miércoles, 31 de agosto de 2011

Este jueves un relato: Vamos a describir


Foto MJMoreno2011

Cuentan que la historia no la hacen las personas sino aquello que las personas dejan  a su paso, siglo tras siglo; por ello presumo con elegancia y majestuosidad  de estar situado en la calle San Francisco, calle principal de la insigne ciudad de Oviedo. Cuando no era más que un sucio y cochambroso solar, allá por el 1900, un indiano,  se prendó del lugar, se apresuró a contratar al mejor arquitecto de Madrid ordenando que construyera la casa de sus sueños, aquella a la que retornaría con su mujer, sus hijos y los nietos; con  los bolsillos llenos de monedas, esas que no tenía y que le obligaron a emigrar, para dejar de pasar hambre, abandonando la mina en la que trabajaba, por dos reales.
El arquitecto, el señor Montero, me dibujó tal como le gustaría que fuera, y con el paso de unos meses, casi un año, ladrillo a ladrillo tomé forma en tres plantas y buhardilla. Me acotaron con tabiques para componer las distintas habitaciones que el propietario tenía en mente, cubrieron mis ventanas con magníficos cristales traídos de un lejano lugar y las adornaron con finas rejas que  formaban delicados dibujos. Mi zona preferida era la bohardilla, allí las tejas superpuestas a modo de escamas de pez competían con las que me cubrían, más vulgares pero no por ello menos necesarias, adornando el entramado de ventanucos a través de los que se filtraba la luz del sol. Una erguida chimenea me coronaba; unos colores vivos, brillantes, mezcla de verdemar con ocres y rojizos me hizo diferente al resto de edificios, ahí radicaba y radica mi singularidad.
Cuando el indiano llegó con toda su familia, observé con gusto caras de asombro, bocas abiertas en las chicas de servicio, incredulidad en los alegres e infantiles ojos de los niños que se las prometían perdidos por aquella inmensidad, y un regusto de orgullo y poderío en ese hombre que  volvía a su casa, a su tierra.
Esta es tu casa le susurro al oído a Guadalupe, su mujer, mientras abría mi cancela con una enorme llave.
Los extraño, ya no queda nadie de aquellos primeros habitantes, ahora mis plantas se llenan a diario de gente que va y viene, no se quedan; me han transformado en un edificio de oficinas, tan sólo me subsiste el consuelo que me proporciona Mari Fe, la hija de una de las criadas, que nació aquí y a la que le adjudicaron en el testamento la buhardilla. Ella me sigue mimando, da lustre a mis barrotes y encera el pasamanos de la escalera todas las semanas. ¡No sé qué será de mí cuando ella falte!

20 comentarios:

  1. Lo que habrá visto ese edificio si pudiera hablar, se ve precioso; pero claro la gente que lo habitó o se ha muerto o ha marchado. Siempre me han gustado esas casas antiguas con cierta originalidad.
    Mª José, ánimo con tu novela, entre todos la daremos a conocer.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ando regalando adjetivos y a tu relato le regalo el de "costumbrista". Otro de yapa: "entrañable"
    Besos, recién llegada.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me han resultado atractivas las historias que-imagino- nos podrían contar los viejos edificios, aquellas casas alguna vez habitadas y en las que hoy quizás, el tiempo y el desgaste le han ganado la batalla a la vida.
    Una vívida descripción de lo que pudo haber sido el comienzo de un cálido y magnífico hogar.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ES PRECIOSO LA FOTO ES MARAVILLOSA Y TU DESCRIPCIÓN ME PERMITE SENTIRME EN AQUEL LUGAR

    SALUDOS

    ResponderEliminar
  5. muy bonito, este relato.

    ResponderEliminar
  6. El regalo tras años de imaginarla, la casa perfecta, a la altura de lo que se espera que han de poseer. Majestuosa sin duda. Años que no perdonan la devuelven a una actualidad menos humana,de hogar a oficinas triste final.
    Me pasee por sus rincones y vi quien la habita gracias a tu descripción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Perfecto ese giro de no describir sino de autodescribirse, una forma distinta de entender el reto que se planteaba y que has resuelto con plena satisfacción.
    Que envidia!!!!
    Un beso, MJ

    ResponderEliminar
  8. Originalmente esplendido lo que ha descrito ese caserón.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Cuantas historias se respiran desde las paredes del viejo edificio que nos describes, tu nos abres una puerta a la imaginacion... habrá que habitar sus rincones de vez en cuando.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Bonita descripción de una casa preciosa. Cuántas historias de trabajo, lucha y éxito se esconden entre esas casas de indianos. Debería ser un museo, un lugar donde perderte, descubrir cómo se vivía entonces, y soñar con otros tiempos.

    ResponderEliminar
  11. Queridos amigos blogueros y jueveros, gracias por leerme y por vuestros comentarios. El relato es de ficcion pero cuando vi la casa me la imagine de esta manera.
    Un besazo para todos

    ResponderEliminar
  12. Hay casas que nos proyectan a otros tiempos, que nos hablan, que se hacen vivas como si las ventanas hablaran, y las tejas y las paredes. Gentes que allí vivieron.
    Para que se sienta esa sensación hay que saber escribirla o describirla como tú, María José.
    Bien regresada, nos vemos. Besitos.

    ResponderEliminar
  13. Como nieto de indiano, tu relato me llega más. Cuando llenaban de monedas sus bolsillos trataban de demostrar a quienes se queedaron de su éxito. Lo cuenta estupendamente la novela "El rediezcubrimiento de México".
    Me dejo de rollos, me gusta esa autodescripción con sentimientos del edificio.
    Muchos besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
  14. Que bonito, que bonito. Me ha llenado de nostalgia de las casas en las que veraneé en mi infancia en el norte ... y que nunca fueron mias.

    ResponderEliminar
  15. María José, hija como te superas a ti misma.
    Que historia más bonita y entrañable, seguro que la verdadera historia de la casa no es mejor.

    Besos habitados

    ResponderEliminar
  16. Original la forma que has enfocado el relato. Desde una casa señorial, con mil historias, mil vivencias. Historias de la Historia...
    Me ha encantado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  17. Has encomendado a esa hermosa casa la misión de que se autodescriba y lo ha hecho desde el alma, desde sus vivencias como hogar. Puedo asegurarte que a través de sus palabras hemos paseado por sus estancias apreciando las vidas que la habitaron y el amor que por ella sintieron.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. He visto, incluso vivido ese singular edificio. Personalizado a través de tu descripción. Precisa. Detallada y lo que es mejor... creíble.

    Estás en un buen momento y enhorabuena por tus descarga.

    Me dan ganas de contarte un chiste que viene al caso, pero por soez lo dejo para cuando nos veamos.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Alfredo, espero mail contando chiste que me has dejado con la intriga jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Le has dado un enfoque bellísimo a este relato. Me encanta como el edificio, generalmente ambiental e inanimado, se va llenando de vida con los siglos, acumulando memorias y trastos viejos igual que todos nosotros.
    Un gusto leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Popular Posts

Recent Posts

Follow on Bloglovin

Categories

Este jueves un relato (192) Personal (134) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (13) La caricia de Tánatos (11) Mis lecturas (11) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Microrrelatos (6) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Relatos (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Trilogía del Mal (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La marca personal (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La fuerza de Eros (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Novela Negra (1) Otros autores (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Viaje (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los violines sí. (1) tarta (1)

Blog Archive

Google+

Con la tecnología de Blogger.

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Soy juevera

Soy juevera
Si tuviera color sería luna terrosa, si textura: el suave y delicado género que visten los duraznos cuaresmillos, si oliera sería a canela, a flor de algarrobo y caramelo bullente (Ceci)

Estás a mi lado, lo se...

Seguir by Email

Si quieres saber de mi­

Mi lista de blogs amigos

Translate

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com