miércoles, 27 de abril de 2011

Este jueves un relato: Mi radio


He de confesar que no soy persona que se entretenga escuchando la radio. Nunca se me ocurre ponerla y tan sólo, en algunas insomnes noches  me he acordado de ella, y por imitación de mi marido, que la escucha a todas las  horas de la noche, o por lo menos la tiene debajo de la almohada siempre y encendida, la he sintonizado consiguiendo que en lugar de vencer el insomnio, me ponga de los nervios y me desvele aún más.
Escarbando en mi memoria radiofónica, ligada a mi infancia, me vienen a la mente algunos recuerdos de distinto sabor y color.
Amargo y negro el que tengo de algo que creo se llamaba carrusel deportivo, que mi padre escuchaba los domingos por la tarde si estábamos en a todo volumen y si estábamos en la calle dando un paseo con la radio pegada a la oreja. Si el ganaba su equipo, fenomenal, si no lo hacía, la tarde de domingo se convertía en una pesadilla.


Dulce y dorado el de la canción del Cola-Cao. Me encantaba aquello del negrito del Africa tropical, que muy bien no sabía de dónde procedía pero que traía un producto maravilloso, que te aportaba energía para todo el día y te hacía diferente, la mejor. Yo insistía a mi madre que me lo comprara, no siempre lo conseguía.

Salado y gris el de aquellas eternas novelas de sobremesa llenas de desgracias en las que las protagonistas, siempre pobres, no parecía levantar cabeza, hasta que algún rico se cruzaba en su camino y donde los malvados daban risa; sin entrar a debatir cuestiones sobre los escasos efectos especiales que de vez en cuando se escuchaban.

Picante y rosa, el del programa canciones dedicadas, sobre todo cuando pasamos de la copla, que no me gustaba, a la canción ligera. Cuando escuchaba aquello de "Gervasio le dedica esta canción a su amada Rosa, en señal de su amor eterno", me ponía en el lugar de Rosa y experimentaba una intensa emoción soñando con que algún día algún chico me dedicara una a mí.

Dicen que la envidia es de color verde, pues verde y agridulce es el que tengo de los famosos niños del programa radiofónico Operación Plus Ultra; valientes, buenos, sacrificados, entregados a los demás. Las hazañas de esos niños eran inigualables y yo les envidiaba. Se les homenajeaba por doquier, salían en el Nodo, en las revistas, viajaban en avión… Héroes de mi infancia, a los que que quería imitar.
Yo soñaba con ser una de ellos y por la noche rezaba con encontrar a esas almas a las que ayudar. No lo conseguí, pero no dudo que todo lo aquí he contado forma parte de mi acerbo vivencial y han contribuido, de la manera que sea,  a ser quién soy.

Más radios en casa de Gustavo

17 comentarios:

  1. Mª José todo esto que traes hoy aquí son recuerdos innolvidable tambien para mí, recuerdos de infancia con olor y color.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Eso es pq somos de la misma quinta jajaja
    Besos
    Te haré llegar la novela

    ResponderEliminar
  3. Vivimos muy lejos pero algunas cosas son iguales en todos lados: el fútbol del domingo por la tarde también ha quedado grabado en mi recuerdo.
    Me encantó la canción del Cola Cao que al parecer te solucionaba la vida, lástima que tu madre no opinara lo mismo ...
    ;)

    un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Mª José!

    A mi la radio me entretiene muchísimo, además de relajarme. Si algún programa empieza a crisparme, simplemente cambio de dial.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Siiii, María José, me acuerdo del negrito del africa tropical, siiii, y del "Carrusel deportivo"; aquello de Brandi Caballero, Caballero !qué coñac!
    "Ustedes son formidables" "Ama Rosa"...siii me acuerdo de mi padre diciéndome: "Cállate niña que van a dar el PARTE".

    Nostalgia de radio añeja, que hoy la tele lo puede todo, mi hijo se engancha a la radio hasta la madrugada, él sigue la tradición sin dejar el ordenata.

    María José, tengo el mentado ordenata turulato, ayer no me dejaba comentar ni entrar en blogs, hoy dice que sí...veremos lo que dura, a ver si me deja subir el cap. 4 de mi cruzado rollito.
    Besitoooooo acompañado de la sintonía del Norit lava más límpio.

    ResponderEliminar
  6. Es muy cierto... aparte de que tú y yo compartimos alguna vivencia y, sobre todo las motivaciones. De algún modo, somos lo que nos han dicho por la tele y por la radio durante muchas horas.
    No, no me hacía la copla mucha gracia y sí, la música ligera.
    Sabes, a mí me entusiamaba eurovisión y sus canciones.

    En cuanto al Cola Cao, su tonada me suena claro, desde luego. Pero no llegué a probarlo casi nunca por aquel entonces.
    Aun recuerdo a Serrat, cantando el la la lá.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  7. A mi me suena a chino lo que cuentas era otra epoca....pero si me pasa lo mismo que a ti, no soy asidua de la radio y si la pongo es para musica, pero hable con mis abuelos para que me dieran una idea y mira por donde me hablaban de algunos programas que has mencionado...
    A ellos tambien les marco muchos programas.
    Primavera

    ResponderEliminar
  8. Uffff, que lejos parecen esos recuerdos y a la vez que cercanos en cuanto se nombran. No cabe duda que somos producto de lo que hemos hecho pero tambien de lo que hemos ido absorbiendo sin darnos cuenta y en eso el soniquete de la radio en su época tiene mucha responsabilidad.
    Un beso MJ

    ResponderEliminar
  9. María José: Hemos coincidido en parte en esa idea de recordar la radio de nuestra infancia. Has recreado magistralmente aquellas tardes de carrusel deportivo, de seriales y de la operación plus ultra, con anuncios míticos como el del ColaCao.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Dicen, que: "uno es uno y sus circunstancias".
    Una de esas circunstancias es la radio, por todo lo que has comentado, que fue mucho y muy denso. Además de que no había otra cosa.

    Aunque seguramente más de uno tengamos que darle las gracias por nuestra existencia a alguna noche de apagón sin radio.

    Besos, muñeca.

    ResponderEliminar
  11. De todos los sabores han sido, sin dudas, tus recuerdos radiofónicos de aquella infancia inocente y siempre recordada!...nos has hecho compartir algo de lo que te inspiraban todos aquellos programas, a pesar de aclarar que actualmente no eres "mujer de radio"!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La radio es símbolo de una época; pensábamos que una vez surgida la tele, pensábamos que acabaría su existencia, y ya veis sigue compitiendo con la misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Jejeje la radio de nuestros tiempos, yo he sido mas de tele, pero recuerdos color sepia vienen a mi memoria, a mi abuelo con su radio en la oreja escuchando el parte como dice Natalí, las radionovelas, o el abuelo de la saga de Los Porretas que duro miiiiles de años porque yo recuerdo haberlo escuchado ya de mayor y preguntarme ¿¿pero aun sigue esto??Nunca creeré que cualquier tiempo pasado fue mejor pero todas nuestras vivencias han hecho de nosotros lo que somos y las tuyas tuvieron que ser buenas. Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  14. Así es, así somos, amiga. Recuerdos que participaron en nuestra formación y en nuestra vida y que se nos quedaron filmadas en el interior.

    El sonido de ciertas voces o melodías me produce nostalgia...

    Cómo pasa el tiempo.

    Beso.

    ResponderEliminar
  15. Y como resulta de trasnochada aquella radio, pero como evocan bonitos recuerdos.
    Me encanto el de Operación Plus Ultra, lo tenía olvidado y si, recuerdo esa sensación de envidia, pero que en muchas de las historias desaparecía cuando daban detalles de las vidas que llevaban algunos de ellos. Era el momento de decir "ese se lo merece, yo prefiero no merecerlo".
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Veo María José que tu esposo tiene el mismo vicio que el mío, y nosotras idéntica reacción. Hasta en alguna ocasión he tenido la sensación de que la radio era el tercero en la cama ¡¡¡Puaf!!!
    Yo apenas escucho la radio, sería más juata si dijera NO escucho la radio. Tengo poca fe en los medios de comunicación, prefiero elegir mis lecturas y sonidos.
    En los últimos tiempos cuando circunstancialmete sintonizo algún medio, es de lo más normal que acabe discutiendo al viento y malhumorada con el invisible comunicador... Desde qur todo es un interés dirigido solo tienes la sensación de que una de dos... o tratan de comerte el tarro, cosa que consiguen con muchos... o directamente no tienen ningún reparo en considerar que eres idiota y necesitas que te mastiquen las ideas.
    En fin, la canción del colacao está entre las canciones infantiles que siempre les he cantado a mis hijos ¡Me encanta!
    Un abrazo.
    V.Nas

    ResponderEliminar
  17. Que buenos recuerdos Ma. José, y que memoria tan prodigiosa! por cierto.
    Me gustó el paralelismo que trazas entre tus recuerdos y el color-sabor con que se te representan.
    Muy bueno y muy cierto. Cerrando los ojos encuentro que los recuerdos se presentan asociados a algun color, sabor y aroma porque no?
    Besito

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (137) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (14) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com