miércoles, 27 de octubre de 2010

Este jueves un relato: La Anarquía en los jueves literarios.





Cuando el silencio maltrata

El salón está en penumbra. Ignacio descansa en su viejo sillón de piel. Cabizbajo mira los dos dedos de whisky de malta que se acaba de servir. Con insistencia mueve el ambarino líquido escabullendo sus oscuros pensamientos entre las suaves ondas que se forman. Le gustaría no estar ahí, no pasar una vez más la tortura de escuchar las agrias, desconsideradas y mordaces palabras de su mujer.
Clara desde el extremo opuesto de la amplia habitación, lo mira con desprecio, con asco. Su visión le produce náuseas, no puede soportarlo. Lo han tenido todo y ahora… Echa un vistazo a su alrededor, contempla con detalle las distintas obras de arte que ha ido atesorando a lo largo de su vida, yendo de anticuario en anticuario: el jarrón de la dinastía Min, la alfombra iraní, las bandejas de plata…Ella sabe que la única solución es vender todo para salir adelante. Están en la ruina.
Ignacio no despega los ojos del licor y provoca que Clara se enfurezca aún más. Arruga el entrecejo y se acentúa su gesto de repugnancia. Le odia, le considera un inútil que ha dilapidado la herencia que le dejaron sus padres sin pensar en ella, en sus hijos. La rabia contenida durante años le bulle en el estómago. Suspira.
Por un instante Ignacio levanta la vista buscando algo de calor, de consuelo en ella. Quiere que le perdone. está dispuesto a trabajar en lo que sea, con tal de que ella tenga la vida de una reina  que siempre quiso darle. Nunca fue un buen gestor y su mala inversión en bolsa le ha llevado a la quiebra. Quiere que ella sepa que está desolado por lo ocurrido, que no era su intención y que la quiere como el primer día que la vio despachando en el puesto de pescado del mercado. Nunca encuentra las palabras adecuadas para dialogar con ella, no sabe expresarle lo mal que se siente cunado sus inquisitivos ojos se posan en él y ahora ni eso, ni siquiera le mira, peró el conoce de sobra lo que está pensando. No es la primera vez.
Altiva y orgullosa Clara ha girado la cabeza para no cruzarse con los desamparados ojos de él. Quiere que sufra. Ignacio vuelve a su whisky con una pena honda y negra que le rompe el alma.
Una chica uniformada interrumpe el silencio para anunciar que la cena está preparada.
—Cuando quieras puedes servir la cena, Rosa. Para el señor no pongas cubierto, se encuentra inapetente.
© MJMoreno 2010







 
Más relatos anárquicos, sin tema, en casa de Gustavo

41 comentarios:

  1. Muchos sentimientos enfrentados y muchas desconsideraciones. Lo difícil que es limpiar el podrido ambiente en una relación, es igual que tratar de airear una habitación sin ventanas... Duro para ambos! ¿Quién rompe antes ese círculo vicioso?

    Bravo, amiga! Beso.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, muy bien. ¡¡¡¡Me has dejado con un palmo de narices!!!!
    Yo que quería regodearme con la bulla que se iba a montar y.... LO DEJA SIN CENAR!!!!!!

    Como a los niños pequeños!!!!
    No sé si te lo podré perdonar!!!!
    Bueno, por ahora te dejo un montón de besos y bueno...volveré.
    Por cierto muy acertada y oportuna tu decoración.

    ResponderEliminar
  3. El fracaso de Ignacio, la ambición de Clara y con ello el desencuentro, la rabia, la ira, el desprecio y la ignorancia. ¿Se puede hacer más daño? Es la manera perfecta de anular a alguien.
    Me gusta tu blog y todo lo que encuentro en el. Un beso y cariños

    ResponderEliminar
  4. Secuencia en blanco y negro, un largo y lento travelling sobre las cabezas de ambos que acaba en un primer plano de los ojos desorbitados del inapetente despilfarrador.

    Dura historia, muy de los tiempos que corren, con sirvienta incluida.
    (eso que no falte)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Con pocos trazos has pintado el panorama de una relación rota por los sinsabores de una vida malgastada.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Verónica
    El silencio es duro, muy duro. Sobre todo cuando uno sabe escuchar tras ese silencio, esos pensamientos no dichos que te hummillan y devaluan.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Luna
    EL dejarle sin cenar no es más que un gesto más de su prepotencia de su ignorancia hacia ese otro ser, culpable de algo imperdonalble, según ella, de perder algo que era suyo y que libremente corptió. Sí que e suna mierda que además de estar pasando lo que estás pasando te dejen sin cena...;-)
    besitos

    ResponderEliminar
  8. Medea
    Lo has retratato de manera perfecta. El desencuentro presidido por ese silencio maltratante como le he llamado, doloroso...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Alfredo
    Ya sabes que en blanco y negro se mete uno mejor en este tipo de secuencias. Sólo faltaba decir que la cámra iba de uno a otro enfocando esos ojos que no miraban o aquellos que no querían hacerlo.
    El toque de la sirvienta, como verás, es muy de estos momentos...jajaja, pero haberlos haylos como dicen los gallegos.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Monica
    Efectivamente, relación rota y desde hace tiempo porque quizas se construyó con cimientos equivocados.
    Un besote

    ResponderEliminar
  11. Vaya con Clara, ya podía echarse otro whisky y sentarse a llorar con su marido.
    O, si tanto asco le da, que lo mande a la calle.

    Excelente relato Mª José, y como siempre, lo mejor para el final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego es un comienzo de ruptura, tanto por él por su mala gestión como por ella por su ambición.
    No sería mejor sentarse a hablarlo en vez de dejarlo sin cenar?

    Bonita y real historia

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Claro el silencio también lastima a veces. Es una forma sutil de violencia.
    Esa relación basada en lo que Ignacio le da a Clara está terminada; mas le vale vender lo que pueda, darle su parte a Clarita y buscarse alguien que quiera compartir su vida, no solo su dinero.
    Buen relato, duro pero muy frecuente supongo
    salu2

    ResponderEliminar
  14. Acertado título. El maltrato psicológico no es sólo gritarse insultos. Ya se dice que hay miradas que matan, y añadiría que pensamientos tan evidentes que entierran a uno en la miseria.
    Muy buen relato y bonito fondo de blog.
    ;S

    ResponderEliminar
  15. Somos un mundo cada uno, en pareja dos mundos, que suman horas y años, sobretodo cuando se acumulan silencios y de ahí no hay quien escape a salvo con ginebra con arte con rabia con maltrato psicológico a dos bandas, con lo que sea.
    Sucede que a veces nos maltratamos a nosotros mismos, otras buscamos la culpa alrededor y en el espejo vemos una máscara.

    Duro relato, metes el dedo en la llaga de la herida esa de vivir.
    Besitooos.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta el relato, pero si tanto le aborrece la mujer ¿por qué le trata como a un niño (sin cenar a la cama), en vez de mandarle a paseo?. Creo que a ella se le pasará el berrinche y le perdonará.
    Excelente relato. Felicidades.

    ResponderEliminar
  17. Marijó:
    salvo por Rosa hubiera jurado que esstuviste en mi casa, a fines de los noventa, y yo te inspiré el personaje de Ignacio. Hoy es solo un recuerdo aquella situación. Me pegó tu buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Marijó:
    salvo por Rosa hubiera jurado que esstuviste en mi casa, a fines de los noventa, y yo te inspiré el personaje de Ignacio. Hoy es solo un recuerdo aquella situación. Me pegó tu buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. En estas circusnstancias es donde aflora la fria y cruda realidad.Puede que el mundo ficticio durante tanto tiempo cale tan hondo que ni rastros de la frescura inicial.Diria,ni fragmentos para intentar reconstruirlo nuevamente.

    cariñitos anarquicos

    ResponderEliminar
  20. ¡¡Vaya final!!, ¡no lo esperaba!

    Cuando ocurre eso, te falta hasta el aire, ¡un horror!

    ¡Que descanses en el fin de semana largo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  21. Que buen relato, pena que me haya resultado tan breve. Estaré pendiente de los proximos.
    Un barazo y buen finde

    ResponderEliminar
  22. Una relacion basada en la desahogada situacion de el y, una vez terminada esta, se desmorona estrepitosamente. Silencio, desprecio, ser ignorado, son parametros que agobian, humillan y anulan.
    Magnifico relato.
    Un abrazo.
    P.D. disculpa la ausencia de acentos, pero tengo un problema que hace que me salgan duplicados.

    ResponderEliminar
  23. conozco los silencios, los cnozco para desgracia mia..los silencios a veces, como bien relatas, maria jose, a veces cobran oz con miradas que se desvian de las miradas, incluso cobran voz en lainterpretacion de los gestos que hacemos del oro...y he ahi lo jodido...creemos saber qué piensa el otro y muchas veces el silencio alargado hace que ese sabes se haya perdido del todo, que ese saber carezca ya de fundamento...mas, lo jodido de los silencios es, quiza, ese saber, quiza, que para el silente apenas si ya contamos, si es que eso se puede saber...
    malditos silencios prolongados...malditos amores acallados por el silencio, malditos odios acallados y engrandecidos por los silencios...
    quiero la palabra, aunquye esta sea falsa, quiero el sonido de la palabra, aunque este suene a rollo, quiero la palabra por casi por encima de todo...
    incluso quiero ...bueno esto para otra ocasion...

    ResponderEliminar
  24. ¿Sabes que este relato es magnífico? He pasado varias veces y no he comentado, es que da para pensar. Él es culpable, ella le trata mal. Hay una maraña de culpas y daños que hace pensar sobre quien es el verdadero responsable.
    Es como la vida, la verdad nunca está en un lado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Una escena interesante y el relato la destaca muy bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Elena
    A veces es complicado salir de esos silencios y nos dejamos llevar por la rutina de forma que nos nosextrañan las situaciones que se sucede,
    Gracias por venir.
    Besitos

    ResponderEliminar
  27. Princesa
    Es una ruptura sin ruptura. Ojalá se hubieran separado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  28. Any
    Pienso que más que el silencio, lo que daña, duele y maltrata es conocer los pensamientos de tu pareja. Saber que esa mirada entraña un terrible desprecio, odio y demás.
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Teresa
    Me alegra que te hayas dado cuenta de la intencionalidad del relato que intentaba mostrar otros modos de maltrato, que no sale en los periodicos, pero que daña sobremanera. Esa mirada que mata, es el reflejo de ello.
    besos y gracias por lo piropos a mi blog.

    ResponderEliminar
  30. Natalia
    La culpa es una manera de auatomaltrata, es cierto. Nuestro superyo nos castiga, pero sia demás le unimos la que nos provoca el otro, eso ya si que es peligroso. El maltrato tiene muchas caras y no todas ellas conocidas.
    besos

    ResponderEliminar
  31. Josemari
    el tratarle como un niño es una manera más dde degradarle, de humillarle, de maltratarle.
    Gracias por comentar
    un beso

    ResponderEliminar
  32. Gambeta
    Lamento que tuvieras que vivir con silencios, en realidad creo que todos hemos estado participando en algunos de ellos.
    Besitos

    ResponderEliminar
  33. Yonki
    la realidad puede ser cruel. A veces leemos novelas que pensamos de dónde estarán sacadas y desde luego de ningún otro lado que la realidad.
    Besitos

    ResponderEliminar
  34. Miguel
    Gracias por estar siempre ahi.
    Buen fin de semana tambien para ti.

    ResponderEliminar
  35. JFL
    Me alegra de que te supiera a poco. Señal de que te interesó.
    Un beso

    ResponderEliminar
  36. Pepe
    A veces las diferencias son insalvables por más que lo intentemos. Espero que tus acentos se recuperen pronto
    Besos

    ResponderEliminar
  37. Gustavo
    Se hace patente por tus comentarios que tu has sufrido con estos silencios. Mejos alguna palabra aunque sean pocas, por lo menos implica algun tipo de contacto.
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Juan Carlos
    Agradezco tus palabras. De es amaraña surge el prblema de la incomunicación, del maltrato psicologico, tan frecuente y poco publicitado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  39. Cas
    ¿Quien no ha vivido esa escena en algún momento?
    Besos

    ResponderEliminar
  40. Esta situación en concreto, sea por lo que fuere, es habitual en cualquier pareja. Supongo que todos hemos pasado por ella. Después... cada uno la resuelve de la mejor manera posible, y suelen salir airosos, sobre todo si hay amor.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  41. Me costó encontrarlo, pero me dejaste con ganas de leerlo después de tu comentario.
    Y aquí está, un relato intenso en dónde las culpas acechan y del otro lado simplemente se las hacen pagar con el silencio.
    Una persona que ha perdido todo sin pensar en los demás tal vez no merezca otra cosa.
    Un beso!

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (139) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (15) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Patria (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) destrucción ejemplares (1) dolor (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) novela (1) pena (1) piratería (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com