Ir al contenido principal

Sábados literarios de Mercedes: Diálogos entre zombis


Lo dejé programado porque me marchaba de viaje y se ve que no funcionó.
De todas formas aqui lo dejo por si quereis leerlo.


Cada mes, coincidiendo con el plenilunio, se reúnen en el Campo Santo, a las doce de la noche, para charlar de sus “no vidas” sentados sobre la tumba de mármol blanco, del afamado escritor Anselmo Reyes Candau.

—Me gusta venir aquí. Me inspira la tétrica atmosfera nocturna y el calor que emana nuestro hechicero—dijo bucólico David.
—A mi me cansa tanta tranquilidad y me repatea sentarme sobre este señor. Prefiero vagar de un lado a otro y sentir el miedo en los rostros de la gente al verme—explicó Marta.
—Yo disfruto estrangulando a mis víctimas —dijo Xavier emitiendo una sonora carcajada.
—Qué bestia eres. Todos los meses igual. ¿Qué pasa? ¿No recordáis por qué somos zombis? —preguntó enfadada Alice.
—¿Cómo no? El hechicero, maese Anselmo, nos desenterró porque no fuimos capaces de publicar en vida una novela. Empleó la magia y nos resucitó para brindarnos la oportunidad de ver un día nuestra obra en las estanterías de las librerías —respondió Marta con sorna.
—¿Y te parece mal? —cuestionó Alice.
—Fatal —dijo Xavier—. ¡Esto no es vida!… ja,ja,ja. El maldito hechicero descansa plácidamente en su tumba y a nosotros nos privó de una buena muerte obligándonos a errar de blog en blog, para adquirir práctica literaria. ¡Menuda chorrada! Nos ha castigado por no cumplir sus expectativas convirtiéndonos en esclavos de los blogs.
—Ja, ja, ja…Entonces... no somos zombis sino zombiblogs —soltó de repente David.
Ante tal ocurrencia rieron con gana perturbando la paz de los muertos y asustando a los vivos, mientras  la noche caía lentamente.

Comentarios

Ardilla Roja ha dicho que…
Esto de depender de la técnica es lo que tiene. A veces te la juega.

Maria José, a tus zombies no les falta razón. Alguna vez he pensado lo mismo, pero bueno, "muerta de hambre" disfruto con lo que hago. Es lo que importa.

Buen domingo.
Un abrazo.
Elena ha dicho que…
¡Uyuyuyuyyyy, qué yuyu me da hablar con un muerto!
Mª José, eso se avisa, quiero saber si hablo con vivos o muertos, jajaja...

Excelente relato.
Besos.
alfredo ha dicho que…
Nunca es tarde, si el texto es bueno.

Y después de leerlo, me he preguntado si no seré yo otro de "esos" sin darme cuenta.

No, creo que no, me he mirado el ombligo y es de lo más normal, ...que susto!!

Besos
MAR SOLANA ha dicho que…
Como te dicen Ardi y Alfredo, nunca es tarde si la historia es buena ;=))

Me he reído mucho con la idea que está muy bien plasmada en el diálogo entre tus "zombiblogs" condenados,Jajajajajaja...Desde luego, lo más importante es disfrutar con lo que hacemos, cien por cien con Ardi.

Un beso
Natàlia Senmartí Tarragó ha dicho que…
Maria José, no te preucupe haberte quedado a pie de Bus sin querer, has subido tu escrito, pues, tú tranqui.

El tema de los escritores sin publicar vagando entre tumba y tumba, se parece en algo al mío que es de un Quinto al que le publican sin querer. Frustraciones de escribidores más allá de la muerte...aiggg, perpétuas ansias, mejor estrangular una víctima, o morder un cuello, adrenalina postmortem, ¿evasión posible?
Buen diálogo de zombies, que de tooo hay en la viña del Hades, incluso escritores insatisfechos, lógico ¿Y si se dedicaran a escribir epitafios en tumbas sosas, los hay de muy buenos?
Bienvenida de nuevo, te encontrábamos a faltar, bsitooos.
Anónimo ha dicho que…
Pues si no quieren seguir su vida de zombiblogs, mejor harían en ponerse las pilas y escribir esa novela ansiada.
Un abrazo.
Pepe.
M.Iglesias ha dicho que…
Bienvenidos sea esa maldicion del Hechicero Anselmo si nos permite disfutar de los escritos de los zombies......zombiblogs,mientras esperamos ver sus textos encuadernados
Un beso
José Ignacio ha dicho que…
Note tu falta en el cementerio.
Has tejido un original relato.
No te has querido extender en la reunión pues creo que nos podías incluir a un montón de no resucitados pero acompañantes de su peregrinar eterno.
Hasta pronto
MAMÉ VALDÉS ha dicho que…
Como cantaba el grupo Mecano "No es serio este cementerio", un saludo huuuuuu....huuuuuu....
yonky ha dicho que…
Penitencia eterna para estos dos hecha por el hechicero,el cual descansa en paz placidamente,por supuesto.Me temo que alguna de esas hechizadas puedan recaer en algunos de nosotros,por lo tanto a tener cuidado y mirarnos las espaldas antes de ir a dormir.

cariñitos
anapedraza ha dicho que…
JAAAJAAAAA!!! ¿a ver si yo también voy a ser un zombiblog?

¡Un saludo!

Miguel
Susurros de Tinta ha dicho que…
Tocaya, eso de los zombiblogs, te ha quedado genial, espero no encontrarme nunca con el maestro, que si me muero, quiero descansar, jajaja, divertido y muy original, miles de besosssssssss.
Mimí ha dicho que…
Jajaja, qué buena.
Lo de errar de blog en blog me ha llegado, ajajja.

Un abrazote, estoy haciendo un recopilatorio de blogs no vistos el sábado sino te importa que te incorpore a la lista.

Abrazo
César ha dicho que…
Ingenioso relato. La ocurrencia de los zombiblog vagando de blog en blog, genial.
LUNA ha dicho que…
jajajaja que ocurrencia, me recuerda el video de Triller (no sé si se escribe así) de Maikel Jackson....
Aquellos bailaban y estos van por los blogs...

Bueno cada uno, dicen, tiene lo que se merece.
Un besito
VERÓNICA MARSÁ ha dicho que…
Pues por el mío que se abstengan de pasar... para zombies ya tengo bastante en los servicios de la administración, llamémosles ¿funcionariombis? ¿zombifun? ¿funcizom? ....

Besitos.

Entradas populares de este blog

Cuando una novela no te gusta

La palabra gustar, del latín gustare, en su 3ª acepción hace referencia a «agradar, parecer bien»; tiene algunas otras entre las que se encuentran la 6ª, «que se desea, se quiere o se tiene complacencia en algo», o la 4ª, «que al tratarse de una persona se dice de ella que es atractiva». De cualquier forma, empleamos en el lenguaje común la palabra gustar considerables veces, a lo largo del día. En un restaurante es normal que nos pregunten si nos ha gustado la comida; si vamos al cine, al salir, seguro que hablaremos de si nos ha gustado la película; si vamos de compras, solemos preguntar a nuestro acompañante si le gusta la prenda que nos estamos probando, o cuando nos preguntan: ¿te gusta el fútbol? Respondemos sí, no o depende de quién juegue; en mi caso particular solo veo los partidos de la selección española.… Es decir, a lo largo de nuestra vida, nos vamos decantando por aquellas cosas, personas, situaciones…, que nos gustan y, también forman parte de nosotros, todas aquellas …

Cuando destruyen una parte de ti

A veces las circunstancias que te acompañan por la vida —dependiendo del temple afectivo que tengan— te hacen tu tránsito por ella, más fácil o, como en esta semana, bastante complicado.  En medio, como decía, de una dura semana han ocurrido dos sucesos que me han sacudido un poco mi panorama literario. En mi email había dos mensajes uno encima del otro. En el primero, algo frecuente pero que me sigue haciendo mella, que no me deja indiferente y contra el que continúo sin armas con las que atacar. Google me alertaba, una vez más, de que mi novela Bajo los tilos, aparecía en una  página de descargas llamada La Cantera de las descargas.  En el segundo, Penguin Random House, me comunicaba que tras la compra de ediciones B, se procederían a trasladar los stocks de libros a unos almacenes en Barcelona pero  se había hecho un análisis sobre mi novela Bajo los Tilos y después de dejar ejemplares suficientes para abastecer el mercado 18 menes, el resto, un total de 800 ejemplares serian DEST…

Mis lecturas 2018

Mis lecturas 2018


Lo que aquí escribo no son reseñas, solo mi impresión particular como lectora.



«Inspector Solo» de David Jiménez «El Tito»
Conocí al Inspector Marcial Lisón, el protagonista de esta entrega, en la primera novela del autor «Muertes de sobremesa» y ya me pareció un personaje potente, con el que poder mantener una serie, como así parece que es la idea de David Jiménez. 
En esta ocasión el inspector se enfrenta al asesinato de una prostituta rumana, Saha, y a su miedo de poder estar relacionado con él, de alguna manera. De nuevo, encontramos a Zoe Ochoa, su compañera y mejor aliada en el trabajo, pero que esta vez se convierte para el inspector en una nueva fuente de preocupación, por una relación que mantiene. 
Una novela muy actual en la que nos adentramos en un caso, cuyo entramado se va complicando por los numerosos frentes que tiene abiertos y que nos llevan de un lado a otro intentando saber quién será el responsable de esa muerte. 
Sin duda lo fuerte de la novela viene …