viernes, 21 de agosto de 2009

Sábados literarios de Mercedes





Se trata sobre todo de realizar un pequeño cuento en el que un descubrimiento científico, o la utilización de una técnica por primera vez sea el germen o centro del texto.


Conduce esta semana Juan Manuel Rodríguez de Sousa

http://rodriguezdesousa.blogspot.com/

El palo de mesana

Ian Osterloh, investigador de la empresa farmacéutica Pfizer, trabajaba en un nuevo medicamente para la angina de pecho. Era un potente vasodilatador por lo que su efecto terapéutico sobre los vasos coronarios era más que manifiesto. Ian, estaba muy orgulloso de los resultados que el ensayo clínico estaba teniendo en la fase I, II y III. Ahora venía la fase IV, el ensayo en humanos.
Reunidos en el despacho del director del proyecto de investigación, discutían la población en que sería probado el medicamento. Estaban de acuerdo con que la muestra estaría constituida por varones, puesto que el ángor es más frecuente en ese sexo, y con edades comprendidas entre cuarenta y sesenta años. El lugar fue escogido al azar. Haciendo girar un globo del mundo, el dedo de Igor se depositó en Gales en una zona llamada Merthyr Tydfil.
Robert Meyer trabajaba en una de las fábricas aeronaves de Merthyr Tydfil, ciudad situada al sur de Gales. Tenía un buen sueldo pero muchas bocas que alimentar. En los quince años que llevaba casado con Martha había tenido siete hijos, por lo que con mucha dificultad llegaban a fin de mes.
Aquella mañana al llegar a la fábrica se fijó en un anuncio que había en la puerta de los vestuarios. “Se buscan varones de entre 40 y 60 años sanos, para estudio clínico. Excelente remuneración. Interesados llamen al teléfono 12345678”
Robert, no lo dudó. Dentro de un mes sería Navidad y necesitaba dinero para los regalos para los niños. Llamó al teléfono y concertó una cita.
Le visitó el propio doctor Ian Osterloh, que tras hacerle una detallada historia clínica y una extensa exploración, le aceptó en el estudio. Le dio una caja sin nombre con siete pastillas de color azul. Tenía que tomar una antes de acostarse. Y volver a la semana. El doctor le indicó que antes de marcharse debía de pasar por caja para que le pagaran lo que le correspondía. Cuando volviera a la semana le darían el resto
Robert, muy contento con la gratificación económica que le habían dado en el bolsillo se fue a trabajar a la fábrica y se olvidó del asunto. Como era su costumbre poco después de las cinco regresó a su casa donde Martha le tenía preparada el pack de cervezas que solía beberse tumbado delante del televisor. Cenó a las ocho y sin cambiar sus hábitos a las diez y media se acostó.
Ya en la cama, recordó que tenía que tomar la pastilla y a escondidas se levantó. A su mujer no le había contado nada, porque sabía que no hubiera estado de acuerdo con que formara parte del experimento.
No llevaba ni media hora dormido cuando su mujer le despertó.
—Robert, ¿estás bien?
—Sí, Martha. ¿Qué te pasa?
—¿A mí, nada? Y ¿a ti?

—Nada.
—¿Nada? Pues, toca tus partes bajas que algo le ocurren.
Roberto bajó la mano hasta su miembro y al instante lo retiró cómo si le hubiera dado un calambrazo.
—¡Dios, mío! ¿Qué me pasa? Una intensa dureza me saludaba como si fuera un mástil.
—Robert, estás… Deberíamos aprovechar… no te parece…
A la mañana siguiente, su mujer le miró seductoramente y con ojos lascivos. ¡Estaba encantada! Robert, a su vez se sentía muy orgulloso de cómo se había portado su muchachito.
Noche tras noche, su mujer esperaba a que el mástil se desplegara en toda su extensión. A la semana, Robert fue a ver al doctor tal como le había indicado y sobre todo para cobrar la parte que le quedaba por participar en el ensayo.
De nuevo le hicieron pruebas de todas clases, y preguntaron y repreguntaron para averiguar si había tenido algún efecto secundario. Robert, negaba una y otra vez. Nada de lo que le decían le había sucedido. Le pasaron con el doctor Osterloh.
—Veo que no ha tenido ningún efecto secundario, ni enrojecimiento, ni dificultad respiratoria, ni eccemas …
Robert, le interrumpió.
—Ahora que lo dice, yo no he notado nada ningún efecto adverso, pero mi mujer sí.
—¿Cómo? ¿Su mujer? —preguntó sorprendido el investigador.
—Cosa extraña en ella, pero todas las noches ha querido jugar con el palo.
—¿Con el palo?
—Lo que le digo, doctor. Antes ella no quería, pero ahora no sé si será por la pastilla azul o porque ha dado casualidad, adora ver como mi simple verga (1) se transforma en el palo de Mesana (2). ¿Usted me entiende? —dijo guiñando un ojo.

“Los hombres que reciben tratamiento contra la disfunción eréctil deberían dar las gracias a Robert Meyer y demás trabajadores de Merthyr Tydfil, la villa galesa donde en 1992, durante unas pruebas efectuadas con una nueva droga contra la angina de pecho, surgieron los efectos secundarios que desafiaban la gravedad

(1) La verga es una percha giratoria, generalmente cilíndrica, que, colocada por la parte de proa de un palo o mástil, sirve para asegurar el grátil de una vela, a fin de poder tensarla fácilmente y orientarla de acuerdo con el viento.
(2) Palo de mesana es un palo situado detrás (más cerca de la popa) que el mástil principal o palo mayor.






13 comentarios:

  1. No me digas que así descubrieron el viagra, cuando comencé a leer tuve miedo que muriera, en cambio veo que fue muy feliz.
    Muy interesante tu relato.

    Besos, que tengas un lindo finde.

    ResponderEliminar
  2. ajjajaa, coñe con la pastillita!!!
    salud

    ResponderEliminar
  3. hay que ver el juego que dan los efectos secundarios,

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bueno! ADemás me gusta que hayas mezclado varios inventos: la viagra... el efecto de la gravedad. jajaja.

    Me ha gustado, es gracioso. Y está escribo bien.
    Muchísimas gracias por participar.
    Un beso,
    Juanma

    ResponderEliminar
  5. Nahhh...! Todos sabemos que muchos descubrimientos cientifícos son producto de la casualidad...ahora mismo solicitaré una dotación de esas pastillas con efectos secundarios jejjee! Bien por su texto compañera, ingenioso y divertido.¡ Saludos!
    atte.
    Markos

    ResponderEliminar
  6. La palabra “serendipity” se encuentra hoy en los diccionarios de inglés y su noción se ajusta muy bien a numerosos casos de descubrimientos científicos, que se producen “por casualidad”, que se encuentran sin buscarlos, pero que no se habrían llegado a realizar de no ser por una visión sagaz, atenta a lo inesperado y nada indulgente con lo aparentemente inexplicable.
    Esto es muy frecuente en la ciencia y eso era lo que yo quería plasmar.
    Gracias a todos por vuestras palabras.

    ResponderEliminar
  7. jejeje, lo mejor de la palabra serendipity es su version cinematografica.... ¿la habeis visto?
    Viva las casualidades!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Mºº Joaè, la historia que has contado me pone, delirante. Y esta vez, juro que no he tomado nada.
    De naùtica sè màs bien muy poco.
    Pero puede `mucho màs, la fantasìa. Un saludo,

    Tèsalo.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, hasta el desenlace me has tenido con el alma en vilo, ya veía a la mujer viuda.
    Besotes.
    Paola.

    ResponderEliminar
  10. Me ha hecho muchísima gracia eso de ..."Tendremos que aprovechar".
    Muy bien contado e ingeniosas metáforas.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Así es la ciencia, muchos de los "descubrimientos" se hicieron al buscar otra cosa, muy acertado elegir este, jajaja, me has hecho sonreir, no más que a su esposa imagino, jajaja, miles de besosssssss.

    ResponderEliminar
  12. Excelente como has aprovechado la propuesta para demostrar una vez más tu creatividad y lo bien que escribes. Es un placer pasar por aquí.
    Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  13. Vuestras palabras me animan a seguir escribiendo que es lo que más me gusta.
    Yo tambien he disfrutado leyendo todos vuestros relatos pseudocientífico...
    Besos

    ResponderEliminar

LAS PALABRAS DE MIS AMIGOS

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Seguir by Email

Popular Posts

Categories

Este jueves un relato (198) Personal (138) Paseando con... (21) Sábados literarios de Mercedes (21) Bajo los tilos (14) La caricia de Tánatos (13) Mis lecturas (13) Anécdotas de una de 50 y (9) Contando las semanas en 52 palabras (9) Vida y milagros de un ex (9) Microrrelatos (8) Reseñas literarias (7) Comentarios (6) Contando 53 semanas (6) Maldad (6) Trilogía del Mal (6) Relatos (5) Reto Semi Genérico 2015 (5) Actualidad (4) Escribir una novela. Manual de supervivencia (4) III Encuentro Bloguero (4) Imaginar un lunes (4) Actualidad cultural (3) Arte Fractal (3) Las galletas de la fortuna (3) Olvidar (3) Pepe Pepino (3) Personal. (3) Taller (3) Vampirismo (3) Viajes (3) relato (3) Anécdotas de una de 50 y Este jueves un relato (2) Fotografia (2) Historias médicas (2) La fuerza de Eros (2) La marca personal (2) Novela Negra (2) Premios (2) Premios de amigos (2) Recuerdos de mi infancia (2) Una foto con relato (2) microrrelato (2) reseña (2) videos (2) 100 seguidores (1) Abecedario de flores (1) Actividades culturales (1) Alfredo Cot (1) Alicia y el teorema de los monos infinitos (1) Aniversario (1) Anna. (1) Anécdotas de una de 50 y ... (1) Aragón Negro (1) Colaboraciones (1) Como diente de león (1) Dia del libro 2010 (1) Dia del libro 2017 (1) El poder de la Sombra (1) Encuentros (1) Entrevistas (1) Historia (1) La luna huele a lavanda (1) La mirada de Chapman (1) La señora Sthendal (1) Los cisnes no tienen alma (1) Mal trago (1) Maltrato (1) Muertes de Sobremesa (1) Navidad (1) Otros autores (1) Patria (1) Pere Cervantes (1) Persona (1) Personas (1) Personba (1) Pilar Fernández Senac (1) Premio (1) Prenios (1) Publicaciones (1) Píldoras psicológicas (1) Recorriendo la Red (1) Reseñas de Bajo los Tilos (1) Reseñas de La caricia de Tánatos (1) San José (1) Séptimo cumpleaños (1) Te lo recomiendo (1) Tres minutos de color novela policíaca (1) Viaje (1) adolescentes (1) anécdotas del baúl de la piquer (1) celebración (1) concurso Zenda (1) feria del libro de Madrid 2014 (1) historiasconorgullo (1) jóvenes (1) la fuerza de Eros. (1) la idea (1) los colores de nuestro silencio (1) los violines sí. (1) novela (1) presentación (1) psicópata (1) redes sociales (1) tarta (1)

Blog Archive

Translate

Mis amigos

Google+ Seguidores

Total de visitas

Mi lista de blogs amigos

Advertencia Legal

Todos los contenidos de este blog son obra de María José Moreno y sus amigos y están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril. Queda prohibida la reproducción total o parcial, edición, copia, modificación, tratamiento informático, transmisión, edición, publicación, traducción o adaptación sin la expresa autorización escrita de la autora. © María José Moreno Registrado en Safe Creative:0908174244193
Con la tecnología de Blogger.
Copyright © Lugar de Encuentro | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com