jueves, 29 de julio de 2010

Este jueves un relato: Quisera encontrarme con...




Era la tercera vez que miraba le reloj en escasos minutos.
—Las siete y aquí no aparece ni Dios. No sé cómo he podido aceptar esta extraña invitación en esta cafetería tan pija.
Miró una vez más la tarjeta, con su nombre completo, el lugar de la cita, pero si firma.
—No tengo arreglo. Me monto unas fantasías yo sólo que vaya chasco que me llevo luego…
—¿Baldomero? —pregunta una chica joven y bien vestida que llevaba en la mano una invitación similar a la suya.
—Sí, soy yo.
—Soy Mercedes Lozano. Encantado de conocerte —dice apretando con fuerza la mano que Baldomero le extendía—. ¿Puedo sentarme?
—Por supuesto que sí y además veo que a ti también te ha llegado la misma tarjetita que a mí.
—Me han citado a las siete en este lugar y me refería que habría un chico que reconocería por…
—Sí, por la puta mancha en la cara que me dejó la cigüeña.
—Bueno, no lo decía de esa manera, pero sí nombraba tu angioma. Voy a pedir un refresco, ¿quieres algo?
—No aún no me he terminado el cacharro —dice señalando el vaso largo que tiene delante—. Pues, en mi tarjeta dice que vendrá una señora de unos cincuenta y tantos años y que se llama Berta. De manera que aún falta alguien.
—Esa soy yo —dice Berta con una cara sonriente— y vosotros sois Baldomero y Mercedes ¿A que sí?
Berta ocupa la silla que quedaba libre y pide una botella de agua sin gas.
—Estoy a plan. A mi edad no podemos permitirnos algunos lujos —dice señalando el cubata de Baldomero.
—Bueno…y digo yo. ¿Qué tenemos nosotros en común para que nos hayan citado aquí a los tres? Yo es que voy para detective —anuncia Baldo muy ufano— y me intriga mucho esta cita.
—El caso es que tengo la idea de haberme cruzado con vosotros en algún instante, pero no sé donde —dice Mercedes.
—Eso mismo me sucede a mí. Me sois como muy familiares —pronuncia Berta.
—Hola a todos. ¿Me hacéis un hueco? Me gustaría hablar con vosotros.
—Pues no sé, señora —respondió Baldomero impulsivo—. Es que a nosotros nos han citado aquí…
—Os he citado yo. Necesito hablar con vosotros.
—Ah, pues en ese caso ¡coño!, siéntese por favor —dice el chico levantándose por una silla.
—Baldomero, tienes que moderar tu lenguaje, si quieres llegar a ser detective, necesitas dar una imagen más serena, que la gente confíe en ti. Fíjate en Mercedes, ella es psicóloga y observa con atención, antes de sacer conclusiones, aunque sufre porque se siente culpable y Berta, mi querida Berta, sigue sin encontrarse. Llegar a los cincuenta trae sus complicaciones ¿verdad?
—No entiendo. Nos citas para hablarnos de algo que ya conocemos, pero no acierto a adivinar cómo lo sabes tú —pronuncia Mercedes enfadada.
—Mi amada Mercedes, yo te creé, durante días, semanas, meses, ocupaste mi mente de día y de noche. Te inventé una vida, un amor, Miguel, una tragedia, Marina, y un psicópata que te persigue, Marcos. Todo salió de mi mente… Berta, fuiste mi día a día, mis cincuenta años reflejados en tus anécdotas, fuiste parte de mí…y Baldomero, mi infeliz y gafoso joven, te concebí una nueva vida con la que intentar salir de la tuya tan desgraciada…
—Muy bien, o sea que eres nuestro Dios —dice Baldomero.
—No, sólo vuestra autora.
—Mira por dónde. Pues me alegro de conocerte, porque tengo bastantes cosas de las que quejarme —dice Mercedes—. Me engatusaste con una trilogía, me dijiste: en la primera sufrirás; el verdadero amor, para la segunda novela y el final…¿Y me dejaste sufriendo porque por medio se metió esta cincuentona?
—Oye chica más respeto que yo no te he faltado —responde Berta—.Ya ni siquiera ocupo una neurona de su cerebro. Se terminó con el cenizo éste.
—Y una mierda, Ya estoy hasta los huevos de que echéis el sanbenito de gafe. Al final me lo voy a creer.
—Bueno, tranquilidad, si os he citado no es para que peleéis entre vosotros. Ninguno es más que otro. Para mí sois todos muy queridos, y tan sólo quería advertiros de que…
—Nos vas a liquidar a todos —dice Baldo.
—Se te ha ido la inspiración —dice Mercedes interrumpiendo.
—¿Y eso que es? —pregunta Baldo. Porque si hay que buscar a esa Inspiración, yo la encuentro seguro. Me acuerdo de que en el edificio donde vive mi madre, Cándida, hay una chica que se llama así.
—¿Cómo? Tío, estás chalado —responde Berta.
—Si os he citado aquí, vuelvo a decir, es para pediros en primer lugar que dejéis de atosigar mi mente, os suplico que os vayáis durante un tiempo de vacaciones, olvidadme, no vengáis a visitarme en los momentos más intempestivo, porque me creáis culpa cuando no soy capaz de sacaros adelante. En segundo lugar, Baldo, no hace falta que busques a Inspiración, esa está conmigo y hasta ahora no me ha fallado y lo tercero la continuidad de vuestras vidas está asegurada, con tranquilidad, sin prisa pero sin pausa, como se suele decir. He de aprender aún mucho. Me dicen que soy muy buena en los diálogos, pero yo quiero algo más y necesito estudiar y cultivarme en otras parcelas.
Todos alegraron el gesto, felices de que sus personajes no se perdieran entre las viejas hojas de unos cuadernos o en las pocas entradas de un blog y sus vidas siguieran adelante.

—Bueno, por fin te encontramos. Esta vez nos los has puesto difícil.
Todos miraron extrañados a unos señores con batas blancas que cogían de los brazos a su autora.
Miren ustedes, esta señora es una loca empeñada en que es escritora y que habla con sus personajes. Se ha escapado de la clínica y llevamos toda la tarde buscándola —dice el más alto.
—Pero es verdad —grita ella—Yo los inventé, Baldo, Mercedes, Berta…
—Mira que tienes labia, siempre acabas convenciendo a pobres infelices. Disculpen ustedes, dicen a los señores que están en la cafetería. Veras si al final vas a tener algo escritora por lo embaucadora que eres. Se la llevaron en volandas ante la estupefacción de los presentes. Cuando el camarero llegó a la mesa con la cuenta comprobó que estaba vacía. Habían desaparecido como por arte de magia. En realidad, todos se marcharon con la loca a ocupar sus respectivos lugares en su creativo cerebro.

Mercedes es la protagonista de mi novela La Caricia de Tánatos.
Berta, la conoceis del blog como Anecdotas de una de cincuenta y...
Baldomero es el protagosnita de ViIda y milagros de un ex
La loca: soy yo
Mas relatos en el blog de Gus


19 comentarios:

  1. Buena forma de entrecruzar personajes, pero mejor es la reafirmacion de no dejarlos olvidados en las hojas de un cuadernillo. Yo tengo claro que iran saliendo a "pasear" de vez en cuando y aqui estaremos para saber de sus andanzas.
    Un beso, MJ

    P.D.: ¿que tal se vive en el Psiquiatrico? jajajajjajaja

    ResponderEliminar
  2. Deseo que todas las locas sean como vos mi señora, relatora de cuentos y nostalgias paridisiquiatricas varias.

    Bonito relato

    Un saludo desde el Genil

    ResponderEliminar
  3. Encuentros de locura parece una frase metafóricamente pasional pero, cuando lees tu relato, la pasión de desvanece y aparece el diccionario. Loca: persona que ha perdido la razón y se comporta de forma imprudente, experimentando sentimientos de forma muy intensa y que desea intensamente que ocurra una cosa.

    Casi eso es exactamente lo que ocurre en tu relato y tan real a veces...

    Besos y feliz verano, hasta septiembre.

    ResponderEliminar
  4. me ha gustado el relato y todos los personajes que nos has presentado y que existen gracias a una loca que todos los jueves nos deleita con un escrito lleno de fantasía y humildad.

    Un beso y aquí sigo

    ResponderEliminar
  5. Pues me ha gustado mucho el relato y la locura que hay que tener para crear, en consecuencia que te metes de lleno en la historia haciendote participe de ella.
    Primavera

    ResponderEliminar
  6. "Unos personajes en busca de su autor". Y de Austen "Scriptorium"
    También "2001, una Odisea en el Espacio"... en ella una máquina toma conciencia suficiente en torno a si, y se ha revelado contra sus creadores.
    Pero mis personajes, según yo los voy menguando, luchan efectivamente por sobrevivir.
    Fui yo quien decide poner punto final. No sin cierto sufrimiento, sin embargo.
    El apego es de ambos lados.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  7. Uuuauu!!! qué imaginación, me ha hecho recordar a la gran película (de la vida real) "mentes brillantes"

    ResponderEliminar
  8. "Siete personajes en busca de su autor" de J. S. Priestley. Estos tres te sacaran del manicomio mediante un certificado de Mercedes que presentara al oficinista de recepcion una deslumbrante Berta.Y podras alejarte de aquel en el deportivo blanco que tiene estacionado Baldomero en la puerta. Felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  9. Con tanta gente en tu mente consigues oir el susurro del mar?... mételos en una barca a una cuera atada, échalos al mar y déjalos ahí, luego recoges la cuerdecita y los recuperas, pero ahora escucha solo el susurro del mar...sssttttt

    ResponderEliminar
  10. Muuuy bueno María José, se largaron Berta, Mercedes y Baldo sin pagar, vivales y astutos, ya pagarán cuando tú, autora les pases cuentas.
    Encuentro de autora con personajes respondones, quejicas, vivooo y vivas, sucede, es verdad, me ocurre y ya me lleva el loquero.
    Tú tranqui, que en el mani hay ordenador, a seguir escribiendo y que digan lo que quieran, tú a disfrutar y a inventar que son dos días.
    !Felicidades compañera! estoy pirada como tú y somos muchooos, muchaas, despreocúpate. Besitooos muy cariñosos y a Berta, Baldo y Mercedes.

    ResponderEliminar
  11. TE HAS SUPERADO A TI MISMA. ME ENCANTO!!! Un disfrute porque de verdad que eres buena con los diálogos...Sabés que yo quería encontrarme con los personajes de algo que no he escrito pero al revés de ti, no se quienes son. Algo si tengo en común contigo: la cabeza llena de esos pensamientos que pueden llevarnos al placer de escribir o enloquecer....jajaj
    Un abrazote amiga.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo entonces tambien estoy de psiquiatrico, porque hablo sola y mucho jajaja.
    Cuando era pequeña, hablaba con una Inma inventada que me reñía y todo... voy hacermelo mirar.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Muy buen relato. Cuantas veces pasa lo que tu cuentas, que los personajes llegan a dominarnos, no exactamente adquiriendo forma física, pero sí haciéndose dueños de la situación.

    Me ha gustado mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La maravillosa locura del creador. Puede que haya escritores metódicos, que escriben de 8 a 10, por ejemplo, todos los días, como una obligación y sometidos a una disciplina espartana. Otros no, otros necesitan un punto de locura, necesitan que sus personajes les atormenten un poquito para ponerse las pilas y sacar de ellos lo mejor. Ojalá que te dejen el tiempo que les pides, pero me temo que algo te atormentarán aún cuando no lo desees.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué bueno! Que bueno, muy entretenido, muy original ¡Me encantó! Gracias!

    ResponderEliminar
  16. Está muy bien el diálogo con tus personajes, sería fantástico hablar con ellos y que nos dieran consejos de como acabar una obra.
    Entretenido y original.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. de que a loca sos vos, de eso no cabe ni la mas minima duda, de las mrenas...¡¡¡mira que ponerte a hablar con
    persnajes de ficcion!!
    ¿acaso no es ese ya un sintoma de locura extrema?
    ¡¡¡vamos. digo yo!!!
    en fin, de las morenas, de una cosa estoy seguro, de que en realidad has hablado con mercedes, con berta y con baldo...estoy segurisimo de eso...ya te veo mientras escribias esta entrada...hablando... EN VOZ ALTA ademas¡¡¡¡¡
    jaaaa
    debe de ser la leche, de las mrenes, el hecho de ir a una cafeteria y encrntarte alli a tus personajes, aunque te los hayas citado tu mismita...
    ¿eran de cuerpo y sangre? ¿eran eteres? ¿era y estaban?
    si me respndes que sí
    vete de la playa
    ello significa que te esta afctando y demasiala calor, la sal, la soleedad de estos dias de sol y aguaaaa
    o pide socorro a la voz de yaaaaa
    mi besos
    berta
    mercedes
    baldo...
    ¿me he olvidado de alguien?

    ResponderEliminar
  18. Pues yo quisiera estar más loca de lo que ya lo estoy. Es decir. Escribir más de lo que lo hago:)
    Bendita locura.

    Maravillosa manera de trazar relatos la tuya. Enhorabuena

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Me encanta esa paranoya que no sabe uno por donde va a salir.Tienes la capacidad de sorprender,algo que envidio,aunque leo las revistas de atras adelante, en la literatura y el cine prefiero no prever el final.
    Soy nueva en esto y creo que puedo enriquecerme mucho leyendoos, sigo algunos relatos de los jueves pero no me he atrevido a participar hasta ahora,desconozco el mundo de los blog pero intentaré aprender deprisa. Un beso.

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Popular Posts

Recent Posts

Follow on Bloglovin

Categories

Este jueves un relato (192) Personal (134) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (13) La caricia de Tánatos (11) Mis lecturas (11) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Microrrelatos (6) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Relatos (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Trilogía del Mal (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La marca personal (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La fuerza de Eros (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Novela Negra (1) Otros autores (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Viaje (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los violines sí. (1) tarta (1)

Blog Archive

Google+

Con la tecnología de Blogger.

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Soy juevera

Soy juevera
Si tuviera color sería luna terrosa, si textura: el suave y delicado género que visten los duraznos cuaresmillos, si oliera sería a canela, a flor de algarrobo y caramelo bullente (Ceci)

Estás a mi lado, lo se...

Seguir by Email

Si quieres saber de mi­

Mi lista de blogs amigos

Translate

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com