sábado, 5 de junio de 2010

Sábados literarios de Mercedes: "Conversación con Dios"


Hola, Dios:


Soy Blanca y tengo cinco años, pero seguro que eso ya lo sabes. Yo no sé escribir, aunque sé leer la m con la a, que juntas forman la palabra mamá; me lo ha enseñado la seño, Toñi. Tengo una hermana muy mayor, con diez años, la que te está escribiendo, que se llama Ana.

Yo vivo en Málaga y tú, dice mi mamá, que vives en el cielo. Cuando le pregunté qué dónde quedaba eso, me dijo que por encima de las nubes. Ahora entiendo por qué cuando mami reza conmigo antes de que me duerma, me cuenta que desde lo alto tú nos vigilas a nosotros, tus hijos, y también a los animales, a las plantas, a la piscina, a la playa, al puesto de chuches… y no sé cómo no has visto que mi tortuga, Manolita, lleva unos días pachucha y sin ganas de comer. Anoche le dije a mamá, después de rezar, ¿si Dios lo ve todo, cómo no sabe que Manolita está enferma? Me contestó que te lo preguntara a ti y por eso te escribo esta carta, bueno yo no, Ana.

Mi hermano Javi, dice que Manolita se va a morir y cuando voy llorando a papá para contárselo, me abraza y me dice que eso es mentira, que mi hermano quiere chincharme. Dios, mi tortuga no  puede morirse.
Le doy de comer su comida preferida, hoja de lechuga, y ni la prueba. Me da mucha pena y lloro mucho.

Yo sé que tú eres viejo, como mi abuelo Antonio. Mi abu usa gafas para leer los libros y los periódicos y a veces le escucho: ¡Mierda, que guarras están las gafas! Y mi yaya le riñe por decir palabrotas y entonces, va al lavabo y las lava con agua y jabón y otras, utiliza unas toallitas con las que las deja muy limpias y ve muy clarito.

Seguro que tú también usas gafas porque eres viejecito, y seguro que las tienes sucias, y por eso no te has dado cuenta de lo que le pasa a Manolita. De manera, que como no sé si hay cuarto de baño en las nubes, te envío unos sobres con toallitas limpiadoras, que le he cogido a mi abuelo, de su cajón de la mesilla de noche, para que las limpies y veas porqué Manolita está malita y la cures.

Mi papá va a echar esta carta en el buzón, porque yo no sé donde está, y me ha contado que te la llevarán en avión hasta una nube cerca de tu casa.

Te mando un besito de pez, que a mi mami le gustan mucho.
Recuerdos de Ana.
Blanca

Más conversaciones aquí: Sábados literarios

27 comentarios:

  1. Hola,
    Es la primera vez que leo algo tuyo; de hecho, es la primera vez que me aventuro a nevegar en esto de los blogs.
    Escribes de una forma impecable, por eso no entiendo que utilices el recurso de narrar a través de una niña muy pequeña teniendo ante ti un tema en el que intuyo podrías lucirte.
    Un fraternal saludo.

    Jesús

    ResponderEliminar
  2. Hola, Lucio Anneo.
    Jesus dijo, dejad que los niños se acerquen a mí y eso precisamente he hecho yo para abordar este tema. Me maravilla la ingenuidad de los niños y ahí es donde reside la esencia de su contacto con Dios. Por desgracia yo dejé de ser una niña hace mucho tiempo.
    Encantada por tu visita y por tu estreno en este mundo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Una historia que representa un pequeño gran mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Maria José, por tu respuesta. Dejar de ser niña no es una desgracia, como dices. Si el alma se mantiene pura, crecer es un regalo de Dios ¿No crees?

    Un fraternal saludo.

    Jesús

    ResponderEliminar
  5. Que lindo y muy tierno escrito de verdad que me ha encantado ....
    Siiiii los niños y sus pensamientos , sentimientos su propio mundo ... seria todo tan distinto , que tristeza que no nos acordemos muy bien de cuando eramos niños ....

    ResponderEliminar
  6. Con la inocencia de los niños podríamos comprender mejor los más grandes interrogantes...lástima que al crecer compliquemos tanto las cosas!

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo una Blanca de tres años y medio. Y quiere que le regale una tortuga que se vá a llamar Carlota...

    Y, es así, la has retratado perfectamente, inocente, cariñosa, sensible, es un regalo de Dios...

    Y me imagino que si le estuviera pasando lo que a tu Blanca, también estaria desconcertada..¿.como explicar a un niño que la vida es finita y que Dios no lo arregla todo?
    Bueno, siempre queda el que se limpie las gafas y los oídos.....

    ¡¡¡Maravilloso!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Una carta, una petición, una esperanza... escrita con sentimiento de niña.
    Preciosa forma de expresate, y con un contenido que lleva al lector con mano de seda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Qué ternura, me ha encantado. Siempre digo que no hay nada más difícil que escribir como un niño siendo ya adulto. Pocos los consiguen, y tú eres uno de ellos.
    Lo disfruté.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ...Esta Anita, es un tesoro y representa lo que nunca debimos dejar de ser, (y de eso, tiene buena culpa el de arriba)

    Ana: a Manolita le pasa lo que a tu abu Antonio, que se hace mayor y necesita gafas, menos mal que ella te tiene a ti para que se las limpies.

    Delicioso relato Mª José.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Oye, Marijose, me ha gustado descubrir esa ternura en tus letras. Quiero decir, de la mano una niña.
    Es así como los niños hablan con Dios (aunque, luego, nos olvidamos de cómo se hace).
    Dice una frase: "Cuando miro a un niño, me inspira dos cosas: ternura por lo que es y respeto por lo que puede llegar a ser"

    ¡Precioso! Sí, señora (sultana y mora).

    ResponderEliminar
  12. Si nosotros no entendemos quien es Dios, imagina explicárselo a los niños. Ellos si que no entienden nada y menos la muerte. Tú lo has hecho muy bien seguro que la niña se ha quedado conforme.
    Un relato tierno y encantador.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Cuánto disfruto leyéndote, María José. En este caso a la niña que llevas dentro.

    Unas pilas para el audífono también le irían bien, que con los años que tiene seguro que anda algo sordo.

    Un beso.

    Pd- Celebro que los dálmatas fuesen de vuestro agrado ;)

    ResponderEliminar
  14. Mª José,
    he disfrutado leyéndote. Me encanta cuando se le hace a hablar a un niño en un texto. Es complicado poner su voz, sus ojos... volver a ser niños, el escritor y, con él, el lector. Yo me he dejado llevar y ha sido fabuloso. He sido niña de nuevo!!!!!
    Un abrazo
    Mar

    ResponderEliminar
  15. habla di0s...
    djad que l0s niñ0s se acerquen a mi
    dejad que l0s viej0s se acerquen a mi
    dejad que l0s may0res s transf0rmen en niñ0s de mucha edad 0 de p0ca edad y qu se acerquen a mi...
    en cierta manera, cuand0 he escrit0 est0, de las m0renas me ha entrad0 la risa...¡¡¡asi cualquiera es di0s!!!, me he dich0...pues a l0s niñ0s se les engña c0m0 a ...
    tu relat0, tu relat0...
    ya se p0r que l0 has escrit0:
    ¡¡¡eres una niña!!!!!
    p.d.
    y si n0 l0 eres, dame la man0 y vayam0s a pisar l0s charc0s...
    medi0 bes0.

    ResponderEliminar
  16. Muy tierno y entrañable. has sabidometerte en el papel de una niña pequeña.Por eso quizá llegues al misterio de Dios.Un beso

    ResponderEliminar
  17. Otro diálogo poniendo a la criatura frente al dios, será que no hay otra manera de hacerlo, en plan infantil.
    ¿Manos sucias tiene? Pos me lo creo, o ni manos, así que ni falta le hará clinex que suena muy carnal.

    María José, que encantadoras éramos, y aún lo somos, nos gustan tanto los cuentos, los relatos...Felicidades y un bsito.

    ResponderEliminar
  18. Si te sobra una toallita, Mª José, pásamela, quizás necesite limpiar esa coraza de niña grande que tengo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Gracias a todos por dedicarme unos minutos de vuestra vida en leer lo que hecribo. En eso hay encanto, como en la niña que protagoniza esta historia. El tema que nos han planteado es problemático. he visitado todos los blogs y me he dado cuenta de que la varidad de relatos y que tienen que ver con el interior de cada uno. Hemos puesto un porquito de nosotros mismos, como siempre y eso es lo mejor y lo que más me gusta de este viaje.
    Mi felicitación a la conductora por su paciencia y buen temple.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Espero que el padre de camino al buzón dejase a la tortuga Manolita en el veterinario para que la curase, igual que deja regalos debajo de la almohada o los regalos de reyes debajo del árbol y así Blanca pueda creer en Dios, al menos unos años más, ;P, perdona por la broma, no soy creyente, pero respeto a quienes creéis, me gusta la forma que tienen los niños de hablar con Dios, creo que solo desde la inocencia se puede hablar con quien no te contesta, puede que haya perdido ese don por el camino, es una pena, miles de besossssssssss.

    ResponderEliminar
  21. Ojalá se arreglen todos mis problemas con mis rezos.
    Siempre un "si Dios quiere". Apuntalé mis pasos guiado por toda esa confianza.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  22. Susurros
    Qué alegria verte por aqui. Que sepas que te he echado de menos tu conversación con Dios...
    Seguro que el papa de Blanca intentara cuidar a Manolita porque eso es lo que hacemos los hombres o debemos hacer, cuidar de los nuestros, lo que está por encima de nosotros, lo desconocemos y cada cual puede adjudicarlo a quien quiera. La respuestas o no están siempre en nuetsro interior.
    Espero que estés bien y más descansada.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  23. Tesalo
    Que nunca te falte la confianza, sea en quien sea.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. A mí y a mis sotanas... perdón.

    Paso a saludar y a desearte un buen domingo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Ternura, candidez, dulzura, ingenuidad, sensibilidad ...nunca debimos dejar de tener ese dentro nuestro, de ser así hasta con Dios podríamos hablar.
    Preciosas letras a partir de esa mirada fresca de una niña que supiste regalar con la habilidad que te caracteriza. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  26. Me encanta la dulzura,la inocencia de Blanca,la ingenuidad en las preguntas de un niño al que en ocasiones es complicado contestar,no tienen vueltas y dicen las cosas como las sienten.
    He hecho con Blanca un viaje al pasado,un viaje a cuando mis hijos rezaban y no podias explicarles por qué se habia muerto el abuelo si le habian pedido a Dios que lo curara...y tantas charlas con Dios al acostarnos cuando papá estaba en la guerra de Bosnia allá por 1983...cuanto tiempo,cuantas charlas con Dios desde la igenuidad.
    Me ha encantado MJ.Un beso grande.

    ResponderEliminar
  27. Veronica, Cas y Ana, gracias por dejar vuestro comentario. Como ya he dicho antes, la ingenuidad nos porporciona un sustento para este tipo de conversaciones. Creo que de esa manera somos más libres, sin prejuicios, ni convicciones acertadas o no.
    Gracias ademas Ana por dejar aqui en este lugar de encuentro tus vivencias personales. Para mí eso es mucho
    Besos

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (195) Personal (136) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (14) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (11) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (7) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La mirada de Chapman (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Novela Negra (1) Otros autores (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) microrrelato (1) presentación (1) psicópata (1) relato (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com