seré siempre y luego ese paso tan difícil para ellos de tirar ese trago tan preciado por el fregadero. Conmovedora historia Maria José. Aplausos y un beso.
Anónimo ha dicho que…
No ha solido haber sido de este modo en los casos que conozco.
Quien no tiene por si fuera poco algún tipo de medio de iniciarse en una fuga?
No me ha resultado, sin embargo muy dificil haber dado consejos.
Mi perplejidad por eso que percibo de primeras, en torno al sufrimiento ajeno en estos casos, me ha vuelto algo pasivo.

Tésalo
Susana ha dicho que…
Muy buena. Una historia dura y un ejemplo de la valentía de muchos que, al menos, lo intentan con todas sus fuerzas.

Un beso
Princesa115 ha dicho que…
Hola MªJosé
Me gustaría que pasaras por mi blog, pues tengo un reto para ti, sin nigún tipo de compromiso. Consiste en que contestes a todas las preguntas que hay en un post titulado memes. Es gracioso y divertido, sólo pasar el rato y no romper la cadena.

Gracias

Besos
mar ha dicho que…
Precioso relato Maria José, triste y duro, pero con un fondo de esperanza y fuerza de voluntad que da esperanza, y sobre todo magníficamente contado
Un beso de Mar
maria jose moreno ha dicho que…
Somos tantos los que participamos en los jueves, que he tardado tres días en poder leer a todos y comentar. Cada jueves entro con expectación en vuestros blogs y me quedo sorprendida, pero este jueves ha sido aún mayor. Los relatos llenos de amor, desesperación, ternura, risas, sirenas, calatraveños, odios, amores infinitos y no tanto, maltratos, abusos....han sido d elo mejor que he leido. Mi enhorabuena a todos y gracias por venis a mi casa y detneros a leerme y comentar. Sois un lujo, nunca dejaré de repetirlo.
Un beso y gracias a todos
Susurros de Tinta ha dicho que…
Si lo se vengo tarde, pero últimamente llego tarde a todas partes, creo que los dioses han robado horas a los días o me han vuelto más lenta... no se si darme a la bebida para olvidar mi falta de tiempo para mi misma, jejeje, pero después de leer lo duro que es, te aseguro que se me han quitado las ganas, duro relato sobre la soledad, miles de besosssssssss.
Mari Carmen ha dicho que…
Debe ser tremendo depender de algo hasta ese extremo. Afortunadamente nunca he tenido ese problema, ni con el alcohol, ni con el tabaco, ni con nada. Bueno, sí, mi apego a la vida es tan grande que sólo de pensar en perderla me echo a temblar :) Bueno, fuera de bromas, cierto que quien tiene ese problema lo pasa fatal, porque uno siempre sabe que tiene un problema, aunque se lo niegue. Tener fuerza de voluntad para enfrentarlo y además hacerlo sola, es obra de titanes.

Me ha encantado tu relato, María José :)

Un abrazo

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …